La Fiscalía apoya las restricciones frente al covid que están en vigor en Galicia

María Hermida
María Hermida REDACCIÓN / LA VOZ

SOCIEDAD

Control de cierre perimetral por las medidas contra el covid
Control de cierre perimetral por las medidas contra el covid ALBERTO LÓPEZ

Como ya no hay estado de alarma, la Xunta tiene que pedir permiso judicial para sus medidas. El Ministerio Fiscal está de acuerdo con ellas y se espera que hoy el TSXG diga si las autoriza o no

12 may 2021 . Actualizado a las 11:55 h.

La Xunta de Galicia, por boca del presidente Alberto Núñez Feijoo, dio a conocer el viernes pasado las restricciones que tiene Galicia tras finalizar el estado de alarma. Las medidas entraron en vigor entre la tarde del sábado y las 00.00 horas del domingo y siguen estando vigentes. Pero, debido a que no hay ese estado de alarma en el que antes se amparaba, la Xunta tiene que contar con autorización judicial para que sigan adelante. El permiso se lo tiene que dar el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), que es probable que se pronuncie hoy sobre este asunto. Pero todavía no lo ha hecho. Lo que acaba de trascender es que la Fiscalía Superior de Galicia apoya las medidas propuestas por el Gobierno de Alberto Núñez Feijoo.

¿Qué significa que las restricciones cuenten con el aval de la Fiscalía? El informe del Ministerio Fiscal, que le fue enviado ayer al Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, no tiene carácter vinculante. Es decir, el tribunal puede fallar algo distinto de lo que pide el fiscal. Pero es un documento que, lógicamente, se tiene en cuenta. Por tanto, es ya un primer paso, o un importante aval, para que las restricciones continúen en vigor que la fiscalía las vea con buenos ojos pese a que limitan derechos fundamentales, ya que ponen coto a las reuniones de no convivientes o establecen cierres perimetrales en los municipios con mayor incidencia del virus. 

Tras el informe del fiscal, falta lo verdaderamente determinante: que el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia diga si las medidas continúan o no en la comunidad. Y si pueden llevarse a cabo todas o no, ya que algunas no limitan los derechos fundamentales, como por ejemplo el cierre de los bares a las 23.00 horas y de los restaurantes a la una de la madrugada. Pero otras, como la que prohíbe estar con no convivientes en espacios públicos y privados entra la una y las seis de la madrugada (en vigor en toda Galicia) sí pone un límite importante al derecho de reunión, catalogado como fundamental en la Constitución Española. 

Habrá que esperar, por tanto, a esa resolución del TSXG para saber qué ocurre con las restricciones en Galicia. Cabe recordar que las salas de lo contencioso de cada comunidad están fallando de forma distinta, de tal manera que en unas regiones los jueces permiten poner toque de queda (como Valencia) y en otras no aceptan ni esa medida ni siquiera el cierre temprano de los bares (como el caso de Navarra, cuya comunidad se llevó ayer un buen varapalo judicial).

¿Qué es probable que ocurra en Galicia? Nada se sabe por ahora sobre cómo valorará el TSXG las restricciones aprobadas por la Xunta. Pero hay que tener en cuenta una cuestión. Hace meses, antes de iniciarse el estado de alarma, las comunidades ya tuvieron que pedir el aval judicial para tomar medidas frente al coronavirus. Y, al igual que pasa ahora, en unas regiones los jueces autorizaron las medidas limitantes de los derechos fundamentales para controlar la pandemia y en otras no. En Galicia, la sala contenciosa del TSXG siempre fue deferente con la Xunta, es decir, siempre respaldó las medidas tomadas por las autoridades autonómicas. Y, recientemente, la presidenta de la sala de lo contencioso del TSXG, Dolores Rivera, explicaba a La Voz que, si bien todos los juristas tienen claro que sería mejor contar con una norma más «certera» para regular las limitaciones o restricciones de derechos fundamentales, considera que con la legislación ordinaria en vigor «sí es suficiente para dar cobertura a este tipo de medidas». Es decir, que el TSXG entiende que, pese a no haber ya estado de alarma, sí se pueden tomar medidas que impliquen limitar los derechos fundamentales. Pero Rivera también especificaba: «Lo que se debe exigir alas comunidades autónomas que las adopten a su amparo es su adecuación al principio de proporcionalidad en el respeto de las libertades y derechos fundamentales. Este juicio de proporcionalidad exige a su vez comprobar la necesidad o adecuación de las medidas acordadas a la finalidad perseguida con su adopción, pues no se pueden imponer sacrificios innecesarios, y de ahí que sea muy importante la labor que desempeñe la Administración pública en la motivación y justificación de las medidas, y con mayor rigor cuando afectan a derechos fundamentales». Falta que se sepa si la Justicia considera que la Xunta aplicó proporcionalidad a las medidas en vigor y, por tanto, se mantienen o no. Se sabrá hoy, casi con toda probabilidad. 

