El covid castiga a las Rías Baixas, donde se prevén más restricciones

María Hermida
María Hermida REDACCIÓN / LA VOZ

SOCIEDAD

Cuidados a un enfermo de covid en la uci del Marcide
Cuidados a un enfermo de covid en la uci del Marcide JOSE PARDO

El área sanitaria de Ourense también presenta una evolución nefasta, con una «tendencia explosiva en la capital»

13 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Las Rías Baixas, el punto más caliente del veraneo en Galicia, deberían tener su motor a pleno funcionamiento con el mes de julio devorando el calendario. Es cierto que llegaron y están llegando aún muchos turistas -el domingo, el paseo de Silgar, en Sanxenxo, era un hervidero-. Pero también es verídico que dos cosas están condicionando el estío: la inestabilidad meteorológica y la incidencia del covid, que castiga a todo el sur gallego, desde las turísticas rías a la provincia de Ourense. «Estamos preocupados pola tendencia explosiva que sigue o número de casos, fundamentalmente no eixo que configuran os concellos de Ourense e Barbadás, que se comportan como unha única unidade epidemiolóxica», reconoce el gerente del área sanitaria, Félix Rubial

El empeoramiento de las cifras del coronavirus, que es espectacular en sitios como Sanxenxo, invita a pensar que hoy, en el marco del comité clínico, se impondrán más restricciones en el sur gallego. Al menos, eso ocurrirá si se mantienen los criterios actuales, porque lo cierto es que fuentes del propio comité apuntan a que los contagios siguen muy focalizados en una franja de edad, la de los más jóvenes, y que, por tanto, las medidas tienen que ir encaminadas a frenar la transmisión en ese segmento.

La semana pasada, las luces de emergencia ya comenzaron a encenderse en el sur gallego. Se estableció el nivel alto de restricciones -el que implica cierre interior de la hostelería y que el ocio nocturno no pueda trabajar- en A Illa, Vilanova, Cambados y Vilagarcía. No pasó suficientemente tiempo para que las medidas hayan hecho efecto. La incidencia aún sigue al alza en estos concellos. En A Illa, el más afectado, a 14 días la incidencia es superior a 500 casos por 100.000 habitantes. Pero la mayoría de los contagios se enmarcan en dos grandes brotes, que están controlados.