2060, un año crítico para la Antártida

SOCIEDAD

Tamaño del iceberg A-76 desprendido comparado con Mallorca
Tamaño del iceberg A-76 desprendido comparado con Mallorca EUROPEAN SPACE AGENCY HANDOUT

Una reciente investigación sostiene que en la segunda mitad de siglo el deshielo podría acelerarse en el continente helado

31 may 2021 . Actualizado a las 13:33 h.

La imagen de un enorme iceberg desprendido de la Antártida ha dado la vuelta al mundo esta semana. El gigante témpano, denominado A-76, tiene una longitud de 170 kilómetros y una anchura de 25, con una superficie total de 4.320 kilómetros, frente a los 3.640 de Mallorca. Actualmente es el más grande del planeta.

Este suceso coincide con la reciente publicación de un artículo Nature que sostiene que a menos que la civilización consiga mantener el ascenso de la temperatura media por debajo de los dos grados, tal y como establece el Acuerdo de París, el deshielo de la Antártida podría llegar a alcanzar un punto crítico. Los investigadores incluso ponen fecha a ese escenario, el 2060. A partir de entonces, la pérdida de hielo podría acelerarse.

Las zonas polares de la Tierra se calientan mucho más rápido que el resto del mundo. Mientras que la temperatura media global ha aumentado un grado desde la Revolución Industrial, en los polos esa subida alcanza los tres grados. El intenso calentamiento se debe al albedo, la cantidad de radiación solar que refleja o absorbe una determinada superficie. La nieve tiene un albedo muy elevado. Devuelve al espacio más del noventa por ciento de la radiación que le llega. Cada año hay más océano al descubierto. El agua actúa absorbiendo la radiación en lugar de reflejarla. Por tanto, el calentamiento es doble. Este proceso recibe el nombre de retroalimentación positiva.

Si bien es cierto que en el Ártico este efecto está siendo más intenso y tiene muchos efectos, sobre la fauna, las corriente marinas y atmosféricas, respecto al nivel del mar el deterioro del hielo en la Antártida es, sin duda, la gran amenaza para el futuro de la humanidad. Sobre todo, porque según los autores del trabajo, una vez cruzado el punto de inflexión, se produciría un colapso irreversible durante siglos.

Las plataformas de hielo ralentizan el flujo de los glaciares hacia el mar. Pero esas plataformas si adelgazan lo suficiente pueden romperse a medida que el agua más caliente se mueve debajo de ellos. Y a medida que esas plataformas de hielo se rompen, pueden derrumbarse imponentes acantilados de hielo que ya no podrán sostenerse por sí mismos. Así es como comienza un desastre global. 

El océano Ártico,

«Atlantificación», el fenómeno que inquieta a la comunidad científica

X. Fonseca

El aumento de la temperatura media de la Tierra respecto a los niveles preindustriales se sitúa hoy en torno a 1 grado. Esto significa que en algunas zonas del planeta el incremento térmico ha tenido que ser mayor. Las regiones donde el calentamiento se está produciendo con mayor intensidad son los polos, hasta tres veces más fuerte que en el resto del mundo. Concretamente, el Ártico ha registrado en la última década una subida de 0,75 grados. Se trata de un ritmo de crecimiento realmente vertiginoso si se tiene en cuenta que el ascenso del grado a nivel global se ha producido en más de un siglo.

Seguir leyendo