Javier Sierra: «Me interesa la cicatriz que te deja el Camino de Santiago en el alma»

josé a. gonzález MADRID / COLPISA

SOCIEDAD

xaime cortizo

El periodista explora los misterios de la ruta xacobea en «Otros mundos»

14 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

«He decidido seguir viendo la vida con ojos de niño», asegura el periodista y escritor Javier Sierra (Teruel, 1971), que conduce en Movistar+ una temporada de Otros mundos que indaga en los misterios e incógnitas del Camino de Santiago coincidiendo con el año Xacobeo.

-De Egipto al Camino de Santiago, ¿por qué ha puesto sus ojos en Galicia en esta producción?

-Hay varias razones. La primera es de índole técnica, porque los viajes internacionales estaban muy restringidos y era muy complicado plantear una producción audiovisual importante. Así que decidimos apostar por buscar un entorno español que tuviera la carga de enigmas, de símbolos, de misterio que a mí me interesa. Y ahí, desde luego, estaba el Camino de Santiago. Lo segundo, también por la oportunidad temporal, es Año Xacobeo y en mil años nunca ha estado cerrada, nunca ha estado vacía, salvo ahora. Nosotros hemos rodado la serie en plena pandemia, con el camino vacío y esto no había ocurrido en diez siglos. La serie ahonda en los secretos del Camino y en su ADN. Me interesa la cicatriz que te deja el Camino de Santiago en el alma.

-Eso tiene que impresionar.

-¡Muchísimo! Poder filmar solos en San Juan de la Peña, en la Catedral de León o en el propio Obradoiro sin nadie y con una ciudad de Santiago de Compostela en silencio es increíble. Ha dado a esta producción una dimensión absolutamente única.

-¿Hay tantos misterios en el Camino de Santiago?

-Hay cosas que llamarán la atención. Por un lado, está el Camino y su recorrido. Luego hay una historia argumental que es la de Sor María de Jesús de Agreda, una monja contemporánea, que escribió un libro revelado llamado La mística ciudad de Dios, donde se hablaba de las apariciones de la virgen al apóstol en la Hispania romana. Por último, está la parte que lo hila con el resto de la serie de Otros mundos, que es toda la parte biográfica mía. Cómo un niño va creciendo al calor de los misterios y va afinando su visión sobre el mundo en el que vive.

-Sorprende el símil que hacen del Camino con el Juego de la Oca. ¿Qué tiene que ver?

-El Juego de la Oca tiene oficialmente 500 años y es un juego en el que el jugador va superando una serie de pruebas. Bueno, muchas de esas pruebas encajan en su distancia relativa con etapas del Camino de Santiago. O sea, hay puentes, pozos, posadas, en fin, elementos que son gemelos entre el Juego de la Oca y el Camino de Santiago. De ahí, esa comparación.

-Hablaba de que esta producción es casi autobiográfica. ¿Cómo surge esa idea?

-Surge de la necesidad de crear un formato televisivo que fuera original dentro de los documentales. En todos los documentales que uno pueda encontrar en cualquier plataforma o en cualquier televisión el espectador se queda deslumbrado ante la magnificencia del misterio. Pero se había dejado de lado el impacto emocional. De repente me di cuenta de que la mejor trama posible para esto era mi vida.

-¿Y qué le diría el Javier Sierra de ahora a ese niño?

-Le diría que siga siempre el camino que en conciencia cree que debe recorrer, que no se desvíe por los cantos de sirena. Al final hay algo en el fuero interno de los niños que es muy auténtico, que terminamos olvidando por otros intereses y que conviene recuperar si queremos llegar al Santo Grial de la vida, que es la felicidad.