Lola, la borrasca primaveral más profunda

Dejará en Galicia chaparrones y un importante ascenso de las temperaturas

La borrasca Lola situada en medio del Atlántico y con destino al oeste de la Penínusla
La borrasca Lola situada en medio del Atlántico y con destino al oeste de la Penínusla

La situación meteorológica de las últimas semanas ha sido bastante inusual. No es que no haya ocurrido muchas veces en el pasado, pero la lluvia siempre es una constante en Galicia y últimamente brilla por su ausencia. Aunque venimos de un invierno muy húmedo, así que estamos ante una tregua que nos hemos ganado. En cualquier caso, la poca precipitación de este mes debería servir para reforzar la idea de que el famoso refrán «abril, agua mil» no se puede aplicar a la comunidad gallega. Además, la atmósfera actúa de manera caótica y nadie puede decir que tal mes se va a comportar de tal manera.

Esta semana ha sido necesario recuperar los paraguas, aunque tampoco es que haya llovido con ganas. En las próximas horas Galicia quedará bajo la influencia de una borrasca, la más profunda de esta primavera tan tranquila en el apartado atmosférico al menos. Ha sido nombrada como Lola por la Agencia Meteorológica de Portugal, que forma parte del convenio en el que también están la Aemet y la Agencia de Meteorología de Francia. En las costas portuguesas es donde se espera un efecto mayor. 

Aunque para ser honestos no es que su presión mínima central vaya a ser demasiado baja. Estará en torno a los 985 milibares. Quizás lo más destacado sería su posición, ya que entre mañana y el viernes se va a situar al oeste de la costa gallega. Pero claro, no es la típica posición que suele tener los ciclones extratropicales que afectan a Galicia. Así que sus efectos tampoco lo serán. En condiciones normales una borrasca estaría sobre el Reino Unido y el frente asociado entraría por la mitad oeste acompañado de los vientos del suroeste.

Sin embargo, dada su localización y la circulación del aire en contra de las agujas del reloj, el viento de Lola será del este y sureste. Así que en Galicia la lluvia no será la típica de carácter persistente, sino que caerá en forma de chaparrón, acompañada de granizo y aparato eléctrico en ocasiones. Por si fuera poco, ese viento de componente este permitirá que las temperaturas sean bastante altas. A pesar de la lluvia, a partir de mañana mismo se espera un ascenso térmico progresivo y generalizado en las máximas que llegarán a superar los 22 grados, incluso en el extremo norte de la comunidad. 

El fin de semana la borrasca atlántica seguirá desplazándose hacia el sur peninsular y aquí ssus efectos  se percibirán a través de más chaparrones tormentosos. Es decir, el sábado y el domingo serán jornadas con alternancia de nubes y claros y con posibilidad de lluvias ocasionales que pueden ser moderadas. En cualquier caso estas situaciones siempre resultan más complicadas de predecir, tal y como confesó MeteoGalicia en su cuenta de Twitter. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Lola, la borrasca primaveral más profunda