Feijoo valorará pedir el estado de alarma para Galicia si se desboca la incidencia y la Justicia no avala las restricciones

El presidente de la Xunta, que está a la espera de que el TSXG autorice las medidas en la comunidad, cargó de nuevo contra el Gobierno por no hacer una ley para controlar la pandemia

María Hermida

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, volvió a cargar hoy contra el Gobierno de Pedro Sánchez por no haber confeccionado una ley clara y precisa para controlar la pandemia del coronavirus una vez terminado el estado de alarma. Cabe recordar que la solución que da el Ejecutivo central es que las autonomías tomen medidas, amparándose en la legislación ordinaria (sobre todo en una ley de medidas sanitarias del año 1986 que es muy imprecisa) y pidan el aval de la Justicia para llevarlas a cabo. Lo que ya ayer llevó al presidente de la Xunta a señalar que «os tribunais non lexislan, e o problema que hai en España é o de ausencia legal para xestionar a pandemia».

Hoy, Núñez Feijoo volvió a abordar este asunto. Y lo hizo en una entrevista en Telecinco, en El programa de Ana Rosa. Además de arremeter contra el Gobierno «por no haber querido legislar», el presidente gallego se pronunció sobre el ofrecimiento que el ministro de Justicia hizo a las autonomías, indicándoles que si consideran que no tienen herramientas legales suficientes para combatir la pandemia siempre pueden pedir el estado de alarma para su territorio (o para algunos concellos del mismo) y el Gobierno central se compromete a apoyarlo. Feijoo cree que esta sería la última opción. Pero señaló lo siguiente: «Lo lógico es ampliar la ley orgánica de 1986, para dejarnos de toques de queda y alarmas. Si en Galicia no pudiésemos controlar la pandemia y estuviéramos en una ola alta, y el Tribunal Superior no aceptase, y el Supremo tampoco, tendríamos que pedir un estado de alarma. Esto no es un tema de discusión parlamentaria, esto es un tema que afecta a más de 120.000 muertos y que ha creado el mayor descalabro de la economía desde la Guerra Civil». 

Tal y como indicó Núñez Feijoo, para que Galicia tuviese que valorar pedir el estado de alarma deberían darse unos supuestos que a día de hoy no parecen probables. Para empezar, de momento, la incidencia del covid continúa a la baja en la comunidad, con una tasa de positividad bastante por debajo de lo que marca la OMS para tener controlada la transmisión y con datos mucho mejores que los de otras comunidades. Además, la Xunta anunció a finales de la semana pasada, por boca del presidente, las nuevas medidas para mantener a raya el virus, que mantienen los cierres perimetrales y el toque de queda en aquellos municipios con más de 500 casos por 100.000 habitantes, así como restricciones a reuniones, aforos y horarios en el resto de la comunidad. Y ahora, aunque ya están en vigor, se está pendiente de que el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) autorice que se puedan tomar, ya que al terminar el estado de alarma los jueces tienen que avalar estas restricciones que suponen limitar derechos fundamentales.