Feijoo, sobre el nuevo escenario de gestión del coronavirus: «Imos afrontar o mesmo risco pero con peores instrumentos»

tamara montero / Uxía Rodríguez REDACCIÓN / LA VOZ

SOCIEDAD

Paco Rodríguez

El presidente de la Xunta ha lamentado que el Gobierno central «nin fai nin deixa facer» y que se desentiende de la pandemia, dejando a los jueces en una situación «complicadísima» en la que deberán de actuar como epidemiólogos

06 may 2021 . Actualizado a las 17:28 h.

La gran incógnita era qué pasará en la madrugada del sábado al domingo, cuando el estado de alarma dejará de estar activo y con él, las herramientas con las que hasta ahora las comunidades gestionaban la pandemia del coronavirus. «A nova situación resúmese dun xeito moi simple: imos afrontar o mesmo risco pero con peores instrumentos para xestionalo. Hoxe, seis de maio, non vai haber maior pandemia da que vai haber o día nove».

Lo explicaba el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, en la comparecencia para relatar las medidas restrictivas que funcionarán en Galicia a partir del sábado. La Xunta, aun no compartiendo las decisiones del Gobierno central de dejar en manos del poder judicial la última palabra sobre la gestión de la crisis sanitaria, será «leal» y se adaptará a las circunstancias que marca el Gobierno central, «que en outubro nos dixo que o estado de alarma era imprescindible e que agora pasou a ser completamente innecesario».

Como el resto de comunidades, se enfrenta a la crisis del covid-19 dotándose de una serie de instrumentos dentro de sus competencias y acudiendo a los tribunales para solicitar amparo para aquellas que limitan derechos fundamentales: reuniones, toque de queda y cierres perimetrales.  

Lo hace después de aguardar al último consejo interterritorial, que se produjo este miércoles y que el presidente resumió con que la novedad es que no hay novedad, y la decisión «é que non hai decisións». Es decir, el Gobierno central «desenténdese, nin fai nin deixa facer, coloca os xuíces nunha complícadisima situación, na que deberán actuar como epidemiólogos» y ante sus interpretaciones se dará una u otra situación. 

«Entramos en una cogobernanza atípica», entre presidentes autonómicos, presidentes de los tribunales superiores y el Supremo, una «cogobernanza asimétrica» y que es «inédita e impropia», ha criticado el presidente de la Xunta, que ha insistido en que los ciudadanos no deben sufrir las consecuencias «de que el Gobierno no haya querido legislar».

La situación que se abre este fin de semana tiene partes optimistas, como los pasos que se dan en la vacunación, que aún no está en velocidades óptimas, y otras preocupantes, como el avance de las nuevas variantes (con un nuevo caso de una mujer que llegó desde Nueva Deli). En cualquier caso, este fin de semana cambian «de forma repentina e abrupta» los instrumentos con los que cuentan las comunidades para enfrentarse a la situación.

Se pasa de un «estado de alarma prolongado durante meses» a un nuevo estatus jurídico, que en la práctica «nos retrotrae ao principio de todo, a cando comezou a pandemia». El presidente de la Xunta se preguntaba si alguien entiende que, después de todo lo vivido, «volvamos a xestionar a pandemia como o inicio, como se non aprenderamos nada» durante los últimos 14 meses.

«En marzo pasado, pese a non entender moitas decisións que se tomaron, aceptámolo, porque todo chegou de súpeto e porque a nosa obriga era afrontar a situación cos poucos instrumentos que se tiñan para facelo». La Xunta tampoco entendió que meses después,el estado de alarma, un instrumento excepcional, se volviese cotidiano.

Y desde luego, ahora «volvemos a discrepar do que se está a facer, ou máis ben do que non se está a facer», ha lamentado Feijoo. «Resulta difícil de entender que non se fixera nada para que o marco legal fixera máis simple xestionar a constante que xa é a pandemia nas nosas vidas».

Feijoo ha remarcado varias veces durante su intervención que Galicia no comparte el modo de proceder, pero que se adaptará a la situación «porque no fondo para os cidadáns o importante non é saber con que instrumento xurídico se xestiona a pandemia. para os cidadáns o importante é que xestionemos, que os protexamos dos riscos».

El objetivo seguirá mantener la comunidad en la situación actual de relativa tranquilidad, con 58 días con la incidencia acumulada por debajo de 100 casos de coronavirus por cien mil a 14 días y con más de tres meses con una tasa de positividad baja. La ocupación hospitalaria es también de las menores del Estado y la tasa de mortalidad, la más baja de las comunidades peninsulares. 

Pero para ello es necesaria la colaboración de todos: «Sei que a Xunta non vai estar soa como non o estivo nunca. Necesitamos aos galegos máis que nunca», ha dicho el presidente gallego. Es necesaria la responsabilidad en un momento en el que hay que «xestionar como se non houbese virus en plena pandemia», es decir, salvo restricciones puntuales, la situación será de normalidad a pesar de que el coronavirus sigue circulando. 

Feijoo ha hecho un llamamiento a la población: «Pídolles que se esforcen para que os pasos sexan firmes» y no tener que volver a retroceder en las restricciones. La vacunación y las cepas «non son temas menores», igual que el estado de alarma que finaliza, con mayor circulación de personas, y se podrá salir a la calle sin límite.

«Non podemos relaxarnos», ha advertido el presidente de la Xunta. No solo porque el nuevo marco (sin cierre perimetral y sin toque de queda) puede favorecer un aumento de la transmisión en una comunidad que de momento solo tiene al 35 % de su población inmunizada, sino también porque este nuevo marco trae, sobre todo, incertidumbre.

