El toque de queda en Galicia, a revisión la próxima semana

La Xunta esperará a tener los datos de Semana Santa para relajar las medidas de horarios y perímetros si se mantiene la estabilidad


Santiago

La reunión del próximo martes del comité clínico será decisiva en varios aspectos. Entre otras cuestiones, los profesionales que asesoran al Gobierno gallego aboradarán como es habitual los perímetros según la incidencia en los concellos, y, en buena medida, dependiendo de cómo sea esa situación, se decidirá ampliar el horario del toque de queda, fijado en estos momentos en las 22 horas, y que previsiblemente quedaría en las 23 horas hasta que finalice el estado de alarma

Precisamente lo que pueda ocurrir a partir del 9 de mayo, ya sin el paraguas de la figura legal impulsada por el Gobierno de España, preocupa a los líderes autonómicos, y más concretamente al gallego Alberto Núñez Feijoo, quien exigió la reunión de la Conferencia de Presidentes para tratar situación legal en la que quedarán las comunidades para gestionar la pandemia. El presidente de la Xunta considera que Pedro Sánchez ha iniciado una «escapada en solitario» sin tener en cuenta que las comunidades se encontrarán con las manos atadas para tomar determinadas decisiones sobre la movilidad o las restricciones de libertades. Y por ello se muestra menos comprensivo si cabe con la decisión del Gobierno de llevar a Galicia ante los tribunales por supuestas vulneraciones de la Constitución al aprobar una Lei de Saúde en el Parlamento gallego, un  texto que a su juicio identifica y pone remedio parcialmente a esa situación de desamparo legal. Feijoo considera acreditado que el Consejo de Estado también aprecia esas lagunas o incapacidades por parte de las comunidades para gestionar la crisis sanitaria a partir del momento en el que se levante el estado de alarma, y por ello ha solicitado al ministro Iceta que active la comisión bilateral entre el Gobierno y la Xunta para analizar «artigo a artigo» cuáles serían esos problemas de exceso de competencias que han alegado. 

Además, el dirigente gallego también ve oportuno que se produzca una reunión entre los gobiernos autonómicos y Moncloa para tratar de transmitir «sosiego» ante los problemas con el calendario de vacunación y las dudas sobre algunos medicamentos como el elaborado por AstraZeneca. Él es partidario de seguir utilizando estas dosis, aunque consideró positivo que Galicia no tenga la necesidad de recurrir a ellas para inocular segundas dosis hasta principios de mayo, casi tres semanas en las que confía en que se despejen las dudas sobre el tramo de edad adecuado. Cree Feijoo que esa debe de ser una decisión exclusiva de los sanitarios, y no de los políticos, pero puso como referencia el uso más amplio que está haciendo el Reino Unido. 

Las críticas al Gobierno continuaron por la vía de las mascarillas y la «falta de calidade lexislativa» a la hora de fijar cómo, cuándo y dónde debe extenderse su uso. A Feijoo le parece bien que se haya permitido retirarlas en playas y piscinas cuando haya suficiente distancia de seguridad, aunque adelantó que la Xunta seguirá exigiendo su utilización cuando se hace deporte en zonas de aglomeración.

Sobre la polémica de las gestiones para hacerse con vacunas que todavía no están aprobadas en Europa y España, Feijoo dijo entender que presidentes autonómicos «ante as incertezas teñamos a tentación de solucionar asuntos con maior rapidez», pero volvió a reivindicar la vía de la unidad y el filtro de las agencias de medicamentos. En cualquier caso, consideró que la velocidad de vacunación en España no deja mucho margen para rechazar otras vacunas como la Sputnik una vez estén convenientemente aprobadas.

El presidente gallego también salió en defensa de las vacunaciones masivas que se están celebrando estos días en distintos puntos de Galicia y que dejaron algunas escenas de poca organización, como es el caso de la Cidade da Cultura, en Santiago. Para Feijoo, la calificación del Sergas y de los profesionales de enfermería que están trabajando en estos dispositivos es como mínimo de «notable», y achacó esas imágenes que trascendieron de los exteriores del Gaiás a la presencia de personas que acudieron con mucha antelación o directamente sin cita. El jefe del Ejecutivo recomendó que en estos casos se llegue diez minutos antes, lo que permite a los equipos cumplir con su cometido en muy poco tiempo. 

La mascarilla será obligatoria para el deporte en Galicia pese a que la ley estatal es más flexible

La Voz

Al aire libre, la Xunta exigirá el cubrebocas cuando se practica ejercicio en zonas urbanas o playas tras avalarlo así sus juristas

Hace meses que los ciudadanos interiorizaron que la mascarilla es un complemento imprescindible y obligatorio. Aunque su uso se fue endureciendo, las normas parecían claras hasta hace una semana. Pero, entonces, entró en vigor una ley estatal que creó cierta confusión. Hubo polémica porque esa nueva norma obligaba a llevar el cubrebocas al aire libre sin hacer una excepción con las playas. Las comunidades protestaron y Sanidad acabó haciendo un remiendo para que se pueda tomar el sol en los arenales sin el parapeto puesto —que sí es obligatorio para pasear por la orilla o en los accesos—. Superado ese embrollo, ahora la atención se centra en la práctica del deporte. En este caso, la ley estatal es más flexible. Señala que, en caso del ejercicio individual al aire libre, no se necesita mascarilla. Eso contradice a la norma que había impuesto la Xunta. Así que tocaba ver la reacción del Gobierno gallego, que verbalizó ayer Alberto Núñez Feijoo: en Galicia sí se exigirá cubrebocas para la práctica deportiva, al menos de forma general.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

El toque de queda en Galicia, a revisión la próxima semana