La variante Delta frena la desescalada en Europa

miguel Pérez COLPISA / MADRID

SOCIEDAD

MARIO CRUZ

Los expertos temen la explosión en otoño de la cepa india, que ya ha obligado a cerrar Lisboa y recuperar restricciones en Gales

19 jun 2021 . Actualizado a las 13:31 h.

Lisboa fue este viernes y durante todo este fin de semana para los lisboetas. Entre sorprendidos, indignados o, simplemente, resignados, los 2,9 millones de habitantes del área metropolitana afrontaron a mediodía de ayer un nuevo cierre perimetral que durará, al menos, hasta primera hora de la tarde del lunes. El objetivo es evitar que el coronavirus se expanda hacia el resto del país como consecuencia de la movilidad entre la capital y el resto de las regiones los sábados y domingos.

La culpable se llama Delta, la antes conocida como variante india del coronavirus, que se ha convertido en un eficaz patógeno colonizador.

No solo en Portugal, sino también en Rusia y Reino Unido, cuyas autoridades han decidido aplazar un mes la desescalada por miedo a esta mutación. Europa entera vive pendiente de su evolución, consciente de que es cuestión de tiempo y de cómo se hagan las cosas sanitariamente hablando para que la mutación dispare los contagios, dada su capacidad de transmisión, hasta un 80% más elevada que el covid-19 original.