Simón culpa a la política y los medios de la confusión sobre la segunda dosis de AstraZeneca

M. Sáiz-Pardo / A.Soto COLPISA / MADRID

SOCIEDAD

I.Infantes.POOL

El director del CCAES defiende la decisión de Sanidad de ofrecer Pfizer porque asegura que la inmunidad es incluso mayor

31 may 2021 . Actualizado a las 21:40 h.

Nada de autocrítica, la responsabilidad de todo lo ocurrido es de terceros Fernando Simón culpó este lunes a los «medios» de comunicación y a otros intereses «políticos» la confusión creada sobre la posibilidad o no de los casi dos millones de trabajadores esenciales de escoger AstraZeneca como segunda dosis, desoyendo explícitamente las indicaciones del Ministerio de Sanidad que recomienda un segundo pinchazo con Pfizer.

Según el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), a pesar de que Carolina Darias abrió el pasado jueves expresamente la puerta a que esos profesores, policías, militares o bomberos pudieran elegir, todo el lío es del mensajero. «Es mejor informarse de la manera más solvente y no dejarse llevar por argumentos que no son técnicos. Creo que se ha utilizado por parte de los medios de comunicación, partidos políticos o lobbies con intereses diferentes, lo que no favorece que la población pueda tomar una decisión aséptica», apuntó Simón.

El epidemiólogo además negó que mayoritariamente los afectados estén optando por ignorar las recomendaciones de Sanidad y que se estén acogiendo a los criterios de la Agencia Europea del Medicamento (EMA), que recomienda no mezclar profilaxis. «No hagamos nacional o global lo que es una posición de un grupo muy concreto, porque eso desinforma», apuntó el responsable del Gobierno central en esta pandemia. «En este caso ha podido tener más peso un medio que otro, no está pasando lo mismo en todas las comunidades autónomas ni en todos los subgrupos de edad», insistió.

El director del CCAES hizo una defensa cerrada de la decisión del departamento de Carolina Darias de ignorar las recomendaciones de la EMA y fiar su estrategia de vacunal a un estudio contrarreloj y (CombivacS) de solo 600 voluntarios y de tan solo dos semanas de duración, que ha provocado críticas entre numerosos científicos. «La propuesta de utilizar la vacuna de Pfizer como segundo pinchazo a los menores de 60 años que ya han recibido una primera dosis de AstraZeneca es una decisión técnica. No es una decisión del Gobierno, la propuesta mixta de vacunación es técnica», insistió sin entrar en el rechazo de la EMA al polémico 'cóctel' de vacunas.

Frente al regulador europeo del que forman parte los especialistas de los 27, Fernando Simón defendió la primacía de los especialistas de Sanidad. «Desde mi punto de vista, la fuente más solvente es la Ponencia de Vacunas, es el grupo que más información tiene y que mejores recomendaciones puede hacer», apuntó el alto responsable de Sanidad. «La vacuna de Pfizer está demostrando que está generando una inmunidad muy alta, incluso mayor que con la segunda dosis de la misma marca», zanjó.

María Rocío Eiroa, en el Sanatorio Marítimo de Oza.

Los menores de 60 años vacunados con la segunda dosis, en A Coruña: «Preferí seguir con AstraZeneca, espero que esta vez no me convierta en un trapo viejo»

Lucía Cancela

El área sanitaria de A Coruña y Cee fue este sábado protagonista de una prueba piloto. Los menores de 60 años, que ya habían recibido la primera dosis de AstraZeneca, fueron convocados como parte de este ensayo para comprobar el funcionamiento del permiso firmado por cada usuario. Los elegidos tuvieron que escoger qué modelo de vacuna preferían y el 88 % se inclinó por completar la pauta con AstraZeneca, mientras que el restó optó por Pfizer. Una mayoría aplastante que algunos resumían así: «Mejor malo conocido que bueno por conocer».

AstraZeneca

La administración se realizó de forma separada. Los ciudadanos que optaron por inocularse el preparado anglosueco acudieron al Sanatorio Marítimo de Oza. María Rocío Eiroa recibió la convocatoria por teléfono: «Me llamaron y me preguntaron cuál quería» y añade, «me quedé algo bloqueada porque yo no sé nada de esta materia». Ante el desconocimiento, pidió consejo a la asistente telefónica: «Me dijo que ella no tenía ni idea». Por lo que sin pauta, María Rocío optó por completar la inmunización con la vacuna que ya se había puesto: «Preferí seguir, aunque espero que esta vez no me convierta en un trapo viejo». Un malestar que le causa bastante preocupación. Opinión generalizada que comparte María Isabel Fraga: «¿Hasta qué punto sería bueno mezclarlas?», planteaba.

Seguir leyendo