Después de la calima llegan los chaparrones

El sábado Galicia recuperará la influencia anticiclónica aunque con temperaturas más suaves


A pesar de todas las variables que intervienen en la dinámica atmosférica actual, la previsión meteorológica se está cumpliendo bastante. Ayer fue un día de lo más atípico, tanto en lo referente al estado del cielo como a las temperaturas. El polvo sahariano enturbió bastante el ambiente y las máximas fueron muy elevadas para la época del año. El calor fue generalizado y se superó la barrera de los 30 grados en Pontevedra. Y si el termómetro no ascendió todavía más fue en parte por la presencia de la calima. El aire africano está dejando multitud de récords en países como Francia y el Reino Unido.

Hoy Galicia estará bajo la influencia de una borrasca situada al oeste de la comunidad. No se espera ningún frente, pero el centro de bajas presiones inyectará aire frío en las capas altas de la atmósfera. Será una jornada de chaparrones generalizados, que caerán con más frecuencia por la tarde. Habrá, además, un notable descenso térmico, sobre todo teniendo en cuenta que en las últimas horas se han alcanzado anomalías positivas (valores por encima de la media) muy altas. Hoy los valores máximos oscilarán entre los 20 y los 23 grados.

Mañana persistirá cierta inestabilidad. Los cielos estarán parcialmente cubiertos con chubascos de carácter tormentoso probables en cualquier punto. Las temperaturas mínimas sufrirán un moderado descenso, mientras que las máximas continuarán sin cambios o con ligeros descensos en el litoral norte.

El sábado llegan más novedades. En este caso en forma de un cambio en la dirección del viento. El anticiclón intensifica sus efectos y empieza a soplar el nordés. El día arrancará con intervalos de nubes bajas y nieblas que darán paso a cielos poco nubosos o despejados. En cuanto a las temperaturas se comportarán como suelen hacerlo cuando hay esta circulación del aire. Las mínimas sufrirán un ligero descenso mientras que las máximas ascenderán ligeramente, excepto en el tercio norte donde quedarán sin cambios. El domingo persistirá la influencia de las altas presiones. Así que los gallegos podrán despedir la Semana Santa con un tiempo soleado y con una sensación térmica mucho más agradable que la de estos días.

La semana que viene la atmósfera dará un giro de 180 grados. Si hoy sopla viento del sur que envía aire cálido africano, a partir del lunes la posición del anticiclón y las borrascas van a generar un corredor de viento del norte que arrastrarán aire frío de origen polar. En este época del año no está tan gélido, pero sí descenderán los termómetros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Después de la calima llegan los chaparrones