La Comunidad de Madrid exploró comprar la vacuna rusa Sputnik V al margen del Gobierno

La Voz REDACCIÓN

SOCIEDAD

Viales de la vacuna rusa Sputnik V en Caracas, Venezuela
Viales de la vacuna rusa Sputnik V en Caracas, Venezuela MANAURE QUINTERO | Reuters

El Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso quería  «facilitar un preacuerdo de compra beneficioso para todo el Sistema Nacional de Salud». El fármaco aún no ha sido autorizado por la Agencia Europea del Medicamento. Vota y opina: ¿Apruebas las negociaciones?

06 abr 2021 . Actualizado a las 17:07 h.

 El Gobierno autonómico de la Comunidad de Madrid exploró por su cuenta  la posibilidad de comprar la vacuna rusa Sputnik V.

Fue el consejero de Sanidad de Isabel Díaz Ayuso, Enrique Ruiz Escudero, el que mantuvo una reunión el 11 de febrero a petición de los creadores del fármaco. Escuchó sus planteamientos al difundirse informaciones de que esta vacuna podía fabricarse en O Porriño y querían conocer la situación de vacunación a nivel nacional y autonómico, según ha adelantado ABC y confirman a Europa Press fuentes del Ejecutivo autonómico.

La Consejería de Sanidad madrileña ha mantenido otras dos reuniones con otros representantes de la vacuna rusa para «explorar el mercado internacional y tener todas las posibilidades abiertas en el futuro en la lucha contra la pandemia, siempre dentro del marco nacional de vacunación».

La idea era «facilitar un preacuerdo de compra beneficioso para todo el Sistema Nacional de Salud y en condiciones equitativas para todos los españoles». Su objetivo era «ganar tiempo de negociación» a la espera de su aprobación por la Agencia Europea del  Medicamento, EMA, que aún estudia el fármaco ruso. 

El Gobierno autonómico que preside Isabel Díaz Ayuso ha sido muy crítico con la gestión del Gobierno central a la hora de conseguir vacunas. España forma parte del sistema de compra centralizada que dirige la Unión Europea

La vacuna rusa Sputnik V fue la primera patentada en el mundo. Ha sido respaldada por publicaciones científicas en revistas como The Lancet. Pero en su contra juega la geopolítica. El Kremlin está inmerso en una nueva confrontación con occidente por Ucrania y por el envenenamiento del principal adversario de Putin, Alexéi Navalni.

Política aparte, son ya 56 los países en donde ha sido autorizado su uso, entre ellos Argentina, México, Bolivia, Paraguay, Venezuela, Argelia, Egipto, Irán, Marruecos, Montenegro, Hungría y Eslovaquia, pese a que la Agencia Europea del Medicamento (EMA) no ha dado todavía el visto bueno. Austria se dispone a adquirir dosis del fármaco ruso, la República Checa está interesada también en ello y Alemania estudia producirlo en sus laboratorios.

En España, se están utilizando ahora mismo tres vacunas frente al covid-19. Se trata de las de Pfizer, Moderna y AstraZeneca. Además, en breve se incorporará la cuarta, la de Janssen. La ministra de Sanidad, Carolina Darias, recordó ayer que en la actualidad hay también tres vacunas en revisión continua por parte de la Agencia Europea del Medicamento: CureVac, que ya tiene un contrato firmado con la UE y es la primera netamente europea; Novavax, de la que se produce una parte importante en España y con la que en breve la UE firmará un contrato; y la rusa Sputnik, la más retrasada en cuanto a su revisión.