Sanidade enfría las expectativas de la desescalada: los bares no abrirán más allá de las 21.00 horas por el momento

Uxía Rodríguez
U. RODRÍGUEZ LA VOZ

SOCIEDAD

El conselleiro Julio García Comesaña
El conselleiro Julio García Comesaña Paco Rodríguez

Julio García Comesaña asegura que la evolución de la pandemia en Galicia sigue siendo estable, pero con una «lixeira tendencia á alza»

25 abr 2021 . Actualizado a las 14:25 h.

No habrá grandes cambios esta semana en Galicia. Aumentar el horario de cierre de bares y cafeterías más allá de las 21.00 horas está descartado, es más, ni siquiera estará en la mesa de la reunión del comité clínico del próximo martes. Hay que recordar que los restaurantes sí pueden abrir hasta las once de la noche desde el pasado día 16 de abril con una serie de condiciones -medidores de CO2, registro de clientes y licencia-. ¿Por qué? Pues porque aunque la tendencia sigue siendo estable en la comunidad, hay una leve subida que hace que haya que echar el freno.

«Non podemos avanzar moi rápido na desescalada, esa lixeira tendencia á alza e o que está pasando no resto de comunidades autónomas fainos ser prudentes e estudiar todo moi ben. Estamos na parte de planificar a medio prazo e non de xeito inmediato», aseguró en la Radio Galega Julio García Comesaña este domingo. Como recordó el conselleiro de Sanidade, Galicia ha pasado de una incidencia acumulada a 14 días de 77 casos por cien mil habitantes que había antes y durante la Semana Santa, a los 90 actuales. La incidencia a siete días está en la mitad que la incidencia a 14, si aumenta a más de esa mitad se consideraría, según Comesaña, una señal de alarma. «Estabilidade con lixeira tendencia á alza e, polo tanto, preocupados e ocupados por esta situación», insistió el conselleiro. 

El comité clínico no valorará igualar el horario de la hostelería, de modo que la diferenciación en el cierre de restaurantes y bares todavía seguirá algún tiempo, ¿hasta cuándo? Según Sanidade, mientras la incidencia y el resto de parámetros en Galicia no comiencen a bajar no se relajarán más las medidas en este sector. 

La posible apertura del ocio nocturno está todavía en un horizonte más lejano. La Xunta planea hacer una prueba piloto consensuada entre el comité clínico y el sector basada en varias líneas: entradas y salidas de los locales, calidad del aire, registro de clientes. En este aspecto, Comesaña recordó que la suspensión del ocio nocturno está establecida en una orden del Ministerio de Sanidad del pasado agosto, algo que se tendría que modificar. 

Galicia vuelve a superar los 3.000 casos activos

 

Un goteo lento, leve, pero continuo de casos. Es lo que ha llevado a Galicia a superar de nuevo la barrera de las 3.000 personas infectadas que había dejado atrás hace más de un mes. Son 3.016, 39 más que ayer. El aumento ha sido prácticamente continuo desde el final de la Semana Santa, la diferencia es que en esta ola no hay una explosión de contagios ni una transmisión descontrolada como en ocasiones anteriores. La comunidad lleva veinte días sumando una media de 40 casos diarios. En los veinte días posteriores a Reyes, por ejemplo, la media fue de 729 casos más cada 24 horas, pasando de 6.700 pacientes a 21.293. 

Entre las seis de la tarde del viernes y la misma hora del sábado se detectaron 211 positivos después de realizarse más de 9.000 PCR. Esto indica que la tasa de positividad, que refleja en última instancia que la expansión del virus está controlada, sigue en el entorno del 2%, muy lejana al límite del 5% marcado por la OMS.

En un repaso por áreas sanitarias, Vigo continúa siendo la más afectada en cuanto a positivos, con 72 en las últimas 24 horas, y a la cabeza de casos activos, que ascienden a 874 (31 más que en el balance anterior). Las cifras también empeoran en A Coruña con 40 contagios y 738 infectados (nueve más). El área de Pontevedra es la siguiente con la peor situación en estos parámetros, 481 enfermos de covid-19 (12 más) tras detectar 35 positivos. Al otro lado de la balanza están el resto de demarcaciones. Santiago cuanta con 343 pacientes (3 menos), Ourense con 255 (10 menos), Lugo con 206 (1 más) y Ferrol con 119 (1 menos).

En los hospitales gallegos hay 15 ingresados más que en el balance anterior. Los pacientes en uci suman tres y ascienden a 46, mientras que en planta son 158 los enfermos de covid-19. En las unidades de críticos la presión ha aumentado un 65 % en los últimos diez días. Las cifras están muy lejos del pico alcanzado en febrero -254 ingresados en la peor situación- y Galicia sigue teniendo una de las tasas más baja de ocupación en estas unidades, un 5,39 % frente al 22,80 % de la media estatal. La subida de la carga en las ucis es común en el conjunto del país y se debe a que nunca llegaron a «vaciarse» tras el fuerte envite de la tercera ola y que, además, las estancias son más largas ya que los pacientes son más jóvenes.