Michael Douglas: «Cuando envejeces, te tranquilizas; cada vez me parezco más a mi padre»

María Estévez LOS ÁNGELES / COLPISA

SOCIEDAD

COURTESY OF NETFLIX

En «El método Kominsky» se reencuentra con su ex, a la que da vida Kathleen Turner, su pareja hace más de 30 años en «La guerra de los Rose»

29 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

En la tercera y última temporada de El método Kominsky (Netflix) una de las parejas cinematográficas favoritas de la gran pantalla, la formada por Michael Douglas, de 76 años, y Kathleen Turner, de 66, vuelve a la vida. Los dos actores fueron las estrellas de los 80 gracias al equipo que formaron en Tras el corazón verde, La joya del Nilo, y sobre todo La guerra de los Rose (1989). La famosa pareja interpreta en El método Kominsky a dos divorciados (Sandy Kominsky es Michael Douglas y Kathleen Turner es Roz Volander) que se reencuentran varios años después de vivir separados.

La relación de la pareja se enciende aún más cuando ella llega a Los Ángeles para pasar tiempo con la hija de ambos, Mindy (Sarah Baker) y su novio Martin (Paul Reiser). El desembarco de Kathleen Turner en El método Kominsky busca tapar el hueco dejado por Alan Arkin, que coprotagonizaba la serie dando vida a Norman Newlander, el gran amigo de Sandy Kominsky, quien ahora afronta su envejecimiento sin su viejo colega y con la presencia de su ex. Casado desde el 2000 con Catherine Zeta-Jones, y enamorado de España, Michael Douglas está sorprendido de la acogida de El método Kominsky entre los más jóvenes. «Les gusta hasta a mis hijos, que no les gusta nada de lo que hago».

—¿Netflix parece haber encontrado un nicho con sus series para la generación del baby bum?

—Exactamente. Creo que existe la necesidad de una representación auténtica de los personajes maduros en la televisión y el cine. Ha sido una audiencia privada de contenido durante mucho tiempo. Hay un gran público hambriento de este tipo de historias porque en la vejez es mejor encontrar temas divertidos en lugar de trágicos. Me ha sorprendido también lo bien recibida que ha sido la serie por los más jóvenes, los amigos de mis hijos me conocen más por esta serie que por mi personaje en Marvel. Incluso a mis hijos les gusta, y eso que no les gusta nada de lo que hago.