El Mobile World Congress reivindica la nueva era de la conectividad frente a la pandemia

clara alba MADRID / COLPISA

SOCIEDAD

Quique Garcia | Efe

La cita tecnológica arranca este lunes en Barcelona pero retrasa las grandes presentaciones hasta el 2022

28 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Un modelo híbrido entre lo presencial y lo online, con menos participantes y con fuertes medidas que garanticen la seguridad sanitaria. Cuando en febrero John Hoffman, consejero delegado de GSMA-Mobile World Congress, confirmó que el gran evento tecnológico del año, que se celebra desde este lunes hasta el jueves 1 de julio, volvería a Barcelona tras la suspensión del 2020 por la pandemia, los organizadores ya sabían que este sería un congreso de transición. A pesar de garantizar todas las medidas de seguridad para los asistentes, el goteo de firmas que han rechazado su participación por la crisis sanitaria ha sido constante en los últimos meses. Y aunque algunas de ellas participarán de forma no presencial a través de las ponencias online, los organizadores reconocen que la gran fiesta de los fabricantes, que solían aprovechar la cita para poner sobre la mesa sus últimas novedades en el mercado de la telefonía móvil, ha quedado relegada a la próxima edición que, si todo sale según lo previsto, se celebrará ya en el 2022.

Pese a todo, el Mobile ha sabido reinventarse para hacer frente a esta edición descafeinada, en la que las expectativas de público se han reducido con 300 expositores presenciales que recibirán a 35.000 asistentes.

Con este panorama, los organizadores han optado por limitar el bullicio de las grandes puestas en escena que solían protagonizar los operadores. A cambio, se abre el debate al impacto de la pandemia en un sector que se enfrenta a unos años de millonarias inversiones ante la perspectiva de que la digitalización, junto a la sostenibilidad, se convierta en pilar de la reconstrucción económica tras la pandemia.