Rocío Flores, tras dejar a su madre, Rocío Carrasco, inconsciente: «Papá, ya está hecho»

Rociito explicó los motivos por los que su hija le pegó, unos hechos por los que la menor fue condenada por «malos tratos habituales». «La paliza de mi hija es la obra maestra de Antonio David», afirmó


Redacción / La Voz

Rocío Carrasco se sentó este miércoles en Telecinco para hacer un alto en el documental en el que narra su vida y responder a algunas de las preguntas que han surgido desde que se estrenó. Jorge Javier Vázquez y Carlota Corredera se encargaron de recibir en plató a la hija de Rocío Jurado, que regresaba a la televisión para hablar de su vida. 

Antes de su entrada, el espectador pudo ver a Rocío Carrasco caminando por los pasillos de Mediaset mientras que Blas Cantó, representante de España en el próximo festival de Eurovisión, interpretaba el tema de Rocío Jurado Como alas al viento.

La protagonista de la noche apareció en plató muy emocionada y dándole las gracias al cantante, que le susurró un "yo sí te creo".

Vestida con un traje azul klein y con el peinado que luce desde hace tiempo, con un lado de la cabeza rapado al cero y su larga melena rizada suelta, Rocío Carrasco se mostró muy nerviosa en los primeros minutos de su regreso a televisión.

La entrevista comenzó con unas imágenes de hace solo unos días de su hija Rocío Flores. La joven, que colabora en El programa de Ana Rosa, rogaba a su madre que le cogiese el teléfono. «Mamá, llámanos. A tus hijos no te los ha arrancado nadie», le dijo el pasado viernes. 

Rocío Carrasco confirmó que era cierto que su hija se había intentado poner en contacto con ella tras nueve años de separación. La hija de Rocío Jurado confirmó que Rocío Flores la había llamado en tres ocasiones en los últimos días, y anteriormente el 3 de diciembre del 2020, pero desmintió que lo haya hecho antes. La entrevistada negó además que en algún momento le hubiese contestado «no vuelvas a llamar aquí, no soy tu madre», como su hija aseguró hace tiempo al narrar sus intentos de relacionarse con su madre. 

Sobre los motivos por los que no le coge el teléfono ni mantiene relación alguna con sus dos hijos, Rocío Carrasco explicó que no está «preparada para eso»: «Sé que ella tampoco, sé que las condiciones no son las idóneas y que todo lo que gira alrededor no es el ambiente idóneo». Rocío Carrasco considera que necesita más tiempo y que lleva años trabajando para ello de la mano de «terapia y fármacos». Aseguró además que el equipo médico que la trata desde hace años por el «síndrome ansioso depresivo moderado y grave cronificado en el tiempo» que sufre, le desaconsejó responder a esas llamadas. «No quiero volver a tener vómitos, a lo de antes… me ha costado mucho», confesó en la entrevista, temiendo volver a pasar por momentos como su intento de suicidio. «Tengo detrás un equipo de profesionales que me dice que no haga eso porque puedo volver al principio de todo. A la casilla de salida», relató. 

La agresión de Rocío Flores a su madre

Rocío Carrasco habló por primera vez, y antes a la emisión del capítulo en el que se aborda, de la agresión que sufrió por parte de su hija hace casi diez años, y que terminó con la menor, que por aquel entonces tenía quince años, condenada por un juez por malos tratos continuados a su madre. Como ya se publicó hace un año, cuando Rocío Flores participaba en el reality Supervivientes, los hechos ocurrieron el 27 de julio del 2012 y la discusión comenzó por una nectarina

Rociito aseguró que ella nunca denunció ni denunciaría a su hija, pero que al tener que acudir al hospital, la Fiscalía actuó de oficio y por eso fue condenada. «Aquella mañana Rocío me agredió, pero no era ella la que me pagaba, era su padre. Porque quiero dejar claro ya, desde el principio, que mi hija fue verdugo porque antes fue víctima de esa persona (Antonio David Flores). Y era muy vulnerable», relató. 

