Llamamiento a la responsabilidad ante el fin del estado de alarma

Pablo Gómez Cundíns
Pablo Gómez Cundíns REDACCIÓN / LA VOZ

SOCIEDAD

POLICIA LOCAL DE FERROL

La vigilancia contra las fiestas y botellones se volverá a intensificar como en junio

07 may 2021 . Actualizado a las 08:08 h.

El domingo cambian las normas para combatir el covid y el nuevo escenario requerirá una vigilancia distinta para su cumplimiento. Se levanta el toque de queda, salvo en los concellos con restricciones máximas, pero quedan prohibidas las reuniones entre no convivientes desde la una de la madrugada hasta las seis de la mañana. Hace un año, con el final del estado de alarma, el aumento de botellones y fiestas masivas en domicilios fue notable y, por otro lado, contribuyó a la rápida expansión del virus que se produjo durante los meses posteriores. Fue en ese momento, en pleno verano del 2020 (19 de julio) cuando la Xunta decidió obligar a usar la mascarilla para pasear en la playa y prohibir el botellón, «por motivos de salud pública», según explicó en su momento el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo y recordó en su comparecencia de ayer. Al no estar en vigor el estado de alarma, el Gobierno autonómico se limitó a recomendar no realizar fiestas en domicilios privados. Ir más allá conculcaría derechos fundamentales.

Desde la Xunta emplazan a las reuniones mantenidas esta semana a todos los niveles (desde el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud hasta la extraordinaria del comité clínico que asesora al Gobierno autonómico). «Tendo o parámetro de comportamento nacional para toda España e concretando o alcance e contido das medidas en Galicia, as forzas e corpos de seguridade colaborarán na coordinación do control das medidas de prevención ante o covid-19 adoptadas, como veñen facendo desde o inicio da pandemia», asegura el Ejecutivo gallego.

«Non revertir a situación»

«Desde a Xunta apelamos a manter o sentidiño e imos seguir traballando desde a prudencia en base ás decisións do comité clínico segundo os criterios epidemiolóxicos. E temos que seguir realizando chamamentos á responsabilidade de todos porque, mentres se segue avanzando na vacinación, é fundamental manter os datos en niveis estables para non revertir a situación. A responsabilidade individual seguirá sendo a maior garantía do cumprimento colectivo», advierte la Xunta.

Por su parte, desde la Delegación del Gobierno en Galicia se emplaza al Centro de Coordinación (CECOR) para el cumplimiento de las medidas del estado de alarma que se reunirá mañana, en el que participarán el delegado y la subdelegada del Gobierno (José Manuel Miñones y Pilar López-Rioboo), representantes de las Fuerzas y Cuerpos de Segurida, incluidos la Policía Autonómica y Protección Civil, así como de la Federación Galega de Municipios e Provincias (Fegamp). «Se establecerán dispositivos y acciones determinadas por la Policía y la Guardia Civil, después de trasladar los aspectos en los que incida la Xunta en las decisiones adoptadas tras el comité clínico», aseguran desde la Delegación del Gobierno. En anteriores ocasiones se atendió con especial cuidado la vigilancia de fiestas particulares, botellones y aforos en la hostelería.

«De parte de la Delegación del Gobierno se pide responsabilidad a la ciudadanía. Se trata de ir dando pasos hacia adelante poco a poco y mantener esa línea. No se puede bajar la guardia. Hay que seguir cumpliendo las normas como el uso de mascarilla o mantener la distancia social», concluye.

Multas por fumar sin distancia, consumir en la calle o reuniones masivas

El levantamiento de las restricciones más duras que conlleva el estado de alarma, como la reducción obligatoria de la movilidad nocturna, ya supuso en el verano pasado un aumento notable de las infracciones registradas por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, principalmente por resistencia a la identificación, no llevar mascarilla, realizar botellón o consumir bebidas en los espacios públicos, por fumar sin mantener la distancia de seguridad y por reunirse más personas de las autorizadas en espacio público.

Todo ello, a pesar de que las normas ya estaban vigentes meses antes. Ahora, el decaimiento del estado de alarma recuperará la situación vivida en junio y, aunque las infracciones mencionadas no suelen cometerse en función del horario del toque de queda o de los cierres perimetrales, lo cierto es que las autoridades esperan un efecto parecido al de hace un año.