Salud Pública acuerda poner una segunda dosis de Pfizer a los que recibieron la primera de AstraZeneca

SOCIEDAD

El lehendakari, Íñigo Urkullu, recibe la primera dosis de la vacuna contra el covid-19
El lehendakari, Íñigo Urkullu, recibe la primera dosis de la vacuna contra el covid-19 erredehierro

Los que rechacen esta opción podrían decidir de manera voluntaria que quieren la segunda inyección de la misma vacuna

19 may 2021 . Actualizado a las 09:08 h.

La Comisión de Salud Pública, reunida hasta pasadas las diez de la noche de este martes, ha decidido inocularle  una segunda dosis de Pfizer a las personas menores de 60 años que recibieron la primera de AstraZeneca y que son casi dos millones de personas en el conjunto de España, más de 60.000 de ellas en Galicia.

Contra esta opción se habían pronunciado previamente al menos cuatro comunidades, entre ellas Galicia, y numerosas sociedades científicas, que piden seguir la pauta fijada por el propio fabricante y por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), que ya recomendó que la inyección de refuerzo sea de la misma vacuna.

Sin embargo, la propuesta de Sanidad cuenta con el respaldo de los resultados presentados este mismo martes del estudio CombiVaS, que indica que una segunda dosis de Pfizer multiplica la generación de anticuerpos sin que se hayan detectado más efectos secundarios que los que ya se conocían.

El Ministerio de Sanidad recuerda que «que todas las vacunas son seguras y eficaces y que es importante que la población se vacune para alcanzar la mayor inmunidad posible en el menor plazo posible» y con este acuerdo se permite que todos estas personas menores de 60 años que estaban pendientes reciban «su segunda dosis en los próximos días y el ritmo de vacunación seguirá siendo muy ágil dado el gran número de vacunas que están llegando estas semanas a nuestro país».

Además, recalca que «Países como Alemania, Francia, Portugal, Suecia y Finlandia también han optado por esta pauta mixta» y que sigue abierta la «posibilidad de que aquellas personas que no deseen ponerse Pfizer de segunda dosis y, dadas las circunstancias extraordinarias, puedan ponerse AstraZeneca». Eso se seguirá debatiendo en la propia Comisión de Salud Pública.

Los responsables del Instituto de Salud Carlos III, al frente del estudio, presentaron sus datos, al igual que la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), que según publican algunos medios sería partidaria de administrarle a este colectivo una segunda dosis de AstraZeneca, con lo que, por la duración de la reunión, se presume que el debate está siendo intenso, sobre todo teniendo en cuenta la posición previa de algunas comunidades.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, se ha reafirmado este martes en cuál es la postura de Galicia a las puertas de que la comisión de salud pública adopte una decisión: considera que se debe administrar la segunda dosis de AstraZeneca a todos aquellos que han recibido la primera. También apuestan por esa opción Madrid, Andalucía y Cataluña, mientras que Murcia y Asturias piden que se ajuste la distribución de las vacunas

En todo caso, tanto él como el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, han dado por hecho que la Comunidad asumirá la decisión conjunta que se adopte en el órgano sanitario correspondiente.

En el marco abierto en el plano estatal, el presidente gallego, quien se ha desplazado a Madrid para participar en el VII Foro de Innovación Turística del Grupo Hotusa, ha esgrimido que la cuestión de la vacunación no es «un asunto político», sino «farmacológico».

 «Y lo que plantean los expertos del Sergas es que la Agencia Europea del Medicamento -EMA en sus siglas en inglés- y la ficha del medicamento acreditan que lo razonable es administrar una segunda dosis a las personas que se les administró la primera», ha esgrimido el presidente gallego.

 «Respetamos mucho la opinión del Ministerio, pero me sorprende que haya una divergencia entre la EMA y la Dirección General de Salud Pública del Ministerio», ha dicho Feijoo, antes de subrayar que «hacer un ensayo clínico con 400 o 600 personas» no le parece «un hecho determinante» para «dejar sin efecto la decisión de la EMA».

Así, ha recalcado que «hay muchos más ensayos clínicos» y ha apuntado a los «millones de personas vacunadas con las dos dosis de AstraZeneca» que hay en el mundo. «Cualquier ensayo clínico que podamos hacer en España siempre será inferior en número de personas al ensayo clínico que han hecho los británicos al dispensar las dos dosis a millones de personas», ha esgrimido.

En otro acto en Vigo, García Comesaña ha insistido en que la opinión de los técnicos gallegos es «clara»: quienes hayan recibido la primera, que se les administre la segunda. Dicho esto, ha asegurado que, aunque no esté de acuerdo, al igual que en ocasiones anteriores, «adoptará» la decisión conjunta que se determine y lo hará «con la lealtad con la que lo viene haciendo siempre».

