Feijoo se ratifica en que si la situación es buena se podría estar sin mascarilla en el exterior en verano

Tamara Montero
tamara montero SANTIAGO / LA VOZ

SOCIEDAD

Marcos Míguez

Matiza que solo se podrá si hay un grado alto de inmunización y una situación epidemiológica estable. La ministra de Sanidad dice que la decisión se tomará en el Consejo Interterritorial

12 may 2021 . Actualizado a las 19:36 h.

«Se o Goberno central cre que imos ter inmunidade de rabaño en agosto, coa inmunidade desaparece a máscara en lugares abertos, rúas ou lugares de esparcemento». El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, se ha ratificado este jueves en la posibilidad de que en verano pueda dejar de ser obligatoria la mascarilla en exteriores, como había anunciado este martes y ha afirmado que se trata de un planteamiento «prudente», siempre y cuando la medida se ponga en marcha dentro de una serie de circunstancias.

La primera es, precisamente, que el ritmo de vacunación cumpla con las previsiones que Pedro Sánchez ha anunciado de alcanzar la inmunidad de grupo en cien días. El conselleiro de Sanidade criticaba en el Parlamento el anuncio del presidente, tachándolo de triunfalista. Preguntado sobre esta cuestión en la rueda posterior al Consello de la Xunta, Feijoo ha insistido en que la retirada de las mascarillas se circunscribe a un contexto epidemiológico concreto y la duda principal es si llegarán o no las dosis que permitan administrar vacunas al ritmo adecuado. 

«De momento, as previsións de vacinación non sempre se cumpriron», ha reconocido el presidente. «Se cumpren, ratifícome», insistió, para después recordar que con AstraZeneca está habiendo un lío «que non é menor», que ni de Janssen ni de Moderna llegan el número óptimo de dosis y que Galicia ha tenido esta semana menos dosis que la pasada.

Además, ha recordado Feijoo, España es uno de los pocos países que todavía no ha decidido qué hacer con la segunda dosis de AstraZeneca en menores de 55 años. Se abren interrogantes que llevan a adoptar una actitud de prudencia, «pero o Goberno central ten máis información ca nós e dinos que en cen días pódese acadar a inmunidade de grupo», con lo que sería posible retirarse la mascarilla. 

La otra circunstancia es la contención de la pandemia. Feijoo ha advertido que hay que aguardar a ver el impacto del fin del estado de alarma en la situación epidemiológica, pero que si las curvas del coronavirus se mantienen dentro de cierta estabilidad, con una incidencia baja y el proceso de desescalada funciona, cabe la posibilidad de abordar a finales de julio o principios de agosto la retirada de las mascarillas en el exterior, siempre y cuando se pueda guardar cierta distancia con otras personas.

En el exterior y solo en el exterior. El presidente ha subrayado que durante todo este año habrá que utilizarla en espacios cerrados, donde las posibilidades de contagio aumentan, y siempre cumpliendo con unos criterios de transmisión e inmunización ir abordando paulatinamente la retirada en el exterior. «Hubo alguna época en la que era muy sorprendente obligar a la gente a ponerse mascarilla en lugares abiertos y una relajación en los lugares cerrados. Es justamente al contrario». 

El presidente de ha ratificado en la posibilidad de esta medida porque « es lo que escuchamos a nuestros epidemiólogos» y también porque países con un alto grado de inmunización contra el covid-19, como Israel o Estados Unidos, están poniendo en marcha medidas similares.

Si no se cumplen los tres criterios: una desescalada eficaz, una situación epidemiológica estable y un alto grado de inmunización, evidentemente será una «situación diferente» y en la que el Feijoo no ve contradicción.