Galicia tiene la quinta parte de los casos que cuando adelantó el toque de queda

El comité planea atrasarlo por su situación estable, a pesar del leve repunte


la voz

El comité clínico de expertos que asesora a la Xunta se reúne este martes para analizar la situación epidemiológica de Galicia una vez pasada la Semana Santa. Sobre la mesa de los expertos está diseñar el siguiente paso en la desescalada: una posible ampliación del toque de queda hasta las once de la noche, retrasar el horario de la hostelería e, incluso, estudiar la próxima apertura del cierre perimetral de la comunidad. Que todos estos temas se debatan no quiere decir, ni mucho menos, que se vaya a apostar por una relajación en todos esos ámbitos.

Lo cierto es que cuando se cumple una semana del final del último período vacacional, la situación sigue siendo estable, a pesar del leve repunte en las últimas jornadas tanto de casos activos como de hospitalizados. Los datos muestran que los parámetros muestran mejores datos que el 26 de marzo, justo al comienzo de la Semana Santa. Aún así la relajación en las restricciones se hará con la máxima prudencia por varios motivos. Primero, porque la situación asistencial sigue siendo delicada; segundo, porque el 95 % de los casos en Galicia pertenecen a la cepa británica y, tercero, porque en algunos países europeos y también en algunas comunidades autónomas ya se está viendo un aumento considerable de la incidencia, que aquí también se nota aunque en menor medida. A 14 días se ha pasado de los 70 casos por 100.000 habitantes notificados el viernes a los 75 de ayer, es la cuarta más baja del país. La media estatal asciende a los 199.

En las últimas 24 horas han vuelto a aumentar los casos activos hasta los 2.382 , 66 más más. Es el cuarto día consecutivo de subida. Aun así el número de infectados sigue por debajo de los que había hace quince días —2.403—. Los nuevos contagios detectados en la última jornada ascienden a 165 —frente a los 126 registrados el lunes y los 174 del domingo—. La tasa de positividad se mantiene bajo control, alrededor del 2 %, muy lejos del 5 % que marca la OMS para dar por controlada la expansión del virus en un territorio. Es la segunda más baja de todo el país, solo por detrás de Baleares. 

En cuanto a la presión asistencial, se mantiene estable con 185 hospitalizados. Los enfermos en la uci son 29 -uno menos-, mientras que hay otros 156 -uno más- en planta.

Además, tras dos días consecutivos sin notificar fallecidos, el lunes a última hora, el Sergas comunicó que el domingo había fallecido en el CHUS un hombre de 81 anos, con lo que van 2.369 muertos en Galicia desde el inicio de la pandemia.

Con este panorama, el comité de expertos podría decidir hoy, muy probablemente, ampliar el toque de queda a las 23.00 horas. Hay que recordar que fue durante la explosión de la tercera ola cuando se decidió adelantarlo a las diez de la noche. Lo anunció Alberto Núñez Feijoo el 13 de enero cuando en Galicia había 10.000 casos activos, cinco veces más que ahora. «La restricción de movilidad nocturna la pusimos a las 22 horas en los peores momentos. Hasta ahí habíamos tenido nuestro toque a las 23 horas, nos parece una hora que funcionaba bien», aseguró el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, en una entrevista con La Voz publicada este domingo. Solo otras cinco comunidades lo mantienen a las diez (Cataluña, Castilla y León, País Vasco, Baleares y Comunidad Valenciana).

La última propuesta hecha por el Gobierno gallego a la hostelería pasaba por retrasar también el cierre de restaurantes a las 22.30 y el del resto de hostelería a las 21.30, aunque el empeoramiento de las cifras durante este fin de semana deja en el aire el plan. Por último, también se estudiará una posible apertura del cierre perimetral de la comunidad a corto plazo.

La hostelería confía en relajar medidas, pero comprendería esperar

Pablo Gómez Cundíns

Teme que una cuarta ola obligue a cerrar de nuevo los negocios

La semana pasada, la hostelería gallega recibía desde el Gobierno autonómico una propuesta de relajación de medidas que incluían la reapertura del servicio de cenas de los 3.200 restaurantes de Galicia bajo una serie de condiciones (reserva previa, registro de clientes y control de aforos y distancias de seguridad, aunque sin el precintado de mesas intermedias).

Esta propuesta, que con matices se llegó a debatir y rechazar en dos ocasiones desde antes de las Navidades, vinculaba la relajación al retraso del toque de queda a las once de la noche, de modo que los locales de restauración podrían abrir hasta las 22.30 horas y los demás negocios de hostelería, hasta las 21.30 horas.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Galicia tiene la quinta parte de los casos que cuando adelantó el toque de queda