El consejero de Sanidad en funciones de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, ha insistido en la necesidad de que se autorice administrar la segunda dosis de AstraZeneca sin límite de edad como ha recomendado la Agencia Europea del Medicamento (EMA). «Nosotros no hemos cambiado nuestro planteamiento desde que se autorizó la vacuna», ha insistido el consejero, quien entiende que se está generando «confusión» entorno a esta marca que deriva en que haya gente que no esté acudiendo a inmunizarse frente al covid-19.

Al hilo, al ser preguntado por el estudio del Instituto Carlos III de Madrid que avalaría que poner Pfizer tras AstraZeneca produce respuesta inmune y efectos leves, ha deslizado que es «complicado» sacar conclusiones sobre la seguridad de este proceso con un número de pacientes cercano a los 600.

Frente a ello, ha situado la experiencia en Reino Unido con su vacunación masiva con esta marca en la que se evidenció que el riesgo de trombos es de «uno sobre 100.000 casos en primera dosis y 1 entre un millón».

Asimismo, ha puesto el foco sobre la falta de evidencia de la «efectividad» de la vacunación con la combinación de distintas compañías, especialmente «a largo plazo».

De la misma opinión es Andalucía. Ya el pasado día 13, el presidente Juanma Moreno dijo que a su gobierno «no le temblarán las piernas» a la hora de decidir sobre la segunda dosis voluntaria de la vacuna AstraZeneca «porque no pueden estar eternamente esperando».

Cataluña, que siempre ha defendido que AstraZeneca no tuviera ni siquiera límite de edad, también se ha posicionado varias veces a favor de terminar de inmunizar a los menores de 60 con esta misma marca.

El aplazamiento continuo de la decisión de la segunda dosis de Vaxzevria ha levantado también críticas porque en la práctica supone tener miles de vacunas en las neveras sin pinchar. Así, el presidente de la Región de Murcia, Fernando López Miras, cree que esta ha sido una de las razones por la cual el ritmo de vacunación regional esté entre los últimos del país, dado que sus congeladores almacenan a día de hoy 62.000 dosis de AstraZeneca y, dado que como actualmente solo se pueden inocular al grupo de edad 60-69 años, ve difícil acabar con ese stock.

Murcia pidió ayer al Ministerio que dé a conocer el criterio de reparto de las distintas marcas de vacunas al descubrir «con una simple regla de 3» que les llegan más de Vaxzevria en proporción a otras autonomías.

No ha sido la única, ya que la semana pasada Asturias planteó en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud un ajuste de la distribución de vacunas para agilizar la inoculación de las personas de 60 a 69 años debido a que hay comunidades con dosis sobrantes de AstraZeneca al tener poca población de esa edad.

Un funcionario: «Si no es Astra, no me la pongo»

m. cabana

«No nos hace mucha gracia que nos pongan otra cosa que no sea Astra. Esa vacuna se creó para recibir una segunda dosis de la misma marca entre las cuatro y las doce semanas siguientes. Si no es Astra, yo no me la pongo; y lo mismo piensan muchos de mis compañeros». Quien se pronuncia así de tajante es Manuel Antonio Fernández Piñeiro, un funcionario de educación de Lugo que el próximo domingo cumple 12 semanas de la primera dosis sin haber recibido la segunda. Él fue de los primeros del grupo de funcionarios en ser vacunado en Lugo el 23 de febrero y sus dudas son manifiestas. «¿Qué puede pasar si se combina con otra vacuna? ¿Quien lo sabe? ¿Puede servir un estudio sobre 600 personas de la Carlos III -200 recibieron placebo y por tanto serían 400 reales- para demostrar que no hay peligro al combinar dos vacunas?. Somos 2,5 millones de funcionarios en esta situación, supongo que el Gobierno debe pensar bien lo que hace», concluye este profesor que transmite el malestar de otros muchos funcionarios, como policías, bomberos y otras profesiones que están en primera linea de contacto. Fernández recuerda que en las comunidades de Madrid o Andalucía, por ejemplo, se está intentando darles la oportunidad de vacunarse con AstraZeneca de forma voluntaria, o con otra si lo prefieren, bajo su responsabilidad. «Eso ya es otra cosa, porque cada uno es muy libre de aceptar el riesgo si le dan a escoger», concluye. Esta semana quedarán en Galicia muchos miles de funcionarios fuera del período recomendado de 12 semanas para ponerse la segunda dosis.

Seguir leyendo