Estados Unidos apoya la suspensión de las patentes de las vacunas contra el covid

J. V. L.

SOCIEDAD

Katherine Tai, máxima representante de Comercio Exterior de Estados Unidos
Katherine Tai, máxima representante de Comercio Exterior de Estados Unidos Bill O'LearyPOOL

Los países ricos y principales productores se habían opuesto hasta ahora a medidas de este tipo. La OMS aplaude la solución que las farmacéuticas tildan de «simplista y decepcionante»

06 may 2021 . Actualizado a las 21:03 h.

El debate sobre la suspensión de las patentes de las vacunas contra el coronavirus con el objetivo de que puedan llegar al mayor número de personas en el mundo y en el menor tiempo posible acaba de dar un giro de 180 grados. La máxima representante de Comercio Exterior del Gobierno de Joe Biden, Katherine Chi Tai, colgó este miércoles en su cuenta de Twitter un comunicado en el que su muestra claramente partidaria de todo lo contrario a lo que hasta ahora venían defendiendo los países ricos y principales productores. «Estos tiempos y circunstancias extraordinarias piden medidas extraordinarias. Estados Unidos apoya la exención de la protección de la propiedad intelectual en las vacunas contra el covid-19 para ayudar a poner fin a la pandemia y participaremos activamente en las negociaciones en la Organización Mundial del Comercio para que eso suceda».

El anuncio, aparte de provocar un hundimiento prácticamente inmediato de las acciones de Pfizer, BioNTech, Novavax y Moderna en la bolsa estadounidense, cambia por completo las expectativas de un movimiento respaldado fundamentalmente por países empobrecidas y en vías de desarrollo, así como de organizaciones internacionales integradas en la Alianza de Pueblos para la Vacuna (PVA), que llevan meses presionando para que los países ricos suspendan las patentes de los sueros contra el covid.

Hasta ahora más de 100 países, liderados por India y Sudáfrica, habían impulsado la iniciativa que Estados Unidos, Reino Unido, Japón y la Unión Europea mantienen bloqueada, con lo que el cambio de posición estadounidense podría tener un efecto más que significativo en el seno de la Organización Mundial del Comercio.

Siete de cada diez ciudadanos apoyan la suspensión

Siete de cada diez ciudadanos de los países del G7 defienden la exención de patentes de las vacunas contra el coronavirus y creen que los Gobiernos deberían obligar a las grandes farmacéuticas a compartir el conocimiento y la tecnología de los inmunizadores, aseguran Amnistía Internacional y Alianza Vacuna para el Pueblo.

Estas son cifras que se desprenden de una nueva encuesta de esta organización, que precisa que los ciudadanos consideran que habría que compensar de forma justa a las empresas farmacéuticas por el desarrollo de vacunas, aunque «debe evitarse que mantengan el monopolio sobre ellas».

No obstante, a pesar del amplio apoyo ciudadano, los Gobiernos de estos países siguen oponiéndose a una exención de los derechos de propiedad intelectual de las vacunas contra el covid-19, por lo que la Alianza Vacuna para el Pueblo --una alianza de organizaciones y líderes-- insta a los dirigentes del G7 a apoyar esta iniciativa en la reunión de los ministros de Asuntos Exteriores y Desarrollo que se celebrará este miércoles en Londres.

El mayor apoyo a la intervención del Gobierno en este sentido se ha registrado en Italia, donde el 82 por ciento de las personas encuestadas se han declarado a favor, mientras le sigue Canadá, con un 76 por ciento. Una cifra que se sitúa en el 74 por ciento en Reino Unido, donde el primer ministro, Boris Johnson, «ha atribuido el éxito de la vacunación a la 'avaricia' y el 'capitalismo'».

En cuanto a Estados Unidos, el 69 por ciento de las personas estarían a favor de la intervención de las autoridades en la exención de patentes, en Japón sería un 58 por ciento de la ciudadanía, mientras que en la Unión Europea también sería esta la opinión mayoritaria.

En este sentido, la directora general de campañas y políticas de Global Justice Now, Heidi Chow, remarca que «la ciudadanía no quiere que las grandes empresas farmacéuticas tengan el monopolio de unas vacunas que se desarrollaron en gran medida gracias a fondos públicos», ya que se tratan de «un bien público global que debería estar a disposición de todas las personas, en todo el mundo».

«Seguir bloqueando la puesta en común de tecnologías que salvan vidas sería un enorme fallo de liderazgo, y solo serviría para prolongar el inmenso dolor y sufrimiento provocados por esta pandemia», añade el director de Justicia Económica y Social de Amnistía Internacional, Steve Cockburn.

Una «solución simplista» y «decepcionante», según las farmacéuticas 

La Federación Internacional de Fabricantes y Asociaciones Farmacéuticas (IFPMA) califica de «decepcionante» el apoyo expreso de Biden a una suspensión de las patentes en las vacunas contra el covid y asegura que la polémica decisión «no aumentará la producción de dosis».

Las farmacéuticas insisten en que la medida «puede llevar a la desorganización», según un comunicado de la federación global de farmacéuticas publicado la madrugada de este jueves, en el que señalan que deben solucionarse otras limitaciones a la producción de dosis «como la eliminación de barreras comerciales o de cuellos de botella en el suministro de materias primas y otros ingredientes».

«La única forma de garantizar un rápido aumento de las vacunas y un acceso equitativo de ellas para todos sigue siendo un diálogo pragmático y constructivo con el sector privado», añadió la IFPMA.

La organización añade que «está completamente a favor de garantizar que las vacunas se compartan de forma rápida e igualitaria en todo el mundo, pero una suspensión es una solución simplista y equivocada a un problema muy complejo».

La OMS aplaude la decisión

El director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, celebró este jueves el apoyo expreso del presidente estadounidense a una suspensión de las patentes de las vacunas contra el coronavirus, algo que consideró «clave en la lucha contra el covid».

Para la OMS, el anuncio de Biden «es un gran ejemplo del liderazgo estadounidense a la hora de afrontar desafíos sanitarios globales». 

«No me sorprende el anuncio, es lo que esperaba de la Administración del presidente Biden», añade el director general de la organización en un comunicado. «Felicito a Estados Unidos en esta decisión histórica para conseguir una igualdad en las vacunas y dar prioridad al bienestar de todos en momentos críticos.