Un hombre y un adolescente salvan la vida al recibir un corazón de dos donantes fallecidos por coronavirus

Raúl Romar García
raúl romar LA VOZ

SOCIEDAD

Es la primera vez en el mundo que se realiza una operación de este tipo, efectuada en dos hospitales de Italia, en la que ninguno de los dos receptores habían pasado la enfermedad o estaban vacunados

11 jun 2021 . Actualizado a las 08:54 h.

Era, en ambos casos, una cuestión de vida o muerte. En los dos el riesgo era importante, pero la situación era igualmente desesperada. Había que intentarlo. Y fue lo que hicieron en un hospital de Roma y en otro de Bolonia para salvar a un adolescente de 15 años y un hombre de 64 que recibieron un nuevo corazón de dos personas que habían fallecido por covid y en los que el virus todavía estaba presente en su organismo cuando fallecieron. Es la primera vez en el mundo que se realiza una operación de este tipo. Y todo salió bien, lo que abre la puerta a que se generalicen este tipo de trasplantes cuando no existe otra alternativa para salvarse.

Para poder realizar las intervenciones se tuvo que pedir un permiso especial al Centro Nacional de Trasplantes, que hace meses puso en marcha un programa experimental que permite realizar trasplantes de órganos de donantes que dieron positivo por coronavirus y fallecieron por otras causas. Pero solo cuando los receptores en el momento de la operación estaban inmunizados contra el coronavirus, bien porque habían pasado la infección o porque habían sido vacunados.

Pero en esta ocasión todo fue distinto: ni el hombre de 64 años ni el adolescente tenían anticuerpos frente al SARS-CoV-2. Al final salieron con un corazón nuevo y ninguno de los dos contrajo el covid después del trasplante.

Tampoco tenían muchas más alternativas. Los dos receptores padecían una cardiopatía grave y estaban en la lista de de espera urgente, sin que hasta el momento apareciera el órgano deseado. «En los casos atendidos en los hospitales de Sant Orsola de Bolonia y Bambino Gesù de Roma a gravedad de las condiciones clínicas de los pacientes llevó a los equipos médicos de los dos centros a solicitarnos la autorización, aunque los receptores estuvieran libres de anticuerpos», explica el director del Centro Nacional de Trasplantes de Italia, Massimo Cardillo.

No había más opciones. «De inmediato -añade- activamos los procedimientos de vigilancia de enfermedades infecciosas y evaluamos para ambos pacientes que el riesgo de muerte o evolución de enfermedades graves relacionadas con la lista de espera era mayor que la posible transmisión de la enfermedad por parte del donante. El curso posterior al trasplante demostró que teníamos razón y los receptores ahora están bien y se fueron para casa».

Hasta el momento se efectuaron en Italia 19 trasplantes de donantes con SARS-CoV-2, aunque las 17 intervenciones previas se referían al hígado y se realizaron exclusivamente en pacientes que ya habían tenido covid. Ninguno de ellos sufrió posteriormente una reinfección.

En el caso del chico de 15 años, intervenido en el Bambino Gesù de Roma, el paciente fue tratado con anticuerpos monoclonales para eliminar el riesgo de desarrollar covid. «En estos casos, encontrar un corazón compatible es más difícil aún, así que hicimos todo lo posible para que el chico de la lista de espera pudiera conseguir el órgano que estaba esperando, Fue una elección que marcó la diferencia entre la vida y la muerte», explicó el profesor Antonio Amodeo, responsable de la intervención.

El chaval tenía una miocardiopatía dilatada, una afección que afecta la capacidad del corazón para bombear sangre de manera eficiente al cuerpo. En la población adulta la frecuencia de esta anomalía es de 1 caso de cada 2.500, pero en los niños se considera una enfermedad rara, dado que su frecuencia es de 0,57 casos por 100.000 personas.