Cero contagios en las residencias gallegas por primera vez desde agosto

Galicia tiene la segunda menor tasa de mortalidad de España en relación al número de usuarios

Un usuario de la residencia de Silleda
Un usuario de la residencia de Silleda

la voz

Las residencias de mayores de Galicia han alcanzado un esperanzador dato al no registrar ningún contagio por primera vez desde el mes de agosto, tras el alta de once residentes del centro Coviastec, de Silleda (Pontevedra).

Desde el inicio de la vacunación de los mayores internos en residencias, el primer grupo junto con los trabajadores de esos centros que se atendió, los nuevos casos fueron descendiendo lentamente, hasta la aparición de un brote hace unos días en este centro de Pontevedra, que concentró al mismo tiempo más de cuarenta casos. Tras el alta de la mayoría de los residentes, ayer permanecían contagiados, dos trabajadores, uno de la propia residencia de Silleda y otro de la residencia de mayores de Oleiros.

De la lista de contagiados en residencias de mayores se ha excluido también a un trabajador del centro Bellavista Care, en Nigrán (Pontevedra), cuyo positivo fue notificado el miércoles pero no computa ya que «terminó su relación laboral con el centro residencial», señalan fuentes de la Xunta. En cuanto a los centros de atención a personas con discapacidad, no se han registrado contagios entre residentes ni trabajadores en las últimas horas.

Fuentes de la Consellería de Política Social han recordado que es la primera vez desde el mes de agosto que las residencias gallegas registran cero contagios. Desde el 29 de junio hasta el 7 de agosto no se notificó ningún caso en estos centros, pero a partir de entonces los casos se han ido enlazando sin parar. Lo que demuestran las cifras, según las mismas fuentes, es que «a campaña de vacinación funcionou, que a vacuna está funcionando, xunto ás medidas de protección e á responsabilidade das residencias e das familias».

En el pico de la primera ola, los casos positivos de las residencias gallegas supusieron un 34 % del total de los registrados en la comunidad; mientras que en la segunda ola este porcentaje fue del 9 % y en la tercera, del 3 %.

Además, los datos del Imserso aclaran que del total de fallecidos en Galicia por covid, el 33 % eran personas que vivían en una residencia, mientras que en el resto de España este porcentaje sube hasta el 40 %. En Galicia el impacto en los centros fue mayor durante la primera ola (43 %), y descendió durante la segunda (40,1 %) y la tercera (20,6 %).

Por otra parte, las cifras demuestran que Galicia es la comunidad peninsular con menos fallecimientos en relación al número de usuarios de residencias de mayores: un 4,38%, seis puntos por debajo de la media estatal. Las cifras del balance del Imserso corroboran que el virus azotó las residencias con mucha menos intensidad que en otras comunidades, algo que tiene que ver con el impacto de la pandemia en nuestra región, que, a pesar de los duros momentos vividos de tensión hospitalaria, ha tenido una incidencia menor sobre el total de la población, lo que se tradujo también en una tasa de inmunidad menor que en otros puntos de España.

Los expertos aseguran que la buena situación en las residencias de ha logrado gracias al cumplimiento de las medidas, un pilar fundamental, junto a la vacunación. Además, insisten en que las medidas «se fueron adaptando y cambiando la regulación para adecuarlas a cada momento, siempre de acuerdo con el comité clínico y con los criterios sanitarios».

Antes de llegar a la meta de los cero contagios, las medidas se fueron flexibilizando para que la gente pudiera ir retomando la normalidad, permitiendo la visita limitada de familiares y las salidas dentro de ciertos límites. «Al final non é só que a xente maior non se contaxie, que é obviamente unha prioridad, senón tamén o seu benestar emocional, que poidan ver aos seus familiares e non estén aislados, coma nun búnker». Ahora, ante el avance de la situación es previsible que las medidas se sigan flexibilizando progresivamente.

Estabilidad epidemiológica en Galicia en el primer festivo de Semana Santa

Tamara Montero

Las mínimas fluctuaciones dejan menos casos activos, menos contagios y menos ingresos en críticos. Más de 180 concellos llevan una semana sin tener un solo caso de coronavirus y Beade es el único municipio que supera los 500 casos por cien mil

Fase de meseta y mínimas fluctuaciones en la transmisión del coronavirus. Es la situación que deja la fotografía epidemiológica de este Jueves Santo en Galicia. Si el miércoles los datos crecían ligeramente, el último balance del Sergas deja un descenso también muy ligero.

Hay 2.340 personas con infección activa en la comunidad, catorce menos que en la jornada anterior, en una jornada en la que la actualización de los datos de Saúde Pública ha dejado dos víctimas más, ambas correspondientes a este miércoles. Se trata de una mujer de 54 años que murió en el complejo hospitalario de Ourense y un hombre de 72 que murió en el hospital de Pontevedra. Después de que ayer por segunda vez en una semana no se notificasen víctimas, el balance vuelve a crecer. Desde el inicio de la pandemia han muerto 2.344 personas

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Cero contagios en las residencias gallegas por primera vez desde agosto