Estas son las claves de la ley del «solo sí es sí»

ALFONSO TORICES MADRID / COLPISA

SOCIEDAD

Sandra Alonso

El Consejo de Ministros ha aprobado la norma que convierte todo acto contra la libertad sexual que no cuente con un consentimiento «libre» y «claro» en agresión o violación

07 jul 2021 . Actualizado a las 09:07 h.

El Consejo de Ministros ha aprobado este martes el proyecto de Ley Orgánica de Garantía de la Libertad Sexual, más conocido como ley del «solo sí es sí». Los dos socios de gobierno, a los que les ha costado 15 meses pulir sus notables discrepancias y pactar un texto, han dado el visto bueno al documento que convierte en agresión todo acto contra la libertad sexual no consentido. Lo hacen la víspera del quinto aniversario del salvaje ataque de La Manana en Sanfermines, cuando cinco jóvenes sevillanos se confabularon para acorralar y violar reiteradamente a una madrileña de 18 años que estaba bebida. De hecho, fue la indignación que desató en todo el país la tenue primera condena contra estos violadores, en la que la Audiencia Provincial de Pamplona solo vio abuso y no violación, por no apreciar ni violencia ni intimidación, cuando se puso en marcha la actual reforma legal, con el objeto de que aquello no se volviese a repetir.

El proyecto, que comenzará su tramitación parlamentaria en septiembre y que podría estar aprobado en los primeros meses de 2022, cambia todo el capítulo de delitos sexuales del Código Penal. La existencia o no de consentimiento por parte de la víctima es el centro de la nueva regulación. Desaparece el abuso y todo acto no consentido será agresión sexual y toda agresión con penetración, violación. Ya no será preciso que medie violencia o intimidación para condenar por ambas categorías.

Pero la ley no se limita solo a los delitos sexuales. Se ocupa de todos las violencias contra las mujeres por el hecho de serlo. Por ello extiende la asistencia y protección que ya existe para las víctimas de la violencia de género a todas las víctimas de las violencias machistas y legisla contra los que se lucran con la prostitución, volviendo a convertir en delincuentes a los chulos y los dueños de prostíbulos. Estos son algunos de los principales puntos de la ley: