Los gallegos apuestan por la ciencia y acuden a vacunarse con AstraZeneca

La Xunta cita a 52.000 personas el fin de semana y llega al grupo de 74 años

Vacunación en el recinto ferial Ifevi de Vigo
Vacunación en el recinto ferial Ifevi de Vigo

redacción / la voz

El segundo fin de semana de marzo, en la primera prueba de vacunación masiva en Galicia a personas de 50 a 55 años con dosis de AstraZeneca, de los 19.000 citados se vacunó a 14.734, el 77,5 %. Desde entonces, se paralizó la inmunización con este suero, se volvió a retomar, se cambió dos veces el rango de edad para el que está indicada y la Agencia Europea del Medicamento constató que está relacionada con dos tipos de trombosis graves, pero que se dan un porcentaje extremadamente bajo de casos.

Esta semana estaban citadas para recibir la misma vacuna personas de 60 a 65 años, también en grandes recintos, que en algunos casos implican viajes de hasta 150 kilómetros ida y vuelta. Acudieron el 77,43 %. De hecho, el jueves en Cee y en Ferrol la adherencia fue del 80,4 y del 81,6 %, respectivamente.

En Madrid, capital también ahora mismo de la crispación política y de la intoxicación informativa, el jueves estaban citadas en el hospital Zendal 29.000 personas y acudieron 10.800, apenas el 30 %, según informó el viceconsejero de Sanidad, Antonio Zapatero, que culpó del bajón al Gobierno de Pedro Sánchez.

Evidentemente, los datos de los gallegos que se están vacunando con AstraZeneca se sitúan muy por debajo de, por ejemplo, los mayores de 80 que recibieron la de Pfizer y entre los que hubo menos de un 3 % de rechazo. También distan algo más de 10 puntos de las cifras registradas en el primer día de vacunación masiva entre el colectivo de 75 a 79 años, que se situó en el 88,74 % de media, con una horquilla que va desde el 83,84 % de Monforte al 92,02 de O Barco de Valdeorras.

Los ciudadanos de Galicia, por tanto, están demostrando que le hacen bastante más caso a las evidencias científicas que a la inoperancia política, evidenciada en los vaivenes de los distintos países y la «falta de liderazgo que ha habido en Europa en relación a este proceso», como denuncia el presidente de la Asociación Española de Vacunología, Amós García Rojas, que, hasta cierto punto, comprende que los responsables europeos se hayan pasado de frenada.

«¿Tú crees que esta decisión se tomaría en países en vías de desarrollo? Por supuesto que no»

«No se trata de un fármaco que le das a un enfermo para repararle un daño, que ahí se acepta que existan efectos secundarios, pero en una vacuna no se asumen nunca. Entonces Europa, y a pesar de que estamos hablando de una vacuna eficaz y segura, claramente solvente y que además se tiene que seguir usando para combatir la pandemia, decide aplicar el principio de precaución. ¿Tú te crees que esta decisión se tomaría en países en vías de desarrollo? Por supuesto que no», sentencia García Rojas.

Con todo, y pese a las evidencias científicas, el temor y las dudas flotan en el ambiente. Por ejemplo, ayer profesionales destacados en el Ifevi de Vigo, señalaban que tardan aproximadamente el doble de tiempo en inocular una dosis de AstraZeneca que una de Pfizer, porque los usuarios les llegan con numerosas preguntas e incluso con informes médicos por si tuviesen alguna contraindicación.

Aún con estas dificultades la campaña de vacunación está viviendo un avance exponencial. El Sergas ha convocado para este fin de semana a 52.000 personas, 27.000 para vacunar con Pfizer y 25.000 con AstraZeneca, y en algunos lugares ya se está citando para la semana que viene a personas de 74 años.

«¿Que qué le van a poner? Algo que le protegerá de la muerte»

«Lo que ha pasado con AstraZeneca es absurdo, porque es una vacuna segura que funciona muy bien». Vicente Larraga, investigador del CSIC y director del equipo de una de las vacunas españolas, sigue sin dar crédito a la innecesaria confusión generada en torno al suero anglo-sueco, lo que también se traduce en un mayor rechazo a inmunizarse con esta fórmula. Larraga ha experimentado este temor injustificado en un centro de vacunación al que acudió en Madrid. «¿Qué me van a poner? preguntaba mucha gente», explica. Y el científico les ofreció la respuesta: «Lo que le van a poner es algo que le va a proteger de la muerte y de entrar en una uci. A lo mejor puede tener unas molestias, pero le va a salvar la vida y no va a enfermar, porque también hay muchas personas con secuelas persistentes por covid». «Hay que ser serios», reclama Larraga.

«El riesgo de morirte por covid por encima de 60 es infinitamente mayor que el riesgo de la vacuna»

Carmen Cámara, secretaria general de la Sociedad Española de Inmunología, tampoco entiende el rechazo a la vacuna de AstraZeneca, lo que le genera abatimiento. «El riesgo de morirte por covid por encima de 60 es infinitamente mayor que el riesgo de la vacuna», destaca.

En una línea similar se pronunció Federico Martinón, jefe de Pediatría del Chus de Santiago y asesor de vacunas de la OMS, quien instó a «no perder la perspectiva». En su caso también aboga porque a las personas menores de 60 años vacunadas con la primera dosis de AstraZeneca también se les suministre el mismo producto. Entiende que «sería lo razonable» si la primera no causó reacciones graves.

El Sergas vacunó al 70 % de los mutualistas y llegará a todos pese a que sigue recibiendo datos atrasados 

Los asegurados de las mutuas y las personas mayores de 80 años que no pueden desplazarse son los colectivos que más quejas han formulado en los últimos días por el retraso que llevan en el proceso de vacunación contra el covid-19.

El Servizo Gallego de Saúde quiso mandar ayer un mensaje de tranquilidad, porque su ánimo es el de «vacinar a todos os maiores de 80 o antes posible» y en el caso de los mutualistas que faltan durante la próxima semana, aunque si es necesario atenderlos en su domicilio podrían tardar algunos días más.

En cualquier caso, los datos aportados por la Consellería de Sanidade indican que entre los que, además de su mutua, tienen cobertura del Sergas se han vacunado 1.458 de los 1.700, es decir el 85,76 %. De los que tienen cobertura privada, que son 7.856, un total de 1.470 han desistido por diferentes motivos, y se les ha inyectado al menos la primera dosis a 5.015, el 63,84 %. Por tanto, en conjunto se han vacunado 6.473 de los 9.556 mutualistas, casi el 70%.

Ahora bien, estas cifras corresponden con los registros que recibe el Sergas de las distintas entidades aseguradoras de este tipo. Y ese proceso, como explican desde Sanidade, es el que ha complicado que la campaña de inmunización se desarrolle al mismo ritmo que entre el resto de los mayores de 80 años. De hecho, ayer mismo el Sergas recibió listas nuevas con 390 nombres más de personas que tienen coberturas privadas.

De todas formas, con el incremento en los últimos días de las dosis recibidas de las vacunas que se pueden destinar a los mayores la previsión es que toda la vacunación, y también la de los mutualistas, avance más rápido que hasta la fecha.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos
Comentarios

Los gallegos apuestan por la ciencia y acuden a vacunarse con AstraZeneca