El Tribunal Superior de Justicia de Canarias rechaza mantener el toque de queda

La Voz

SOCIEDAD

Unidad de cuidados intensivos en el Hospital Universitario Nuestra Señora de La Candelaria, en Santa Cruz de Tenerife
Unidad de cuidados intensivos en el Hospital Universitario Nuestra Señora de La Candelaria, en Santa Cruz de Tenerife Ramón de la Rocha | efe

Solo autoriza limitar el número máximo de personas no convivientes en encuentros familiares y sociales en espacios públicos y privados.

09 may 2021 . Actualizado a las 18:19 h.

El Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) ha denegado la pretensión del Gobierno regional de mantener el toque de queda y la limitación de entrada y salida de personas en las islas que se encuentran en los niveles de alerta 3 y 4.

Asimismo la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJC ha establecido que no procede la limitación a la permanencia de personas en lugares de culto y solo autoriza la medida referente a limitar el número máximo de personas no convivientes en encuentros familiares y sociales en espacios de uso público y privado cerrados o al aire libre.

La Xunta solicitará mañana lunes el aval judicial a las medidas de desescalada que han entrado en vigor con motivo del fin del estado de alarma y que afectan a la movilidad y al derecho de reunión. En concreto, el Gobierno gallego pretende que el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia avale el cierre perimetral de los ayuntamientos en máximo riesgo, cinco en estos momentos, que se limite la movilidad entre las 23 y la 6 horas en estas localidades y que la reunión entre la 1 y las 6 horas en toda Galicia esté permitida únicamente entre convivientes.

Primera jornada sin toque de queda en Galicia

El estado de alarma se levanta con uno de cada tres españoles en riesgo extremo

M. Viñas

España amanece hoy sin estado de alarma: a partir de ahora cualquier ciudadano puede moverse libremente por todo el país, salvo en áreas concretas de alta incidencia susceptibles de ser cerradas previa autorización judicial. En función de su particular situación epidemiológica, las comunidades mantienen restricciones donde sí pueden actuar, mientras esperan a que sus respectivos tribunales se pronuncien para limitar, en caso de así necesitarlo, la movilidad y las reuniones, porque la realidad es que esto no se ha acabado; de hecho, el período de excepcionalidad se cierra con datos que distan significativamente de los objetivos marcados por Sanidad para dar por controlada la pandemia.

Seguir leyendo