La hostelería confía en relajar medidas, pero comprendería esperar

Teme que una cuarta ola obligue a cerrar de nuevo los negocios


La semana pasada, la hostelería gallega recibía desde el Gobierno autonómico una propuesta de relajación de medidas que incluían la reapertura del servicio de cenas de los 3.200 restaurantes de Galicia bajo una serie de condiciones (reserva previa, registro de clientes y control de aforos y distancias de seguridad, aunque sin el precintado de mesas intermedias).

Esta propuesta, que con matices se llegó a debatir y rechazar en dos ocasiones desde antes de las Navidades, vinculaba la relajación al retraso del toque de queda a las once de la noche, de modo que los locales de restauración podrían abrir hasta las 22.30 horas y los demás negocios de hostelería, hasta las 21.30 horas.

Sin embargo, ayer los presentimientos en el sector respecto a las decisiones que pueda tomar hoy el comité clínico eran contradictorios. «Por un lado, por supuesto que queremos que nos abran más, porque así podemos mejorar al menos las cifras de los fines de semana; pero por el otro, tenemos mucho miedo a volver atrás, a que si abrimos demasiado nos vuelvan a cerrar porque está la cuarta ola en ciernes, y eso sería insoportable. Estamos psicológicamente destrozados, los empresarios y empleados están preocupados y los clientes, confundidos y agotados de cumplir las normas, lo que provoca situaciones tensas constantemente», relata el presidente de la patronal provincial coruñesa, Héctor Cañete. «La vacunación es la única manera de salir de la cueva. Podemos aguantar si es necesario», apunta.

Cañete señala con preocupación los datos de los últimos días, como también lo hace Cesáreo Pardal, presidente del Clúster Turismo de Galicia. «No conviene dar pasos en falso. Debemos adecuarnos a la valoración de los datos que haga el comité y hacer lo que sea necesario. El sector espera que se cumpla lo anunciado, pero comprendería esperar y no precipitarse», asegura. «Las vacunas nos darán la posibilidad de reactivarnos de cara al verano», considera.

También están pendientes los avances en relación con las ayudas vinculadas a las restricciones establecidas por la Xunta. Hasta el momento, el Gobierno autonómico pagó 39 millones del segundo plan de rescate (el 52 % del total). Recibió más de 41.000 solicitudes de las que más de 15.000 pertenecían específicamente al sector hostelero. Además, la Xunta está pendiente de firmar los convenios con unos cien ayuntamientos que echarán mano de las herramientas del Ejecutivo autonómico para ayudar a los hosteleros con el 1 % de su presupuesto, que se repartirá entre los solicitantes. La Xunta, que recuerda que aún no se firmó el convenio con el Gobierno de España, adelantará el dinero y después lo repercutirá a los concellos.

Galicia tiene la quinta parte de los casos que cuando adelantó el toque de queda

UXÍA RODRÍGUEZ

El comité planea atrasarlo por su situación estable, a pesar del leve repunte

El comité clínico de expertos que asesora a la Xunta se reúne este martes para analizar la situación epidemiológica de Galicia una vez pasada la Semana Santa. Sobre la mesa de los expertos está diseñar el siguiente paso en la desescalada: una posible ampliación del toque de queda hasta las once de la noche, retrasar el horario de la hostelería e, incluso, estudiar la próxima apertura del cierre perimetral de la comunidad. Que todos estos temas se debatan no quiere decir, ni mucho menos, que se vaya a apostar por una relajación en todos esos ámbitos.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La hostelería confía en relajar medidas, pero comprendería esperar