Jorge Javier Vázquez, haciendo referencia al momento de la agresión, le preguntó cuándo había dejado de pegarle Rocío Flores. «Yo estaba inconsciente en el suelo y ella se asustó, pero nunca se preocupó por como estaba después de pegarle».

Tras eso, la menor abandonó el domicilio y se subió en el coche del chófer y desde allí hizo una llamada a su padre. «Mi hija me pega, se monta en un coche, que yo lo tenía puesto para que la llevase al cursillo de verano, y según se sube saca un móvil, descuelga el teléfono y habla con su padre. No voy a decir lo que dijo…», aseguró en primer lugar, para finalmente revelar el contenido de esa conversación. Rocío Carrasco explicó a continuación que conoce lo que su hija le comunicó a su padre por el testimonio del conductor. «Sé por el chófer, que tuvo que declarar, que mi hija cogió su móvil y llamó a su padre y le dijo: 'Papá, ya está hecho'», aseguró. 

«La paliza de mi hija es la obra maestra de Antonio David», afirmó Rocío Carrasco. Eso sí, pidió que no se cargue contra su primogénita. «No la ataquen a ella. Ella no tiene la culpa. La culpa la tiene otra persona que es el responsable que ella actuara de esa forma», añadió. Por el momento, Rocío Flores guarda silencio. 

La intervención de Fidel Albiac en directo

La noche contó con varias intervenciones de apoyo a Rocío Carrasco, pero la más importante fue la de su pareja, Fidel Albiac, que entró en el programa a través de videollamada. «Me produce tanto daño y dolor verla, y volver a escuchar, repetir tantas veces e incluso tener que justificarse…», decía el marido de la entrevistada, que reconocía que no estaba viendo el programa.

«Me han puesto como 300 millones de trapos desde el minuto cero», decía de todo lo que se ha dicho de él en los úlitmos veinte años. Rocío Carrasco aseguró que «eso es lo que ha sembrado la otra persona, todo lo que me ha hecho a mí, se ha plasmado públicamente que lo hace él. Es otra parte del maltrato que él está ejerciendo. Cualquier persona que estuviera a mi lado, y a él le ha tocado porque estaba a mi lado y no se iba ni muerto». 

«Tengo quince sentencias ganadas en el Supremo que no me han valido de nada porque me siguen dado hostias hasta en el carnet de identidad», aseguró Fidel Albiac. El marido de Rociito mantuvo además un enfrentamiento en plató con María Patiño a quien demandó en su momento: «Es cierto que me la desestiman, pero todo lo que se dice no es real. Te dan la razón porque se supone que pones todos los medios para conseguir la verdad, aunque no la consigues. Es la diferencia entre verdad y veracidad. No diste ni una». Unas palabras de Albiac a las que Patiño se defendió: «Sigo diciendo que la información es absolutamente veraz, que pude llevar a testigos que certificaron que mi información no estaba basada en cosas absurdas». 

El de Fidel Albiac no fue el único enfrentamiento que María Patiño tuvo durante la noche. Rocío Carrasco también le recriminó que no contase que ella le relató hace veinte años el episodio de la ventana. «¿Por qué tú, cuando esa persona (Antonio David) os contó que el episodio de la ventana era mentira porque había rejas, no dijiste que yo te lo había contado a ti veinte años antes?», le reprochó. La periodista aseguró que en aquel momento ellas no se «llevaban bien», pero «no tenían ningún problema personal». 

«Yo no he tenido ninguna guerra con nadie, porque para que haya una guerra tienen que atacar dos», sentenció Carrasco. 

Rocío Carrasco a Alessandro Lequio: «Perro no come perro»

Uno de los momentos más tensos de la noche fue cuando Rocío Carrasco vio las declaraciones que en las últimas semanas había hecho Alessandro Lequio sobre su testimonio. «Rocío Carrasco no estaba silenciada, siempre hablaba por detrás», decía el colaborador. 

