La pregunta de Rocío Flores a su madre tras morir Rocío Jurado: «¿Mamá, ahora qué va a pasar con las casas de Miami?»

Martín Bastos

SOCIEDAD

«En ese momento yo supe que todo había cambiado y que esa semilla del mal había terminado germinando y estaba floreciendo», recordó entre lágrimas Rociíto

15 abr 2021 . Actualizado a las 13:11 h.

La muerte de Rocío Jurado causó un antes y un después en todos los españoles. Su triste pérdida se comunicó en todos los informativos del país y en todos los programas de televisión. Sin duda, el cariño con el que siempre trató a los medios de comunicación y su carrera profesional, intachable, hicieron que el legado comenzara ese mismo 1 de junio del 2006.

Nunca mejor dicho, todo comenzó ese día porque Rocío Carrasco, además de perder a su madre, ese mismo día supo que la relación con su hija había cambiado para siempre. La mujer de Fidel Albiac llevaba ya cuatro meses sin ver a sus hijos porque no se había separado del lado de su madre: «La capilla ardiente y el velatorio fue en Madrid, estuvimos allí y de ahí nos fuimos a Jerez en el avión, todos proporcionados por Paco, nos fuimos todos a hacer el entierro. Primero a velarla en su virgen de Regla y luego fue el entierro. Aquello fue tremendo porque yo recuerdo ver gente por la autopista yendo de Jerez a Chipiona, aquello fue tremendo. Cuando ya se quedó allí y yo fui consciente de que se quedaba allí, me vine para mi casa de Madrid, llamé por teléfono y le dije a mi abogado que me trajeran a los niños», recordaba entre lágrimas Rocío Carrasco.

A los pocos días se reencontró con sus hijos y fue cuando se llevó una sorpresa tremenda: «Llevaba cuatro meses sin verles y de repente escuché el timbre y eran ellos. David vino corriendo, empezó a darme besos y a decirme 'mamá no llores', tenía siete años, me secaba las lágrimas y entonces viene Rocío, que tenía 9 años, se sentó en las escaleras y se quedó mirándome y me dijo '¿Mamá ahora qué va a pasar con las casas de Miami?'».

Una pregunta que la madre no esperaba en absoluto y que le hizo entender que todo había cambiado: «En ese momento yo supe que todo había cambiado y que esa semilla del mal que yo siempre he dicho que habían implantado en ella había terminado germinando y estaba floreciendo. Empecé a llorar como una niña pequeña cuando escuché esa frase de una niña de nueve años que a la se le acababa de morir su abuela, que su madre está destrozada, pero ella venía con una lección aprendida. Me di cuenta que había un antes y un después en esa niña, que la había parido yo, pero que parecía que no tenía nada de mí».

La llamada de Rocío Carrasco a Telecinco en directo

Rocío Carrasco ha expuesto en este séptimo capítulo cómo decidió firmar el convenio regulador de la custodia de sus hijos con Antonio David Flores, desmontando de nuevo la versión que se ha mantenido en el tiempo en los últimos años, alimentada por él mismo. Eso sí, antes llamó en directo al programa que conduce Carlota Corredera para intervenir. «Creo que es el momento de hacer un parón en la emisión para aclarar algunas cosas, me gustaría estar el miércoles que viene con vosotros en directo», aseguraba Rocío Carrasco tras responder que se encontraba bien. «Sé que durante las emisiones de estas semanas de la serie documental, ha sido mucha la información que todos habéis tenido que digerir, ver y asimilar», añadía. «Me alegro de que quieras dar la cara, me parece muy generoso por tu parte que quieras seguir resolviendo dudas y dando respuestas», aseguró Carlota Corredera.

Así empezaba contando la hija de Rocío Jurado, después de conseguir la sentencia en la que tenía la totalidad de la custodia, cómo pensó en firmar ese convenio regulatorio del que tanto se ha hablado con el paso de los años: «Yo siempre me he encargado que esos niños quisieran estar con su padre y siempre me he encargado de decirles todo bueno de su padre, entonces los niños querían estar con su padre, yo lo que determino es que tengo una sentencia donde a mí se me da la custodia por completo, como esto ocurre así, pienso en hacer un convenio regulador para que estuvieran quince días con el padre y quince días conmigo. Cuando llegamos al tema del convenio, a Fidel le parece perfecto».

