Francia se confina todo el mes de abril y suspende las clases presenciales

A partir de este sábado, quedan prohibidos los desplazamientos entre regiones y el comercio no esencial deberá permanecer cerrado. Los ciudadanos solo podrán alejarse un máximo de diez kilómetros de su domicilio y a las siete como muy tarde tendrán que estar en casa


Tercer confinamiento en un año. El presidente de Francia, Emmanuel Macron, anunció este miércoles un mes de restricciones para todo el país con el objetivo de frenar la expansión de una pandemia que mantiene su sistema asistencial en algunas regiones al borde del colapso. Desde este sábado, 3 de abril, hasta el próximo 2 de mayo, los franceses encararán un nuevo encierro, esta vez más blando que los anteriores: el comercio no esencial deberá permanecer cerrado y los ciudadanos, aunque no podrán alejarse más de 10 kilómetros de su domicilio ni tampoco cambiar de región, sí podrán salir a la calle. Eso sí, a las siete, como muy tarde, deberán haber vuelto a casa, de donde no podrán moverse hasta las seis del día siguiente.

Los estudiantes franceses tendrán a partir del lunes una semana de clases a distancia. Las vacaciones de primavera se unificarán en todo el territorio nacional, del 12 al 26 de este mes. Normalmente, las regiones organizan las vacaciones de forma escalonada para no coincidir. A partir del día 26, los alumnos de preescolar y Primaria regresarán a las aulas, mientras que los de enseñanza Secundaria tendrán una semana más de clases telemáticas. El 3 de mayo, todos los estudiantes volverán a las aulas.

«El cierre de las escuelas debe ser una medida de último recurso», era el mantra del Gobierno desde que en septiembre se reanudó el curso escolar. Después de meses de resistirse a dar este paso, finalmente llegó el momento de adoptarlo para tratar de frenar una epidemia acelerada por la expansión de la cepa británica, una variante del virus original que afecta más a los menores.

No ha sido fácil para el Ejecutivo francés tomar esta decisión. Durante su comparecencia, Macron insistió en el éxito que ha supuesto mantener hasta ahora las escuelas abiertas frente a otros países que ya las cerraron hace meses. Avanzó también que aquellos padres que no puedan teletrabajar tendrán la posibilidad de acogerse al desempleo temporal (ERTE) para atender a sus hijos durante ese período, al tiempo que anunció ayudas a comerciantes y otros sectores para el cuidado de sus menores. 

«La situación es más peligrosa que en otoño, porque el virus es más contagioso y más mortal» debido a la variante británica, explicó el presidente francés. «Por un lado, el despliegue de la vacunación nos permite vislumbrar el fin de la crisis, pero por otro se ha extendido por toda Europa esta variante del virus que ya es una epidemia dentro de la epidemia de la que ninguna región metropolitana se salva ahora», añadió. Macron reconoció que las últimas medidas impuestas no fueron suficiente, sobre todo en la zona de París, y pidió un esfuerzo adicional durante los próximos meses. Los ciudadanos que deseen cambiar de región para aislarse podrán hacerlo este fin de semana.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Francia se confina todo el mes de abril y suspende las clases presenciales