Las fiestas ilegales se desbordaron en la segunda etapa de la pandemia

JAVIER ARIAS MADDRID / COLPISA

SOCIEDAD

La policía desaloja una «rave» en una nave de Cataluña con más de 200 personas
La policía desaloja una «rave» en una nave de Cataluña con más de 200 personas Lorena Sopena

La ley no permite a la policía entrar por la fuerza en una vivienda privada

12 abr 2021 . Actualizado a las 10:04 h.

Las reuniones de jóvenes que incumplen las medidas sanitarias y continúan la fiesta más allá de la hora establecida por el toque de queda en pisos o locales alquilados se han convertido en una estampa habitual durante los fines de semana en España. El confinamiento domiciliario provocado por el covid-19 en marzo del pasado año redujo al mínimo los comportamientos irresponsables, pero, con el nuevo estado de alarma decretado en octubre, el fenómeno de las fiestas ilegales se ha disparado hasta situarse en el centro de la polémica.

Por ello, las grandes ciudades son las que se sitúan a la cabeza en incumplimientos de las medidas decretadas. Las autoridades han llegado a contabilizar, en los últimos cinco meses, 28.901 propuestas de sanción en Madrid, 23.219 en Málaga, 11.472 en Cádiz, 11.714 en Zaragoza, 37.105 en Alicante, 4.514 en Badajoz, 7.099 en A Coruña, 5.686 en Pontevedra o 5.004 en Murcia.

Muchas de estas incidencias tienen que ver con fiestas ilegales durante el toque de queda y en la mayoría de casos se trata de jóvenes que alargan en los domicilios las reuniones que previamente mantienen en los bares o incluso en la misma calle. Aunque la Policía también se ha visto obligada a intervenir en fiestas programadas, y con una afluencia que recuerda a tiempos anteriores a la pandemia.