Llamamiento al «sentidiño» aunque la transmisión del coronavirus en Galicia sea estable

Durante las tres últimas semanas las incidencias se han mantenido entre 32 y 34 casos por cien mil habitantes a siete días y a 14 días está entre los 66 y los 70 casos por cien mil. La ocupación de las uci no ha variado en la última semana


Redaccion / La Voz

La situación es estable, lleva así tres semanas y los modelos mantienen la predicción de que continuará así en los próximos días, pero el coronavirus sigue ahí, por lo que es fundamental el «sentidiño» y la responsabilidad individual. Es el principal mensaje que ha lanzado este miércoles el comité clínico de seguimiento de la pandemia: relajarse ahora podría traer como consecuencia una cuarta ola, una situación que ya empieza a verse en otras comunidades, con incrementos en la transmisión y en la presión hospitalaria.
De momento, Galicia está en una situación «privilexiada» y cumple tres semanas en una fase de meseta, con incidencias acumuladas a 7 y 14 días que han oscilado durante este tiempo entre los 32 y los 34 casos en siete días y entre los 66 y los 70 a 14 días. Esta mañana, eran 32 casos a 7 días y 66,8 a 14 días por cada cien mil habitantes. Los modelos hablan ya de un margen de reducción escaso, del 0,6 % diario siempre y cuando se mantengan las circunstancias actuales, según destacaba la directora xeral de Saúde Pública, Carmen Durán.

La transmisión no sube, pero tampoco baja. Por eso es importante continuar con el comportamiento «extraordinario» que a tenor de los datos está teniendo tanto la población como el sector de la hostelería, especialmente durante las fechas festivas. Así lo ha destacado el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, que también ha insistido en que «aínda queda camiño por percorrer» en esta pandemia.

Los buenos datos se reflejan tanto en las áreas sanitarias (ninguna tiene incidencias a 14 días por encima de los 100 casos por cien mil ni sobrepasa los 50 casos por cien mil en las tasas a a siete días) como en la situación de las ciudades. Las mayores incidencias se están dando estos días en el concello de Vigo, con 56 casos por cien mil en la última semana - A Coruña ha descendido a los 49- y también en el área sanitaria, con 95 casos por cien mil en las dos últimas semanas y 46 en los últimos siete.

Ferrol ha conseguido recortar su tasa de contagio hasta el punto de que es el área sanitaria con mejores datos (12 y 36 casos por cien mil en siete y 14 días, respectivamente) y en la ciudad, con 15 casos por cien mil habitantes en la última semana. Pontevedra tiene 42, Santiago 27 y Lugo y Ourense 25 casos por cien mil.

La tasa de positividad también se mantiene baja, con oscilaciones entre el 2,4 y el 3 %. El último dato es precisamente un 2,4 % de pruebas positivas, menos de la mitad del umbral del 5 % que la OMS establece para mantener un brote bajo control.

La meseta también se ve en la situación hospitalaria. Todos los centros siguen en fase 1 del plan de contingencia, tanto en las unidades de críticos como en hospitalización convencional. El 2,09 % de las camas de planta están ocupadas por pacientes con covid-19 y la cifra de ingresos es un 87 % menor que en el pico de la tercera ola, con una disminución con respecto a la última semana que sin embargo no se observa en las ucis.

Los ingresos son prácticamente los mismos que la semana pasada, aunque las unidades críticos tienen un 89 % menos de pacientes que en el pico de esta tercera ola. El 5,65 % de las camas de críticos están ocupadas por pacientes con coronavirus.

También la situación es de tranquilidad en los servicios de urgencias, en niveles basales. Ayer se atendieron 2.341 urgencias, cifras similares e incluso un poco más bajas que otros días. La ocupación de los circuitos covid está por debajo del 10 %. El 061 está atendiendo unas 3.000 llamadas diarias y el 6 % se clasifican como consultas covid, un porcentaje que también ha ido descendiendo, lo que refuerza la fotografía de estabilidad epidemiológica de Galicia. 

Bajan los hospitalizados, pero repuntan los contagios de covid-19 en Galicia

En las últimas 24 horas se han detectado 181 positivos y los casos activos ascienden a 2.233

U. RODRÍGUEZ

Los efectos de la Semana Santa todavía no se pueden evaluar, pero por ahora Galicia mantiene una tendencia estable aunque con un pequeño repunte tanto de casos activos como de contagios detectados, con el área sanitaria de Vigo como la más afectada. En las últimas 24 horas se registraron 181 positivos, la cifra más alta en veinte días, 71 de ellos en la zona viguesa. Los casos activos han aumentado de 2.211 a 2.233, lo que supone un incremento de 22 infectados en la última jornada. 

