La polémica encerrona de «Land Rober» a una joven para que se reencontrara con su exnovio en directo

La Voz

SOCIEDAD

Roberto Vilar
Roberto Vilar

Roberto Vilar pidió perdón entre lágrimas por dar cabida en el programa de TVG a lo que resultó ser un presunto caso de acoso: «Fallei eu»

10 abr 2021 . Actualizado a las 13:57 h.

El guion se torció este jueves en el programa Land Rober. El espacio de humor de Televisión de Galicia quiso dar cabida a lo que parecía ser una historia de amor con el fin de acoger el reencuentro en directo de una joven pareja que acababa de romper un mes antes. Pero las cosas no salieron como estaba previsto en la cabeza de los productores y el episodio dio lugar a un momento muy comprometedor que sacó a la luz una relación controladora y un presunto caso de acoso por el que el presentador, Roberto Vilar, ha tenido que pedir perdón públicamente.

Entre lágrimas y con la voz entrecortada, Vilar asumió personalmente la culpa este viernes al comienzo del programa vespertino de TVG Quen anda aí? «Criamos que nos asegurabamos de que non había nada raro nesta relación e mirámolo por todos os sitios que podiamos mirar, pero aínda así equivocámonos. E despois cando sucedeu no plató, a relación non era tal como nos dixeron a nós, non era tal que así e quero pedir desculpas. Porque foi un erro do programa. Nunca tivo que chegar a pasar iso», aseguró el presentador.

«Nós, coa nosa boa intención de contar unha historia de amor, criamos, eu persoalmente cría, que tiñamos unha historia de amor e equivoqueime completamente. Pido desculpas á audiencia, porque fallamos, sobre todo porque fallei eu», dijo con la voz cortada por la emoción y los ojos llenos de lágrimas.

«E isto servirame para estar moi atento. Pensaba que estaba moi atento, moita xente non se explica como son hoxe en día as relacións dos chavales, pensaba que estaba atento a isto e que estaba alerta e non estaba suficientemente en alerta. Prometo a partir de agora estar máis en alerta. Houbo algo que non vin, que non me din de conta. Síntoo moito, é fallo meu e vou procurar que non volva a pasar. Vou procurar mellorar neste aspecto. Estar máis alerta de verdade. Grazas e desculpas á moza, á familia, aos amigos, a todos. É un erro que non pode volver a ocorrer e é un erro principalmente meu e así o estou vivindo e douvos as grazas por acompañarme neste momento. Moitas grazas», concluyó Roberto Vilar intentando contener el llanto.

El joven quería una reconciliación en el plató

El polémico momento se produjo cuando Roberto Vilar dio paso a un joven que estaba en el exterior del plató y que se había puesto en contacto con el espacio para tratar de «reconciliarse» con su expareja, con la que había finalizado la relación hacía un mes y que precisamente esa noche se encontraba entre el público sin conocer el protagonismo que iba a adquirir su historia personal ante el público de toda Galicia. El joven reconoció que la ruptura se había producido por sus «celos» y que la mujer ya le había manifestado anteriormente que no quería regresar con él. Pero aún así insistió en hacer un nuevo intento en televisión.

Con el joven fuera del estudio, Roberto Vilar y la invitada al programa, la presentadora andaluza Toñi Moreno, hablaron con la joven ante las cámaras para preguntarle si quería ver a su expareja, tratando de convencerla en directo para que accediese a darle una nueva oportunidad alegando que el joven tenía «todo el derecho a este acto de amor» y a intentar «recuperar a su enamorada».

«El quería entrar aquí de sorpresa e eu díxenlle que non, porque hai que ter un pouco de respeto coa xente», le dijo Vilar a la joven, de 20 años, a la que tanteó primero para ver si era partidaria del encuentro. Ella en un principio se limitó a decir con bastante claridad que no había posibilidades de reconciliación y que no deseaba verlo. Cuando Vilar le dijo que «o primeiro que quere facer é pedir perdón», ella empezó a dejar las cosas muy claras. «Moito perdón ten que pedir», dijo.

La chica admitió que la causa genérica de la ruptura fueron los «celos», pero ante la insistencia de Vilar y de Toñi Moreno acabó por dar más detalles de una presunta relación controladora de la que había conseguido salir: «Que te lías cunha persona que aos dous meses empezou a mirar o teu móvil, que perdes a todos os teus amigos por estar alá, que deixei un traballo estupendo por virme para aquí». «Eu tardei un ano e medio en darme conta pero xa que me din de conta, meus amigos sábeno, xa volver para atrás é tontería», concluyó. «Igual ao decirllo diante de toda Galicia xa o pilla», añadió entre lágrimas, pero con gran determinación.