La borrasca Lola se intensifica y obliga a activar avisos por lluvias intensas

En una hora las fuertes precipitaciones podrían acumular hasta 15 litros por metro cuadrado

Nubes de tormenta en Ourense
Nubes de tormenta en Ourense

Si algo tiene la primavera desde el punto de vista meteorológico es su variabilidad. Junto al otoño es la época del año más complicada para afinar con el pronóstico. Además, la situación atmosférica actual genera todavía más incertidumbre.

En Galicia hay dos tipos de lluvia principalmente. Una, la más habitual, es la frontal. Las borrascas tienen asociadas grandes estructuras que descargan un tipo de precipitación persistente. Este tipo de lluvia resulta más sencillo de predecir. Las bajas presiones y los frentes se pueden observar desde los satélites y hacer una estimación aproximada de cúando van entrar y salir de la comunidad.

Después está el tipo de lluvia de carácter convectivo, la que tendremos este fin de semana en el territorio gallego. Aparece cuando se mezclan masas de aire de diferente temperatura, en este caso cálido en superficie y frío en altura, que genera una nube de desarrollo vertical o cumulonimbo que descarga una precipitación más ocasional e intensa, que puede caer en forma de granizo y con tormenta. El comportamiento de este tipo de lluvia es realmente difícil de modelizar porque depende de muchos factores como, por ejemplo, la orografía o que el aire esté más frío o caliente de lo que se pensaba en principio. Por ello, suele generar cambios constantes en la predicción y a menudo dar sorpresas desagradables.

Con la borrasca Lola ha sucedido justo esto. Hace 48 horas los modelos estaban mostrando una situación normal en cuanto a la lluvia, pero se ha complicado de tal forma que ahora tanto la Aemet como MeteoGalicia se han visto obligados a activar un aviso de color amarillo en las provincias de A Coruña y Pontevedra por fuertes precipitaciones. Entre las 14 y las 20 horas podrían llegar a caer hasta 15 litros por metro cuadrado en sesenta minutos. Y, además, con tormentas. Lo que no ha cambiado son las temperaturas, que marcarán valores altos, por encima de los 23 grados prácticamente de manera generalizada.

El domingo será otra jornada con inestabilidad, más por el aire frío en las capas altas que inyecta la borrasca Lola que por el cálido en superficie. Los chaparrones tormentosos afectarán a las cuatro provincias y las máximas seguirán superando los 22 grados.

El lunes vuelve la circulación del nordés y, por tanto, será una jornada algo más estable, con apertura de claros y todavía con temperaturas máximas bastante agradables. Por la tarde no se descarta que pueda caer algún chaparrón tormentoso en la provincia de Ourense. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La borrasca Lola se intensifica y obliga a activar avisos por lluvias intensas