Sanidade retrasa una semana el marco de restricciones para el verano

tamara montero / Uxía Rodríguez REDACCIÓN / LA VOZ

SOCIEDAD

El comité clínico ha hecho un llamamiento a la prudencia, sobre todo entre la población más joven, porque la media de edad de los pacientes ha bajado y ya hay menores de 25 años ingresados en la uci

16 jun 2021 . Actualizado a las 20:28 h.

Prudencia. Ha sido una de las palabras más repetidas en la comparecencia posterior a la reunión del comité clínico, que ha decidido retrasar una semana más la aprobación del «cadro de mando» de la nueva normalidad en Galicia, con nuevos aforos y protocolos para dirigir un «despertar seguro» tras la pandemia. 

El comité trató ayer diversos aspectos de este documento, pero está a la espera de recibir un informe de la Dirección Xeral de Saúde Pública sobre el uso de mascarilla en el exterior, en coordinación con el consejo interterritorial y que se debatirá en el comité de la semana que viene, en el que también habrá que abordar cuestiones sobre la distancia de seguridad entre personas con mascarilla. 

La previsión es que a finales de esta semana esté listo ese informe en el que hay que analizar, por ejemplo, qué porcentaje de población inmunizada es el óptimo para decretar la retirada de la mascarilla en exteriores y sobre todo, qué significa exactamente exterior, porque no es lo mismo un calle concurrida de una ciudad que un espacio abierto en el que es difícil encontrarse con más personas. 

La situación epidemiológica es buena, estable y con clara situación descendente, con las incidencias acumuladas a 14 y 7 días en 41 y 20 casos por cien mil, prácticamente la mitad de la media estatal, y con el número reproductivo por debajo de 1, lo que indica un descenso en la transmisión del coronavirus. Pero el virus sigue ahí y sigue contagiando.

Es un mensaje que se ha repetido en varias ocasiones a lo largo de la comparecencia: no hay que bajar la guardia, porque cada vez la media de edad de los contagios es más baja (tiene sentido, porque la población mayor está inmunizada) y están ingresando en la uci personas muy jóvenes y sin patologías de base. Jóvenes sanos que acaban desarrollando un cuadro grave de covid-19.

En este momento, hay una persona de 22 años ingresada en críticos, la más joven. Hay otra de 25 años, y otra de 38 años. «Os mozos non son alleos á enfermidade», ha advertido Comesaña. Hay unidades de críticos en las que la media de edad es de 55 años, mientras que en el global de la pandemia, la media de edad de las personas ingresadas se sitúa en los 69 años. 

Lo ha recordado Pedro Rascado, intensivista en el complejo hospitalario de Santiago y miembro del comité clínico: es «decepcionante» ver como ingresan en el hospital personas que están cerca de poder inmunizarse e incluso personas que han rechazado la vacuna. 

La vacunación es lo que acerca a Galicia cada vez más al final de la pandemia así que Comesaña ha recordado que es de vital importancia acudir cuando se es citado. Mientras tanto, hay que mantener todas y cada una las medidas de prevención: distancia, higiene de manos, uso de mascarilla, evitar reuniones cuando no son necesarias...