Cerrar playas y parques de madrugada, posibles medidas para reducir la incidencia de covid-19 entre los jóvenes

SOCIEDAD

Vacunación en el Ifevi, en foto de archivo
Vacunación en el Ifevi, en foto de archivo M.MORALEJO

El comité clínico y Sanidade coinciden: la pandemia es diferente y las restricciones también tienen que serlo

06 jul 2021 . Actualizado a las 14:15 h.

Esta tarde vuelve a reunirse el comité clínico que asesora a la Xunta en materia sanitaria desde el inicio de la pandemia. Sobre la mesa, como cada martes, todos los datos de la evolución del covid-19 en Galicia con el fin de tomar las medidas necesarias que eviten el avance de los contagios. Porque la comunidad no es ajena a la tendencia nacional de incremento de casos centrados en un colectivo muy concreto: los jóvenes. Un ejemplo, entre los 15 y los 29 años la tasa de positivos quintuplica a la de otros grupos etarios. Ya lo anunció el conselleiro de Sanidade el sábado, habrá que revisar las medidas y las restricciones en función de estas características.

Los expertos que forman parte del comité clínico coinciden totalmente con esta visión, «esta es otra pandemia, los indicadores son diferentes y las restricciones tienen que ser diferentes», dice Sergio Vázquez, miembro de esta comisión y jefe de oncología del HULA, «esto ya no tiene que ver con la hostelería y la restauración, esto va más allá, a nivel de botellones, fiestas en casas o en la calle, y se necesita un control policial estricto de este tipo de situaciones». Controlar estas aglomeraciones nocturnas es complicado, por lo que Vázquez apunta una medida que ya se adoptó durante las fases más duras de la pandemia y en la que coinciden más miembros del comité: cerrar espacios públicos, como pueden ser playas y parques, a partir de las doce de la noche para evitar que se incumplan las medidas de seguridad.

«El terreno de juego de la pandemia ha cambiado, el escenario ha cambiado», explica Tato Vázquez Lima, otro de los expertos del comité, «creo que es una idea que todos tenemos en mente, el precintado de los espacios públicos; el que incumpla tendrá que tener su respectiva sanción, no hay otra forma». Se trata en definitiva de establecer un control muy estricto de las fiestas ilegales —los botellones están prohibidos— para evitar que siga creciendo la incidencia del covid-19 en Galicia, que se centra fundamentalmente en los tramos de edad de 12 a 29 años.