Miguel Bosé a Jordi Évole: «Quítate esa mascarilla, yo no hablo con gente con máscara»

El cantante asegura que su madre no murió de covid-19 y confiesa que ha vivido «años salvajes. Drogas, sexo a lo bestia... y un buen día me desperté y me dije: 'se acabó'»


 Miguel Bosé ha roto su silencio de la mano de Jordi Évole. Tras unos años muy convulsos, el cantante se sincera en una larga entrevista que La Sexta emitirá en dos capítulos diferentes, el primero esta noche a partir de las 21.25 horas. Bosé reconoce que es la primera vez que concede una entrevista a un medio español en los últimos cinco o seis años y los primeros avances que ha mostrado el programa Lo de Évole han creado gran expectación por las palabras del cantante. 

«Nadie conoce tan bien a Miguel Bosé como el propio Miguel Bosé», asegura Jordi Évole. «A mí los últimos meses ha habido momentos en los que me has hecho sufrir, ¿Cómo estás?», le dice el periodista. «Estoy de puta madre, ya me ves», le responde un Miguel Bosé más delgado que en sus últimas apariciones en España. Ambas coincidieron con el verano, cuando causó gran polémica por sus teorías negacionistas sobre el coronavirus y la difusión de numerosos bulos antivacunas; y en el juicio por la filiación de los cuatro hijos que tuvo junto a Nacho Palau, en el que el juez le dio en parte la razón al artista, al escudarse en que en España la gestación subrogada no era legal. 

Miguel Bosé habla sin tapujos en estos dos programas especiales. Es más, en el avance casi comienza reconociendo sus problemas de voz, con los que se lleva especulando varios años, como cada vez que hablaba en público o a través de las redes sociales, que cerró hace meses pero que ahora ha vuelto a activar. «Mi voz va y viene», reconoce Miguel Bosé, llegando a confesar que ha estado épocas sin ella. «Ahora puedo hablar», asegura. «No te veía nadie», le dice Évole. «¿A quién quieres que me enseñe Jordi, en ese estado?», reflexiona Bosé. 

«Miguel y Bosé se detestan. Bosé es un demente, te la puede armar, no tiene reglas, no respeta nada, es un creativo puro, se lanza al vacío», dice el cantante en el avance colgado en la web de la cadena. «Quítate esa mascarilla, yo no hablo con gente con máscara», le ordena Miguel Bosé a Évole. 

El cantante asegura además en este avance que su madre, Lucía Bosé, considerada una de las primeras víctimas famosas de la pandemia, no tenía coronavirus cuando murió. «Mi madre no se murió de covid, y eso tiene que parar ya», asegura el cantante. Sobre sus teorías negacionistas, Bosé ahonda en ellas. «La verdad no se sabe porque hay un plan urdido para que no se sepa», le replica a Évole en otro momento, tras decirle que no se ha hecho ninguna PCR en todo este tiempo ni usa gel hidroalcohólico. «¡Dime por qué tengo que respetarle más», responde enfurecido a las cuestiones sobre cómo se cree en tal posesión de la verdad sobre la pandemia del coronavirus y las teorías que alimentan una conspiración sobre ella. 

«He tenido años salvajes», asegura en otro momento de la conversación. «Drogas, sexo a lo bestia... y un buen día me desperté y me dije: 'se acabó'», confiesa. «Lo he dejado todo, todo, todo, hace siete años», asegura. «¿Solo?», pregunta Évole. «Solo», responde. 

«A Franco se le caía la baba con mi padre», añade en otro momento describiendo fotografías «en las que tú ves a Franco mirando a mi padre con una cara de admiración». Miguel Bosé acaba de cumplir 65 años y Évole le pregunta si con la edad se ha vuelto más conservador. «No, me he vuelto más lúcido», responde. «La edad es una putada», dice Bosé. «¿Te jode estar gordo?», le dice en otro momento el entrevistador. «¿Me estás llamando gordo?», le replica. 

Los convulsos últimos años de Miguel Bosé

Miguel Bosé reabrió el pasado fin de semana sus redes sociales con mensajes muy escuetos y cinco nuevas fotografías en las que se le ve visiblemente más delgado y con una nueva imagen. En dos de ellas luce un traje completamente negro, en otra lo combina con una camisa blanca y en otras dos, un traje en blanco roto. «No hay mejor día para celebrar la vuelta, celebrar la vida, celebrar al universo y dar gracias por todo lo que durante esta ausencia nos ha ido llenando el corazón», escribía. 

Su nueva imagen dista mucho de las últimas fotografías que se le captaron en España cuando pasó una temporada con sus dos hijos en la casa que posee en Somosaguas. Bosé acudió a varios establecimientos a hacer varias compras y se le vio sin mascarilla el pasado mes de agosto, coincidiendo con una polémica manifestación de negacionistas que él mismo alentó en redes sociales. Poco después eliminaba cualquier rastro de él en ellas. 

Además Miguel Bosé ha visto en los últimos meses cómo después de que el juez le diese la razón en cuanto a la filiación de sus hijos en el litigio que mantiene con Nacho Palau, que fue su pareja durante 26 años, Palau hizo pública la condición sexual del cantante al anunciar que habían roto su relación y al culpar a Bosé de haber separado a sus cuatro hijos, dos biológicos de Bosé y otros dos biológicos de Palau, nacidos por gestación subrogada con apenas nueve meses de diferencia. La preocupación del valenciano, que reside junto a dos de sus hijos en Valencia con su madre era que pudiesen verse y creciesen en igualdad de condiciones que los dos que se quedaron con al artista en México, donde vive tras trasladarse desde Panamá. 

La madre de Nacho Palau acudía hace unos meses a Deluxe para hablar sobre la relación de su hijo con Bosé y ofrecer escabrosos detalles sobre el artista, que siempre ha llevado su vida privada con mucha discreción. 

«Pienso que Miguel ha hecho mal las cosas, separar a cuatro niños que son hermanos… Ellos tenían un proyecto en común, eran pareja y querían tener niños. No es verdad que ellos no quisieran ser familia, fueron como las parejas que quieren adoptar a un niño y les quieren desde que lo tienen. Fueron una familia hasta que empezaron a ir mal las cosas entre ellos. Nacho considera suyos a los cuatro niños pero Miguel ha dicho que no, que solo a dos», relató en el plató de Telecinco

La confesión de la exsuegra de Miguel Bosé: «No quería que los niños salieran de casa»

Martín Bastos

Lola Medina acusa al cantante de «separar a cuatro niños que eran hermanos» y de tener anulado a Nacho Palau durante la relación

Han pasado ya cuatro meses desde que un juez diese la razón en los tribuanles a Miguel Bosé tras la denuncia de Nacho Palau por los hijos que tienen en común. El magistrado optó por desestimar la filiación porque la gestación subrogada es ilegal en España. Es decir, de los cuatro hijos que criaron juntos durante sus primeros años de vida, cada uno aportó el material genético de dos de ellos, por lo que Miguel Bosé figura como padre de Tadeo y Diego, mientras que Nacho Palau lo es de Telmo e Ivo, que residen con él y su madre en Chelva (Valencia). Así que los dos que biológicamente son de Bosé están con él y los otros dos, con Palau. Desestimó la petición de Palau de que los contasen con hermanos entre sí y miembros de una única unidad familiar. 

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
22 votos
Comentarios

Miguel Bosé a Jordi Évole: «Quítate esa mascarilla, yo no hablo con gente con máscara»