A Coruña continúa en descenso y se queda con 649 casos activos (36 menos), seguida ya muy de cerca por Vigo con 623 (25 más). Subidas también en el número de pacientes de Santiago hasta los 320 (17 más), Pontevedra que suma 15 casos y acumula 266 y Lugo con 145 (6 más). Bajan en Ourense con 139 positivos (2 menos) y Ferrol con 91 (3 menos).

Los mejores datos están, según el último balance del Sergas, en los hospitalizados, 21 menos que ayer. 27 pacientes permanecen en las unidades de críticos -seis menos que hace un día- y 161 en otras unidades de hospitalización -15 menos-. Es la cifra más baja de ingresados desde principios de septiembre. 

Mientras tanto, el número de víctimas mortales asciende a 2.360, tras los últimos tres fallecidos comunicados por el Sergas a última hora del martes. 

La evolución de pandemia en Galicia fue analizada ayer por el comité clínico que asesora a la Xunta y que decidió  que los concellos de A Pobra do Caramiñal y O Grove pasen a nivel máximo de restricciones para intentar contener la escalada, que deja en el municipio barbanzano prácticamente la misma tasa de contagio a siete que a 14 días, por encima de los 300 casos por cien mil, y que deja en O Grove 40 contagios, de los que más de treinta corresponden a la última semana.

A Pobra do Caramiñal y O Grove pasan a nivel máximo de restricciones

A Coruña pasa de nivel medio a básico. El comité decreta nivel alto en A Pobra do Brollón, Rábade, O Irixo, Monterrei, A Illa y Carral y deja en nivel medio a otros once municipios, entre ellos Sanxenxo, Baiona y Cangas. Todos los cambios en el mapa de la desescalada entrarán en vigor el viernes

Tamara Montero

El rápido crecimiento de la transmisión del coronavirus ha llevado al comité clínico a decidir que los concellos de A Pobra do Caramiñal y O Grove pasen a nivel máximo de restricciones para intentar contener la escalada, que deja en el municipio barbanzano prácticamente la misma tasa de contagio a siete que a 14 días, por encima de los 300 casos por cien mil, y que deja en O Grove 40 contagios, de los que más de treinta corresponden a la última semana.

A partir del viernes, cuando entrarán en vigor los cambios en el mapa de la desescalada, la hostelería deberá permanecer cerrada en ambos concellos y solo podrá dar servicio a domicilio y para recoger. Las reuniones de personas no convivientes quedan prohibidas y además, se establece un cierre perimetral individual en ambos municipios: solo se podrá entrar o salir para actividades de carácter educativo, laboral o sanitario.

Otros seis concellos estarán en nivel alto de restricciones, entre ellos A Illa de Arousa, cuya tasa de contagio a siete días ha ido escalando, y Carral, que en este momento se encontraba en nivel medio. En este nivel de restricciones estarán este fin de semana también A Pobra do Brollón, O Irixo, Rábade y Monterrei. El nivel alto supone que la hostelería solo puede servir en terrazas y con un aforo del 50 %.

De esa situación salen Sanxenxo y Baiona, que pasan al nivel medio de restricciones junto a Beade, que deja el nivel máximo (su tasa a siete días es cero en este momento). En este nivel, los locales de hostelería pueden abrir con un aforo interior del 30 % y un aforo en las terrazas del 50 %. En este nivel estarán a partir del viernes también los concellos de Cortegada, Padrenda, O Carballiño, Boimorto, Meis, Cangas, Gondomar y Moaña.

El resto de los concellos de Galicia (294) permanecerán en nivel básico, al que se sumarán Abegondo, Ortigueira, Pazos de Borbén y O Saviñao (que están ahora en nivel alto) y también la ciudad de A Coruña, la única de las siete que seguía en nivel medio de restricciones, con lo que la hostelería podrá abrir con un aforo del 50 % en el interior y el 75 % en las terrazas.

El último mapa de incidencias publicado por el Sergas muestra que e 60 % de los municipios llevan una semana libres de coronavirus y más de 140 no han notificado nuevos positivos en las últimas dos semanas.

El conselleiro de Sanidade y su equipo comparecerán este miércoles para concretar las decisiones tomadas en esta reunión del comité de seguimiento de la pandemia. Los efectos de la Semana Santa en la evolución epidemiológica del covid-19 todavía no se reflejan en los datos. Será el próximo martes el momento de evaluar el impacto de las fechas festivas y tomar decisiones. De momento, la situación se mantiene estable, lo que lleva a la Xunta a un «moderado optimismo», según lo definió el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, con una incidencia acumulada en Galicia de 67 casos por cien mil a 14 días y 32 en los últimos siete.

 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
20 votos
Comentarios

Llamamiento al «sentidiño» aunque la transmisión del coronavirus en Galicia sea estable