El fin de las disputas entre cónyuges por el Libro de Familia

Javier Becerra
Javier Becerra REDACCIÓN

SOCIEDAD

.

Abogados matrimonialistas aplauden la decisión de poner fin a un documento que a veces generaba tensiones que acababan en una reclamación vía burofax

01 may 2021 . Actualizado a las 18:22 h.

Quien acuda a un Registro Civil el lunes a solicitar el Libro de Familia se encontrará con una negativa. Desde ayer no se expide este documento que acompañó a las familias españolas durante más de un siglo y que se concedía con la inscripción del matrimonio, el nacimiento del primer hijo y la adopción. Eso ya es historia. En adelante, funcionará un registro individual digital que se asignará con el nacimiento y al que se accederá telemáticamente con una clave.

Más allá del valor sentimental que pueda despertar esa cartilla de portada azul y letras doradas, la nueva regulación se presenta ventajosa para el ciudadano. En adelante, podrá hacer gestiones telemáticas en su registro sobre los cambios que antes quedaban plasmados en el libro y obligaban a hacer desplazamientos.

Pero además el cambio tiene otro efecto. Se evita que se convierta en objeto de controversia entre los cónyuges cuando surge una situación de separación y divorcio. «En contra de lo que a veces se piensa, el Libro de Familia no era necesario para acompañar una demanda de divorcio, pero sí que se usaba a veces como arma arrojadiza», señala Ignacio Bermúdez de Castro, abogado especializado en familia.

El problema radica en que se trata de un documento que normalmente se solicita para algunas gestiones, especialmente con menores de edad. El cónyuge que se quedaba con él podía negarse a darlo al otro, paralizando todos esos movimientos. «Se llegaba a poner acciones judiciales para que una parte le diera a otra documentos como este, el pasaporte o el DNI», confirma el abogado.

Pablo Romero, abogado civilista del despacho Xeito Abogados, opina que se trata de un cambio muy positivo: «Era un documento que en los divorcios daba muchos problemas de cabeza. A veces se llegaba a extremos como mandar un burofax donde uno de los progenitores le pedía al otro el Libro de Familia. El que se pueda acceder a los datos de manera electrónica lo facilita todo».

Cambio previsto en el 2011

Ello es consecuencia de la decisión de suprimir el sistema de divisiones en secciones del registro —nacimientos, matrimonios, defunciones, tutelas y representaciones legales— en favor de ese registro personal y digital. El cambio se realizó en virtud de la Ley 20/2011 del Registro Civil. En su artículo 5 dispone que en dicho registro singular «constarán los hechos y actos relativos a la identidad, estado civil y demás circunstancias». También que este se abrirá con el nacimiento «o con el primer asiento que se practique». Y que en dicho registro «se inscribirán o anotarán, continuada, sucesiva y cronológicamente, todos los hechos y actos que tengan acceso al Registro Civil».

El Libro de Familia ha durado 106 años. Su origen data de 1915, cuando reinaba Alfonso XIII. Se impuso con un pragmático fin: agrupar en un único documento toda la información referida a una familia. Sin embargo, dicha clasificación se ha ido quedado obsoleta con el pasado del tiempo. Se impuso el modelo individual que propugnó la ley del 2010, aprobada con Zapatero y que ahora se materializa.

Se dice así adiós a las fotocopias del Libro de Familia para los trámites con menores. Adiós a las tediosas solicitudes de duplicados. Y, por supuesto, adiós a las disputas en los casos de divorcio para ver quién se queda con el original.

El adiós definitivo del Libro de Familia

La Voz

El Libro de Familia en formato de papel dejará de expedirse a partir de hoy y será sustituido por un registro individual que se abrirá a cada recién nacido, al que se asignará un código personal, y donde se inscribirán todos los hechos relativos a la identidad y estado civil, entre otros. Tal y como informa Europa Press, es debido a la Ley 20/2011, de 21 de julio, del Registro Civil, que suprime el tradicional sistema de división del Registro Civil en secciones -nacimientos, matrimonios, defunciones, tutelas y representaciones legales- y crea un registro individual para cada persona.

Seguir leyendo