El Gobierno aprueba un decreto para que las comunidades puedan limitar derechos fundamentales tras el 9 de mayo

El Ejecutivo pasa de decir que las regiones tendrán mecanismos legales suficientes tras el estado de alarma, a anunciar un cambio para que puedan recurrir al Supremo y las medidas anticovid no sean dispares en España

Pedro Sánchez, en el Congreso de los Diputados
Pedro Sánchez, en el Congreso de los Diputados

Redacción / La Voz

Faltan solamente cinco días para que en España decaiga el estado de alarma. Aunque algunas comunidades, entre ellas el País Vasco y Galicia, llevan tiempo pidiendo al Gobierno que reconsidere su postura y prorrogue este estado de excepción para evitar problemas legales a la hora de establecer las normas para protegerse del covid, la respuesta del Ejecutivo siempre era la misma. Todos a una, Pedro Sánchez y sus ministros insistían una y otra vez que con la legislación ordinaria era suficiente para que las regiones aplicasen medidas frente al coronavirus. El presidente apelaba incluso a que todo pasaría a depender del Consejo Interterritorial de Salud, obviando que este es un mero órgano de coordinación entre las comunidades y Sanidad sin verdadero poder ejecutivo, tal y como destacan de forma continúa tanto juristas como especialistas en Derecho. 

Hoy las tornas han cambiado. Esta mañana, en el marco del Consejo de Ministros, se ha aprobado un decreto que, en síntesis, trata de maquillar el fin del estado de alarma. Es un volantazo en toda regla, ya que pasa de considerarse que las comunidades tienen mecanismos suficientes para tomar medidas tras el 9 de mayo con la legislación ordinaria en vigor a buscar un apaño legal para las regiones, sobre las que recaerá todo el peso de las decisiones en cuanto finalice el estado de alarma. 

Con las normas actuales, cuando decaiga el estado de alarma, cada comunidad tiene que elevar a su correspondiente tribunal superior de justicia las medidas que pretenda aplicar, si se trata de restricciones que atañen a los derechos fundamentales. Puede ocurrir, como ya sucedió en verano, que unos tribunales acepten esas medidas y que otros no, porque la ley que las ampara, que data de 1986, es muy inconcreta e imprecisa, por tanto no todas las salas harán la misma interpretación y las medidas entre las comunidades podrán ser dispares. ¿Qué hace ahora el Gobierno? Aprueba un decreto y permite que las comunidades, si su correspondiente tribunal superior de justicia rechaza las  medidas limitativas de los derechos fundamentales que proponga (pongamos, por ejemplo, que quieren tener la comunidad cerrada perimetralmente más allá del 9 de mayo) pueda presentar ante el Supremo un recurso de casación, algo hasta ahora no contemplado. El Supremo contestará y puede sentar jurisprudencia, haciendo que las normas anticovid se acaben unificando en toda España y las regiones no tengan que estar a expensas de lo que interprete cada tribunal a la hora de tratar de contener la pandemia en sus respectivos territorios. 

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, fue la encargada, tras el consejo de ministros, de explicar el decreto aprobado por el Ejecutivo. Contó que, efectivamente, los gobiernos autonómicos tendrán esa puerta abierta, la de recurrir al Supremo, si sus correspondientes tribunales superiores de justicia no avalan las medidas limitativas de los derechos fundamentales que se propongan. Dijo que deberán presentar un recurso de casación ante el Tribunal Supremo y que este, en base al decreto aprobado hoy, la sala tiene cinco días para contestar. Calvo señaló que este cambio legislativo servirá «para dar tranquilidad a las autonomías». 

