Así es la vacuna de Janssen

La Voz

SOCIEDAD

Szilard Koszticsak

La EMA avaló el fármaco monodosis a finales de abril en cualquier franja de edad, pese a haber hallado vínculos con casos de trombos «inusuales» registrados en Estados Unidos

31 may 2021 . Actualizado a las 15:14 h.

A mediados de abril, el mundo se sobresaltó después de que las autoridades sanitarias de Estados Unidos recomendasen suspender «por precaución» el uso de la vacuna de la farmacéutica belga Janssen (la fórmula de Johnson & Johnson) tras detectar varios trombos en mujeres que habían recibido su dosis. El suero, que consta de una única dosis, se vio en entredicho por motivos similares a los que estuvo un mes antes la de AstraZeneca y su administración también se paralizó durante unos días en EuropaEl 20 abril, tras estudiar detalladamente los casos de reacciones adversas, la Agencia Europea del Medicamento dio luz verde al fármaco en cualquier franja de edad.

El regulador europeo halló vínculos con al menos ocho episodios de trombos «inusuales» registrados en Estados Unidos. Sin embargo, echó mano del argumento al que ya había recurrido anteriormente con esta vacuna y con la de AstraZeneca -«los beneficios [de utilizar Janssen] superan a los riesgos»- y recomendó, eso sí, que la ficha técnica especificase que estos coágulos pueden ser «posibles efectos adversos muy raros». En concreto, sugirió que debía avisarse a las personas que recibiesen esta fórmula de la posibilidad de sufrir «casos muy raros de coágulos sanguíneos combinados con bajos niveles de plaquetas en sangre», sucesos que pueden ocurrir «tres semanas después de la vacunación».

¿Por qué se paralizó la administración de Janssen?

Estados Unidos quería investigar varios casos graves de coágulos de sangre. Los incidentes fueron similares a los ocurridos en Europa con la vacuna de AstraZeneca, que también utiliza la tecnología del adenovirus como vector. Once días después de paralizar su administración, EE.UU. retomó la vacunación con Janssen. Finalmente los Centros para la Prevención y Control de Enfermedades estadounidenses llegaron a documentar al menos 15 casos de coágulos en mujeres vacunadas, de las que tres fallecieron.