Galicia, el mejor lugar de España para observar el eclipse parcial: hasta el 23 % del disco solar quedará oscurecido

Raúl Romar García
R. Romar REDACCIÓN

SOCIEDAD

basilio bello

Los expertos alertan de que solo se podrá observar el cielo de forma directa con unas gafas especiales, porque de lo contrario existe el riesgo de provocar daños irreparables en los ojos. «Es muy peligroso», advierten

10 jun 2021 . Actualizado a las 11:19 h.

La imagen fija se verá como un pequeño mordisco al Sol. Ocurrirá en Galicia entre las 11.41 y las 11.44 horas de este jueves, en función de las distintas zonas, momento en el que el eclipse solar alcanzará su máximo apogeo, aunque sobre las 10.39 horas ha empezado a percibirse uno de los fenómenos astronómicos más esperados, que culminará sobre las 12.51 horas.

No hay ningún otro territorio peninsular en el que la ocultación del astro rey será más visible. Alcanzará una magnitud media de 0,20, aunque en puntos como en A Coruña y Ferrol podrá situarse en el 0,23, lo que significa que la Luna ocultará una superficie equivalente al 20 % del disco solar.

A diferencia de un eclipse total no se notará una disminución del brillo y será difícil apreciar una bajada importante de la temperatura. Pero, aún así, será un nuevo espectáculo celeste que conviene no perderse, aunque con las debidas precauciones. «Las condiciones meteorológicas parecen buenas y favorecerán la visión del eclipse», explica José Ángel Docobo, director del Instituto Astronómico Ramón María Aller de la Universidade de Santiago. Y Galicia será un balcón privilegiado para poder observarlo. «Será el mejor sitio para verlo de la península, porque es donde mayor será el mordisco o oscurecimiento del Sol. En el mejor de los casos, en A Coruña y Ferrol y su zona de influencia el oscurecimiento del disco solar será de un 23 %», apunta el astrónomo Borja Tosar.

Sin embargo, aunque el eclipse será visible desde cualquier lugar, los astrónomos lanzan una advertencia: nunca se debe mirar directamente al Sol. Si se hace de manera continuada incluso existe el riesgo de quedarse ciego. No es una tontería y conviene extremar las precauciones. Si esta es la recomendación habitual en la observación de los eclipses, en esta ocasión las prevenciones deben extremarse. Primero, porque el fenómeno ocurrirá en las horas centrales del día, cuando la radiación solar es mayor. Y, segundo, porque en esta época del año el Sol se encuentra en su punto más alto. 

«Los eclipses parciales son muy peligrosos, porque percibes que ocurre algo extraño y tiendes a mirar al cielo, y en esta ocasión aún lo es más porque el Sol va a estar muy alto», advierte Borja Tosar. Y la misma recomendación aconseja Docobo. «A veces -dice- ya no sabemos si darle publicidad porque la tiene desde un punto de vista científico o no hacerlo por prevención. Hay que seguir rigurosas medidas de seguridad para observarlo».

La única forma de presenciar el fenómeno con seguridad es con gafas de eclipse. Y no valen las que se hayan utilizado en ocasiones anteriores porque caducan, ya que están hechas con un material que se degrada rápidamente y genera agujeros por los que entra la luz directa», avisa Borja Tosar. Tampoco valen para observarlo ni los cristales ahumados, ni las gafas de sol normales, ni las radiografías, ni los disquetes, ni los cristales de soldador, salvo en este último caso los que sean de máxima protección. «Tampoco se pueden utilizar ni prismáticos ni telescopios para una observación directa», remacha Docobo. Y Bojar asiente: «Es importante dejar claro que observar directamente el Sol puede provocar daños irreparables en la vista».

Si aún no se está a tiempo de hacerse con unas gafas de eclipse existen otras formas de observación indirecta que eliminan cualquier riesgo y que vale la pena probar. Basta con utilizar la denominada técnica de pinhole, que es algo tan simple como hacer un pequeño agujero a una cartulina o a una hoja de papel y dirigirla hacia el Sol, dejando ver su proyección en la sombra. Si se ajusta un poco la distancia se puede enfocar y conseguir ver un Sol pequeño con el mordisco.