La intervención de Calvo supuso un antes y un después en algunas cuestiones. Hasta ahora, el Gobierno consideraba que el toque de queda no se podría aplicar a partir del 9 de mayo. Pero la vicepresidenta primera hoy dejó la puerta abierta a ello. Así, indicó que lógicamente la medida general para toda España caerá en cuanto se termine el estado de alarma. Pero que las comunidades podrán solicitar a sus correspondientes tribunales un toque de queda propio para su región y, si esa sala no lo avala, tratar de que el Supremo lo haga a través de un recurso de casación ante el mismo, que se resolverá en los cinco días citados. Y lo mismo ocurre con otras medidas limitativas de los derechos fundamentales como los cierres perimetrales. En el caso de Galicia esta cuestión es fundamental. No hay que olvidarse que la incidencia de la cuarta ola es mucho menor en el territorio gallego que en comunidades de las que habitualmente se recibe un alto número de visitantes, como Madrid. Por tanto, es importante saber si a partir del 9 de mayo podrán entrar ciudadanos de otras regiones o no. Según Calvo, la Xunta podrá solicitar ese cierre perimetral de la región si así lo estima oportuno y tendrá dos posibilidades para que se lo concedan: o bien puede hacerlo el TSXG o, si este lo rechaza, tratar de que lo avale el Supremo. Es decir, el decreto aprobado hoy deja todas las grandes decisiones en manos del Tribunal Supremo, concretamente, de la sala contenciosa del mismo. 

Calvo justificó de muy distintas maneras la aprobación de este decreto. Pero insistió en una idea: que se opta por esta vía y no por la del estado de alarma por una cuestión de respeto a la cogobernanza y porque las situación de las comunidades autónomas es distinta «y no sería coherente ni lógico aplicar los mismos rigores a unas que a otras». Calvo señaló también: «Sería poco razonable pretender que tuviéramos que tomar decisiones tan drásticas para todos los territorios y para todos por igual. El Gobierno entiende que es mucho más razonable, modulado, ponderado y proporcional a cada situación que los gobiernos autonómicos tomen sus decisiones».

Prórroga de medidas económicas 

El decreto que este martes vio la luz en el consejo de ministros también incluye medidas para controlar los pasajeros internacionales, y aprueba la prórroga de algunas medidas del escudo social cuya vigencia iba ligada al estado de alarma, como la posibilidad de cobrar la jubilación y seguir ejerciendo la medicina o la enfermería para la gestión del covid-19. También se mantiene la suspensión de las reuniones de las Juntas de propietarios hasta el 31 de diciembre. Y se mantiene hasta el 9 de agosto la garantía de suministro de agua y energía y el bono social; la suspensión de los desahucios y la prórroga extraordinaria de los contratos de arrendamiento de vivienda habitual; y la consideración de servicios esenciales a los recursos contra la violencia de género.

Cataluña anuncia el fin del toque de queda y del confinamiento perimetral a partir del domingo

Seguirán vigentes la limitación de aforos y de encuentros sociales a un máximo de seis personas, aunque el horario de restauración se amplía hasta las 23 horas

El vicepresidente del Govern en funciones de presidente sustituto, Pere Aragonès, ha anunciado este martes que el próximo 9 de mayo, con el fin del estado de alarma, se levantará el toque de queda y el confinamiento perimetral de Cataluña.

Tras la rueda de prensa del Consell Executiu, Aragonès ha justificado la decisión por la consolidación de la tendencia a la baja de los datos epidemiológicos y el buen ritmo del proceso de vacunación. «A partir del 9 de mayo se levantará el confinamiento nocturno, pero el Govern no descarta aplicar alguna medida si los datos empeoran en un futuro», ha señalado Aragonès, que ha asegurado que la Generalitat dispone de las herramientas jurídicas necesarias para gestionar la situación. 

Aragonès ha afirmado que el toque de queda quedará sin efecto a partir del mismo domingo porque ya no lo ven necesario ante la mejora de los datos epidemiológicos y el «buen ritmo» de vacunación, pero ha avisado de que no descartan volver a aplicarlo si la situación sanitaria empeora en el futuro. «Ahora mismo no lo necesitamos», ha argumentado, y ha defendido que en los últimos días se ha consolidado la tendencia a la baja de la incidencia del Covid-19 en Cataluña.

Con el levantamiento de esta medida, se dará la circunstancia de que el sábado a las 22.00 horas comience el toque de queda porque todavía estará vigente el estado de alarma, pero dos horas después, a partir de las 00.00 de la medianoche, ya no habrá restricciones.

NO GENERAR CONFUSIÓN

El vicepresidente ha explicado que el Govern ha descartado hacer modificaciones legislativas urgentes ante el fin del estado de alarma porque considera que con las herramientas que tienen ya existe la «cobertura jurídica» necesaria para tomar las medidas necesarias en estos momentos para hacer frente a la pandemia.

