El tamagotchi, el juguete que arrasó en los noventa, vuelve 25 años después

Javier Becerra
Javier Becerra REDACCIÓN

SOCIEDAD

.

La mascota virtual cuenta ahora con cámara, permitiendo a los niños fotografiarse, cocinar y explorar el mundo.

22 abr 2021 . Actualizado a las 17:37 h.

Nació en 1996 y supuso toda una revolución en el mundo de los juguetes. Configurado por su creadora Aki Maita como una mascota virtual, pretendía inculcar en los niños la responsabilidad de cuidar a un animal de compañía. Los pequeños tenían que alimentar a aquel dispositivo de forma de huevo. También jugar con él y controlar su horario de sueño. Se llamaba tamagotchi y ese nombre exótico se convertiría en algo totalmente común.

Rápidamente se difundió entre los más pequeños, convirtiéndose en todo un fenómeno social. A finales de los noventa era raro encontrarse a algún niño en España sin su tamagotchi. Generalmente, al lado de unos padres totalmente desconcertados ante lo sorprendente de aquel juguete que nada tenía que ver con lo anterior. Irrumpía cuando los móviles eran aún un lujo y se empezaban a difundir el uso de los buscas. Se calcula que en su día se vendieron más de 82 millones de unidades de este.

Ahora, un cuarto de siglo después de aquello, la empresa Bandai recupera un juguete que hoy en día ya tiene las mismas resonancias retro que los Playmobil o las barriguitas. La nueva versión se llama Tamagotchi Pix. Llega totalmente actualizada, con funcionalidades que se adaptan al momento actual. Así el juguete incorpora por primera vez cámara, permitiendo a los niños fotografiarse, cocinar y explorar el mundo.

En todo caso se mantiene el aspecto original con sus tres botones (ahora táctiles) y su esencia. En ese sentido continúa siendo clave la educación del tamagotchi. Esta afectará a la jugabilidad, configurando las salas personales e incluso determinando la futura profesión de la mascota cuando regrese a su planeta.

No necesita conexión a Internet, y permite conectarse con el tamagotchi de un amigo mediante un código QR, para jugar juntos y enviarle regalos. En agosto está previsto que permitirá conectarse online para ampliar la experiencia con nuevas misiones, objetos y regalos. Quien lo desee lo puede elegir en rosa o morado y cuesta 59,99 euros. Está previsto que llegue a las tiendas en mayo. Generará nostalgia entre los que hoy se encuentran en la treintena. Habrá que ver si interesa en los niños criados entre tablets, móviles, conversaciones de zoom y consolas.