A partir de entonces, Rocío asegura que Antonio David tarda meses en firmar ese acuerdo porque le conviene seguir yendo a platós de televisión: «Yo me reúno con mi abogado de por aquel entonces, hacemos un convenio regulador, llama a la parte contraria y ese convenio se queda firmado por mí seis meses en la mesa del despacho del abogado para que el ser y su abogado fueran a firmarlo. Durante seis meses tengo que tragarme Crónicas Marcianas diciendo que no le dejo ver a sus hijos. El trabajaba allí y yo llamé a Javier Sardá y le dije que todo lo que estaba diciendo era mentira y le conté lo del convenio, Javier me dijo que no había preocupación, que él firmaría el convenio y no se volvió a hablar».

Rocío ha leído sin pudor las cláusulas del convenio para desmontar la versión que siempre ha dado Antonio David en los medios de comunicación, ya que aseguró en el pasado que su exmujer le hizo renunciar a muchas cosas: «Primera, patria potestad, los padres tienen la patria potestad. La segunda, la guarda y custodia compartida de los hijos. Tercera, alimentos, se pacta que el padre abonará a la madre como pensión alimenticia la cantidad de 540 euros mensuales. Esto quiere decir que yo lo que hago cuando entrego y firmo este divorcio es reducirle a la mitad la pensión que le impone el juzgado, pero no 540 euros por niño, sino por los dos. Cuarta, cláusula de confidencialidad, ambos esposos se comprometen a guardar silencio y discreción en relación al contenido de este. Quinta, periodo de vigencia, regirá desde el 18 de julio del 2004 hasta el 31 de marzo del 2004, el incumplimiento de las cláusulas establecidas haría que volviese al régimen anterior».

Lo más sorprendente ha venido cuando Rocío Carrasco ha contado lo siguiente: «Este convenio se firma el 18 de julio, un 21 de julio del 2003 sale en una revista lo que hay detrás del convenio de custodia firmado por Lydia Lozano» y ha sentenciado: «No se ha callado nunca, el padre firma el convenio un día 18 y el 21 sale Lydia Lozano contando que se había firmado el convenio y con una información falsa. Ella sabe que el convenio que está narrando en la revista no es cierto, sabe que no ha renunciado a nada, que solo se le ha dado facilidad, ella lo sabe, pero revela que hay un convenio y lo que no son ciertos son las cláusulas».

Rocío Carrasco ha querido dejar claro también que Antonio David nunca consigue judicialmente la custodia compartida, es algo que se lo da ella, y que sin embargo eso es lo que ha ido diciendo en los platós: «No existe ningún documento judicial que demuestre que tenía la custodia compartida, se la di yo, no un juez. Él presenta una modificación de medidas, un procedimiento argumentando que yo no cuido al niño, que hay un episodio donde el niño está con fiebre y que se lo tenía que entregar, no se lo entrego, pero si va al colegio… Esa modificación de medidas se fecha para la vista el mismo día que él firma el convenio, entonces el juzgado emite un auto desistiendo a este señor, pero él ya lo ha vertido en todos los medios de comunicación».

Rocío Carrasco sobre su falta de relación con Ortega Cano

Rocío Carrasco ha hablado en este séptimo episodio de Ortega Cano y ha asegurado que no tiene relación con él porque ha tomado partido y está del lado de Antonio David Flores. Además ha asegurado que si no tiene relación con él es porque ella misma no quiere que esté en su vida.

Le han puesto unas imágenes en Salsa Rosa en septiembre del 2003 en las que Ortega Cano entra por teléfono y acusa a Antonio David de maltrato con Rocío Carrasco y ésta, lo único que ha podido decir es que: «A José lo acojona en ese momento, ahí ya habla de maltrato porque ahí él ya sabe episodios de mi embarazo y ya sabe algunos episodios que habían ocurrido. Es la forma que él tiene de impartir terror y el miedo y de que nada se interpusiera en el camino que él quería recorrer, que era joderme la vida y ganar dinero. La vida como es que ahora son familia, no deja de herirme en el sentido de que yo a José siempre le tuve cariño y afecto. Hablo en pasado, sí. No es que no le tenga afecto, es que no quiero que pertenezca a mi vida».