«Con la actitud que ha tenido conmigo, creo que no ha visto ni ha entendido nada de lo que he contado. Creo que no se ha parado ni siquiera a ver ni una frase que yo haya dicho. Creo que no ha entendido nada, pero tampoco me extraña», respondía muy seria. 

«Perro no come perro», continuaba, equiparando a Alessandro Lequio con su ex, Antonio David Flores. «Al final si lo analizas, si tiene ese pensamiento, que es el que él verbaliza, me está demostrando que, si no es igual, es muy parecido al ser», terminaba. 

Tras responder esto, se ha viralizado en las redes sociales un extracto de una entrevista en Tómbola a Alessandro Lequio hace décadas, en la que reconocía que había dado «algún bofetón» a alguna mujer. 

Las declaraciones atacando a Alessandro Lequio han tenido respuesta en El programa de Ana Rosa, donde colabora. Lequio ha asegurado que «una madre no puede decir no estoy preparada para ver a mi hijo. Esa falta de preparación... la preparación es en un momento puntual, pero no llevar nueve años sin ver a su hijo...». Y muy serio, y visiblemente emocionado, ha asegurado que: «Hay algo que tengo que decir de esta historia, yo daría lo que fuese para abrazar a mis hijos, no entiendo que una madre se desentienda de esta manera de sus dos hijos».

Ana Rosa Quintana ha sido muy sincera y tajante sobre los motivos por los que no le coge el teléfono a Rocío Flores. «Que los terapeutas le recomiendan esto, pues será verdad, no lo pongo en duda. Lo que pasa es que no estás preparada para hablar con tu hija y sí estás preparada para lanzar el mensaje a tres millones de personas.», aseguró Ana Rosa. «No sé hasta qué punto esto es liberador para ella, se está abriendo en canal», añadió.

Por su parte Patricia Pardo salió directamente en defensa de Lequio. «Ayer se vio más que nunca hasta qué punto esta chica está enferma y así la tenemos que valorar. Nadie lo pone en duda», defendió. «Ella explicó para todo el mundo por qué no contesta esas llamadas de su hija. Como era de esperar, le pusieron el vídeo de Rocío Flores y dice que hay un equipo de profesionales que se lo desaconseja. Yo hasta ahí se lo compro. Pero lo de yo no estoy preparada y ella tampoco, creo que eso es una decisión que atañe y compete únicamente a su hija que, aunque la llamen niña, es una chica madura de 25 años capaz de tomar decisiones», añadió. «Ser una persona enferma no te da carta blanca para insultar a compañeros, que haya esta atmósfera de veto general o este ambiente tan hostil. A ver quién es el valiente en este país que dice algo o le lleve la contraria a esta chica», defendió a Lequio. «Ella tiene sus razones y a lo mejor Alessandro tiene las suyas para valorar de otra manera que una mujer que tiene en su mano las capacidades para reunirse con su hija no lo haga. No me parece justo que, desde el punto de vista de soy una persona enferma y todos me dais la razón, que yo la considero víctima de violencia de género, ataque de esa manera a algunos compañeros», terminó. 

«Los terapeutas le desaconsejan que hable con su hija porque no está preparada, sin embargo le aconsejan que sí verbalice todo lo que ha verbalizado en todos los siete primeros capítulos de la docuserie», añadía Joaquín Prat. «Cómo son esas terapias que no permiten tener ese contacto con tu hija, pero sí dejarla a los pies de los caballos de toda España», dijo. 

La hija de Rocío Jurado también respondió durante la entrevista a Rosa Benito, que en las últimas semanas ha sido muy crítica con ella, asegurando que algunas de sus afirmaciones eran mentira. «No voy a entrar en desmentir cosas que son absurdas», decía Rocío Carrasco en referencia al tiempo que su madre estuvo hospitalizada en Houston. En plató repasó todo lo que Benito ha dicho de ella, con afirmaciones como: «No me busques, que me vais a encontrar» o «¡No se quedó ni una sola noche! ¡Pero ni una! Yo soy la que hago las noches junto a Lourdes».

