El sector del ocio nocturno alerta de la proliferación en toda Galicia de eventos ilegales

redacción LA VOZ

SOCIEDAD

El fin del estado de alarma provocó botellones multitudinarios en Barcelona
El fin del estado de alarma provocó botellones multitudinarios en Barcelona Lorena Sopêna

Aseguran que hay locales que abren fuera de horario y organizan fiestas y conciertos sin cumplir las normas. Temen que el «desmadre» empeore la situación epidemiológica y termine perjudicándoles

19 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

«Sabemos que la gente quiere disfrutar. Es inevitable, no podemos frenar esta euforia y estas ganas después de 15 meses reprimidos socialmente, pero esto se está desmadrando y para nosotros es muy grave porque supone el cierre de nuestros negocios y no nos permite trabajar». Son las desesperadas palabras de Carlos Rodríguez, presidente de Apemer y empresario del ocio nocturno. Como él, muchos otros comprueban impotentes cómo algunos establecimientos y particulares en Galicia se saltan las normas y asumen las tareas que corresponderían al sector del ocio nocturno, poniendo el peligro la evolución epidemiológica, vital para recuperar la normalidad y sus negocios.

«Hay muchas actividades que están incumpliendo las prohibiciones, y no solo es por lo que puedan llegar a provocar, es que estamos a las puertas de que la Xunta nos permita reabrir y vemos que cada vez hay más aumento de botellones, de fiestas ilegales...», explica, y detalla que cada vez se ven más «restaurantes y otros locales anunciados en redes sociales que organizan conciertos y actividades musicales con pinchadiscos. Nos llegan muchas cartas alertando de locales de ocio nocturno que están incumpliendo la ley porque están abriendo, cuando la realidad es que no son locales de ocio nocturno, sino bares o restaurantes que ejercen la actividad que tendríamos que estar desarrollando nosotros y que en estos momentos la tienen prohibida».

Para el presidente de Apemer, estas actividades «están degradando nuestra imagen, haciendo algo que nosotros llevamos meses sin poder hacer y con el riesgo del incremento de casos y contagios, que si lo hay Sanidad a quien castiga es a la hostelería y al ocio nocturno». Carlos Rodríguez afirma que en la mayoría de los casos intentan ponerse en contacto con los locales y advertirles de la ilegalidad que están cometiendo, «pero hay sitios donde hay claras reincidencias, como Vigo, en donde hay al menos un local que se ha precintado tres veces y otros en dos ocasiones». «Estamos tratando de evitar enfrentamientos legales con otros hosteleros, pero no descartamos personarnos como asociación para tomar acciones legales si fuese necesario». Los representantes de Apemer tuvieron una reunión con el jefe de policía en la que «le agradecimos que estén ahí, porque al final nosotros estamos deseando abrir, aunque ya sabemos que muchos no podremos hacerlo en las condiciones que nos van a imponer».

Los empresarios del ocio nocturno están preocupados por la situación epidemiológica, porque ya han vivido antes situaciones de mejora que acabaron mal. «Hay aún mucha gente joven sin vacunar, y ellos son los que más socializan. Gracias a Dios no mueren ni ocupan camas uci, pero si que se contagian , y los contagios son números que harán que si hay cualquier repunte la primera medida sea volver a cerrar el sector».

Desde Apemer apelan de nuevo al «sentidiño», a la prudencia y animan a la gente a «aguantar un poco para que todos podamos disfrutar en condiciones». Pero están viendo que la gente está muy cansada. «Antes le dábamos prioridad a la vida de las personas mayores, es totalmente coherente —reflexiona Rodríguez—, pero ahora hay muchos clientes, e incluso amigos, que ya piensan ‘venga que ya estamos ahí ‘ y tienen actitudes de irresponsabilidad. Es un engaño, porque la gente vacunada puede contagiar y eso es lo que más miedo nos da, que en vez de ir para adelante y avanzar pues que en agosto o septiembre estemos dando pasos para atrás».