«Non sabemos como vai afectar a fin dos peches perimetrais, nin se algunha comunidad vai intentar mantelo» y ni siquiera si, de intentarlo podrá obtener el amparo judicial. Tampoco está claro cómo influirá el toque de queda. Algunas comunidades han manifestado su interés en mantenerlo, «pero non estamos seguros de que iso sexa posible, dado que non hai unha lei específica para xestionar a pandemia». Y aun permitiéndose, no está claro cuáles son los criterios que regirían. 

La lógica por la que ha abogado siempre la Xunta es legislar. Crear nuevos instrumentos para gestionar más allá de la excepcionalidad del estado de alarma. Recordó Feijoo que el presidente del Gobierno se había comprometido ante los presidentes autonómicos a avanzar en esta cuestión, pero «non sabemos realmente por que cambiou de opinión».

Una legislación para gestionar crisis sanitarias como la del coronavirus es una necesidad que han expresado la mayoría de los mandatarios autonómicos, de todo signo político, que ha resaltado el Consejo de Estado, que reclaman múltiples juristas y que ya han solicitado las salas de lo contencioso de los tribunales superiores y la Audiencia Nacional. 

Ha recurrido Feijoo a un símil futbolístico para explicar que el Gobierno «desoe o que opina a inmensa maioría» y como un defensa «desbarata xogadas» pero no hilvana «ningunha concreta». Feijoo ha recordado que la propuesta gallega de dotarse de una legislación propia también ha sido abortada por el Gobierno, que ha recurrido un artículo de la Lei de Saúde (ahora suspendido) por ver visos de inconstitucionalidad. «A única solución que se ofrece é xudicializar a pandemia», con lo que esto supone. Solo hay que recordar que el propio Ministerio Fiscal tiene distintos criterios.

Detectan en Vigo un caso de variante india que no tiene relación con el barco

Se trata de una mujer que viajó a Peinador desde Nueva Deli vía Barajas

Ángel Paniagua

Otro caso de la variante india del coronavirus en Vigo. Una mujer de 66 años que volvió de un viaje a la India dio positivo en los últimos días en covid-19. Como había llegado de aquel país, se decidió secuenciar las muestras nasofaríngeas y se descubrió que presenta la variante india del virus. Este caso no tiene ninguna relación con el barco atracado en el puerto de Vigo en el que hay ocho contagiados, cinco de los cuales están hospitalizados.

Se trata del noveno caso que se detecta en Galicia vinculado a la variante india del coronavirus, y el cuarto que se secuencia. Es también el primer caso que procede del entorno social, pues los otros ocho llegaron a Galicia en barco y nunca llegaron a pisar tierra. Esta mujer, según ha desvelado el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, en una comparecencia esta tarde, había viajado a Nueva Deli y tomó varios aviones para volver a España. Aterrizó en Barajas y después viajó a Peinador.

Días después, tuvo síntomas y se le hizo la PCR. Según fuentes oficiales del Servizo Galego de Saúde, se ha puesto en cuarentena a cuatro personas que son contactos estrechos. Esto significa que durante diez días estarán aislados en sus casas y que al cabo de ese tiempo se les hará una PCR para comprobar si se han contagiado. La mujer se encuentra estable y está aislada en su casa.

El linaje B.1.617 del coronavirus, conocido como variante india por su fuerte expansión en este país, tiene varias mutaciones que la pueden hacer problemática. Dos de ellas contribuyen a que sea más transmisible que la variante que predominaba antes, aunque no se sabe todavía si es más contagiosa que la británica, predominante en Galicia al menos desde febrero. Hay una tercera mutación que puede generar una disminución de la acción de los anticuerpos, también los generados por la vacuna. Sin embargo, existe una subvariante india (el subtipo B.1.617.2) que no contiene este tercer cambio. El virus que tiene la señora de Vigo pertenece a esta subvariante. Por lo tanto, es la menos mala de las tres subvariantes indias, toda vez que sí sería sensible al efecto vacunal. Y es también, aunque no tenga relación, la que presentan los marineros del buque Prometheus Leader.

Para conocer todos estos detalles, el servicio de microbiología del Complejo Hospitalario Universitario de Vigo (Chuvi) ha tenido que secuenciar las muestras virales. Se trata de un proceso especializado y complejo en el que las herramientas de bioinformática juegan un papel fundamental para averiguar las casi 30.000 bases que componen todo el código genético del virus y que permiten hacer una descripción detallada del mismo. Este laboratorio detectó los primeros casos de la variante india en España el sábado pasado, y a principios de año ya había secuenciado el primer caso de la variante sudafricana (B.1.351) en el país.

En cuanto a los marineros del Prometheus Leader, en las últimas horas hubo de ingresar en Vithas Vigo un quinto tripulante que hasta ahora no había sido diagnosticado porque no había tenido síntomas. Es un hombre de 61 años. Ahora hay cinco hospitalizados, uno de ellos en la uci, y tres aislados a bordo. El resto, hasta sumar las 22 personas que componen la tripulación, están en cuarentena a bordo.

Vacunación contra el covid de personas de entre 65 y 69 años en Expourense

La vacunación de los menores de 60 años empezará la semana que viene

J. V. Lado

La Xunta de Galicia prevé que la semana que viene todas las personas mayores de 60 años hayan recibido al menos la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus y también empezar a inmunizar a las de 59 hacia abajo, tal como desveló el presidente autonómico, Alberto Núñez Feijoo, al término de la reunión del Comité Clínico de este jueves.

Con los 245.000 citados de esta semana -50.000 de ellos hoy mismo- el Servizo Galego de Saúde cuenta con acabar ya de inyectarle la primera vacuna a todo el grupo de 60 a 65 y empezar también con el de 66 a 69, para completarlo a lo largo de la próxima semana e iniciar la vacunación de las personas de 59 años o menos.

Seguir leyendo