Se le ha preguntado a Rocío Carrasco por la relación con sus hermanos, Gloria Camila y José Fernando y ha asegurado que: «Tampoco es para hablarlo ahora, los quiero mucho, pero no es para hablarlo ahora, sabes qué pasa, que sigue estando la figura central en mitad de todas las relaciones que yo pueda tener, siempre está en medio esta persona. Entre otras cosas, es la razón más importante por la que yo no tengo relación con mis hermanos».

El alegato de Carlota Corredera en defensa de Rocío Carrasco

Carlota Corredera quiso salir al paso de todos los que en las últimas semanas han cuestionado a Rocío Carrasco y en particular su intento de suicidio, que supuso un antes y después para contar su verdad. El programa de ayer mostró las pruebas sobre la veracidad de su intento de quitarse la vida.

«Este informe es tan real como que la Tierra se ve desde la Luna. Tendrá negacionistas, como los que creen que nuestro planeta es plano, pero esto es blanco sobre negro. La Tierra es redonda y Rocío, una víctima», aseguró Carlota Corredera. 

Raquel Mosquera, ingresada

Raquel Mosquera está siendo protagonista estos días después de que Rocío Carrasco desmontase su versión de cómo falleció Pedro Carrasco. Y es que la viuda del boxeador siempre ha defendido públicamente que padre e hija no se hablaban en ese momento porque la joven, por aquel entonces, tuvo un enfrentamiento con su padre del que no volvieron a reconciliarse.

Después de que Rocío Carrasco contase su versión en su documental, Raquel Mosquera eligió las cámaras de Europa Press para volver a desmentirla y ahora varios medios han publicado que la peluquera se encuentra hospitalizada desde el martes 13 de abril, a las 00:10 de madrugada por un supuesto brote psicótico.

Tal y como publica el periódico, su pareja sentimental, Isi, la ha acompañado hasta el Hospital Puerta de Hierro muy asustado por el estado de salud de la peluquera. En estos momentos permanece ingresada y en las mejores manos posibles.

Este ingreso se produce después de haber estado expuesta todos estos días en los medios de comunicación por la confesión de Rocío Carrasco en la que dejaba entrever que su padre, Pedro Carrasco, se fue aquel día de su casa haciendo eses por causas que conocía muy bien su pareja, Raquel Mosquera. Un tema que ha podido sobrepasar a la peluquera.

Isi también tuvo que ser atendido en el hospital con un ataque de ansiedad tras llevar a Raquel pero, ya recuperado y mientras su mujer sigue ingresada, él retoma la rutina poco a poco y es el encargado de llevar a su pequeño Romeo al colegio.

Muy discreto y parco en palabras, Isi ha evitado dar detalles de cómo se encuentra Raquel en estos complicados momentos pero, intentando tranquilizar acerca de su estado de salud -sobre el que hay una gran preocupación desde que trascendió su brote psicótico en la tarde de ayer- el empresario ha confesado que está «bien», sin aclarar cuándo recibirá el alta médica y podrá volver a su domicilio.

El día que Antonio David le devolvió a Rocío Carrasco a su hijo con un brazo roto

Martín Bastos

El cambio de día del documental sobre Rocío Carrasco lo ha vuelto a hacer líder una noche más. Lo logró con un 25,3 de cuota de pantalla y 2.236.000 de espectadores, dejando como segunda opción a la telenovela turca Mujer, que es uno de los mayores éxitos de audiencia de Antena 3. En el capítulo 6 de la docuserie, que debido a su larga duración se ha dividido en dos, Rocío Carrasco habló de la muerte de su padre, Pedro Carrasco, de la nulidad matrimonial, de las acusaciones de malos tratos que se vertieron contra Fidel Albiac y de su tormentosa relación con Antonio David Flores ya separados, pero en un conflicto continuo por dos hijos, Rocío y David Flores. 

Seguir leyendo