«¿Tengo que contestar a esto?», preguntaba Carrasco. «Con lo que ella ha sufrido con todo lo mío, con todo lo que ha visto sufrir a mi madre y con todo lo que ella me ha visto sufrir a mí, me da pena porque no tiene a qué agarrarse», aseguró sobre la exmujer de su tía y la que fue persona de confianza de su madre durante muchos años. 

Rocío Carrasco también contó en plató con el apoyo de varias amigas, entre ellas Yolanda Ramos y Sandra Barneda. «A nosotras no nos han dejado ser, y me cago en su madre. A mí nunca me han maltratado físicamente, pero sí moralmente. Yo no me veo a mí misma y no te creí cuando me dijiste lo de la agresión de tu hija que hoy has contado aquí», reconoció la actriz y presentadora. «A mí me han hecho creer que yo también exageraba. Yo también he sido maltratada. A muchas no nos han tirado de los pelos, pero no nos han dejado ser. Y contar esto es lo mejor que puedo hacer por ti, porque yo no sé si tus amigos hemos estado a la altura», añadió. 

«Llevo días mirando esta fotografía. Intentando encontrar las palabras acertadas para describir lo que siento al verla. Lo que parece más sencillo a veces es lo más difícil de explicar y no por eso deja de existir. La sonrisa permite respirar al alma, que nadie cuestione ni tu sonrisa ni tu sufrimiento», aseguró Sandra Barneda refiriéndose a Carrasco. 

«Por supuesto, yo sí os creo. He tardado mucho tiempo en poder verbalizar mi opinión sobre el documental de Rocío. Verlo y escucharla me hiere en lo más profundo de mi alma, siento dolor al sentir a tantas mujer silenciosas y cuestionadas. Aún escribo emocionada y tratando de utilizar las palabras correctas cuando lo único que tengo son lagrimas y puñales clavados en mi alma. Siempre, repito, siempre, tendréis mi apoyo y mi mano para sujetaros, para luchar y para hacer justicia», escribía Nagore Robles por su parte. 

La entrevista fue lo más visto de la noche del miércoles congregando a más de cuatro millones de espectadores y haciéndose con un 22 % de cuota de pantalla. 

La pregunta de Rocío Flores a su madre tras morir Rocío Jurado: «¿Mamá, ahora qué va a pasar con las casas de Miami?»

Martín Bastos

«En ese momento yo supe que todo había cambiado y que esa semilla del mal había terminado germinando y estaba floreciendo», recordó entre lágrimas Rociíto

La muerte de Rocío Jurado causó un antes y un después en todos los españoles. Su triste pérdida se comunicó en todos los informativos del país y en todos los programas de televisión. Sin duda, el cariño con el que siempre trató a los medios de comunicación y su carrera profesional, intachable, hicieron que el legado comenzara ese mismo 1 de junio del 2006.

Nunca mejor dicho, todo comenzó ese día porque Rocío Carrasco, además de perder a su madre, ese mismo día supo que la relación con su hija había cambiado para siempre. La mujer de Fidel Albiac llevaba ya cuatro meses sin ver a sus hijos porque no se había separado del lado de su madre: «La capilla ardiente y el velatorio fue en Madrid, estuvimos allí y de ahí nos fuimos a Jerez en el avión, todos proporcionados por Paco, nos fuimos todos a hacer el entierro. Primero a velarla en su virgen de Regla y luego fue el entierro. Aquello fue tremendo porque yo recuerdo ver gente por la autopista yendo de Jerez a Chipiona, aquello fue tremendo. Cuando ya se quedó allí y yo fui consciente de que se quedaba allí, me vine para mi casa de Madrid, llamé por teléfono y le dije a mi abogado que me trajeran a los niños», recordaba entre lágrimas Rocío Carrasco.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

Rocío Flores, tras dejar a su madre, Rocío Carrasco, inconsciente: «Papá, ya está hecho»