Ha sostenido que el Ejecutivo catalán había estudiado la posibilidad de hacer modificaciones en la Ley de Salud Pública para aplicar restricciones sin estado de alarma pero finalmente lo ha rechazado para no generar «más confusión» a la ciudadanía.

Considera que, al no necesitar el toque de queda en estos momentos por la mejora de la situación epidemiológica, es mejor esperar a ver cómo se acaba definiendo el marco jurídico en toda España tras el fin del estado de alarma: «Una vez el marco jurídico estatal quede claro, miraremos las fórmulas para tener estas herramientas cuando sea necesaria. Como a día de hoy no las necesitamos, lo haremos cuando sea sólido y no haya ningún tipo de duda para que haya seguridad jurídica».

Además, Aragonès ha llamado a la responsabilidad de la ciudadanía porque la pandemia continúa pese a que no haya toque de queda, y ha apuntado que las restricciones que se mantendrán se aprobarán entre este miércoles y el jueves para tener el tiempo suficiente para que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) las pueda avalar para que sean vigentes a partir del domingo.

limitaciones de aforo y reuniones

En este sentido, Budó ha recordado que, pese a levantarse el toque de queda y la ampliación del horario de la restauración hasta las 23.00 horas, seguirán estando vigentes otras restricciones, como la limitación de los aforos y de los encuentros sociales a un máximo de seis personas: «Que no tengamos un estado de alarma no significa que la pandemia esté controlada», ha advertido.

Ha remarcado que medidas como el toque de queda no se deben aplicar más allá de los necesario porque limitan derechos fundamentales, y ha criticado que el Gobierno central lo decretó «de forma unilateral y sin consultar al resto de personas que están al frente de la gestión de la pandemia», y que continúa tomando decisiones unilateralmente, según ella.

mejora epidemiológica

 Los indicadores epidémicos señalan una consolidación de la mejora en Cataluña, donde la propagación del virus ha vuelto a bajar de uno y los hospitales empiezan a notar cierto descenso, aunque en las últimas 24 horas se han diagnosticado 1.260 contagios y se han notificado 20 fallecimientos por covid

Según los datos actualizados este martes por el Departamento de Salud, el número de enfermos de coronavirus hospitalizados hoy es de 1.572, un total de 53 menos que ayer, de los que hay 479 en las UCI, un número de pacientes graves que se mantiene estable desde el domingo.

La velocidad de propagación del virus (Rt) se ha situado en 0,97, cuatro centésimas menos que ayer, lo que indica que cada 100 infectados contagian a una media de 97 personas y con ello mengua poco a poco la epidemia, un indicador que mejora por cuarto día consecutivo.

El riesgo de rebrote (EPG), que mide el crecimiento potencial de la epidemia, es de 265 puntos, diez menos que la víspera, y la incidencia acumulada de casos por cada 100.000 habitantes a 14 días (IA14) baja a 272 casos, dos menos que el día anterior.Desde el inicio de la pandemia, a finales de febrero de 2020, el número total de casos confirmados en Cataluña por todo tipo de pruebas es de 654.746, de los que 1.260 se diagnosticaron ayer.

En los últimos 7 días se han confirmado con pruebas PCR o test de antígenos un total de 10.101 positivos, cifra que baja ligeramente y que supone una media de 1.443 infectados diarios, con una tendencia a la baja que ya dura cinco días consecutivos, aunque aún por encima del millar que se considera el umbral para poder hacer una buena trazabilidad de los contagios.

El número de fallecidos por COVID en Cataluña desde el inicio de la pandemia es de 21.921, de los que 20 han sido notificados en las últimas 24 horas, mientras que en los últimos 7 días han fallecido en la comunidad 103 personas por la infección, de nuevo por encima de los cien muertos en una semana, con una media de 14 al día.

La positividad, es decir, el porcentaje de positivos en pruebas PCR y test de antígenos, se sitúa en el 5,98 %, un total de 27 centésimas menos que el día anterior, pero aún por encima del 5 % que la OMS señala como umbral de control de la epidemia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

El Gobierno aprueba un decreto para que las comunidades puedan limitar derechos fundamentales tras el 9 de mayo