David Sabater Sales, campeón de la liga profesional española: cazatalentos gallego para el videojuego más jugado

El UCAM Esports Club ganó, con el coruñés como mánager, su primera Superliga, élite nacional del coloso League of Legends


Estaba a punto de tomar el relevo de sus padres en la charcutería del mercado coruñés de Monte Alto, mientras seguía estudiando Administración y Dirección de Empresas en la UDC. Pero en ese momento le llegó un correo electrónico. El mail que cambió su vida. David Sabater (A Coruña, 1995) tenía sobre la mesa virtual una oferta más que real: ser el mánager del Penguins de Ourense, equipo de e-sports. Aceptó.

«Les dije a mis padres que se podía vivir de esto, que tenía futuro», recuerda. Ese futuro deparó una absorción del club por parte de la UCAM de Murcia y con su Esports Club logró la Superliga organizada por la Liga de Videojuegos Profesional y se proclamó campeón nacional del League of Legends, el videojuego más popular. Apeó en semifinales al equipo con más arraigo, el Vodafone Giants; y en la final al Team Real Betis (vinculado al club de fútbol). Desde el día 14 jugará el Europeo, cantera de la verdadera élite de esta actividad, las ligas franquiciadas (hay, por videojuegos, las de Europa, Norteamérica, Corea, China, Oceanía, Turquía, Brasil y Latinoamérica).

David Sabater ya tenía experiencia como jugador semiprofesional (del Call of Duty, con solo 17 años) y como comentarista, pero este éxito le llega como mánager (su punto fuerte en el sector) de un club formado por un miembro de la República Checa, un neerlandés, tres portugueses y dos españoles. Todos viven en Murcia, en un amplio chalé de tres plantas. Para el gallego, encargado no solo de realizar los fichajes y contratos, sino también de la logística de los viajes y el día a día de los jugadores, «el contacto personal es fundamental». Lo asegura el coordinador de un grupo que dedica su vida, profesionalmente, a competir en un mundo intangible, pero que posee un psicólogo y un preparador físico para hacer frente a las necesidades más palpables. «Como cualquier otro deportista tradicional», compara Sabater, que también vivió ese ámbito desde la práctica aficionada.

Por eso tumba el estereotipo del perfil de profesional que se dedica a los e-sports. «También disponemos de analistas de datos, con conocimientos de programación», apunta. «Lo abarcamos todo, porque no es un trabajo de oficina. También es su afición. Se entrenan tres horas al día individualmente y cinco en equipo, hasta completar su jornada laboral, pero a mayores se pasan cinco más por su cuenta. En competición, están en máxima tensión física y mental. Las series de play off pueden durar cinco horas con apenas diez minutos de descanso entre partidas. Se resiente la mente, pero también las muñecas, los brazos y la espalda», explica.

Ese es el precio que deben pagar los jugadores, que antes de la pandemia eran capaces de reunir a miles de espectadores en grandes recintos para los eventos que se celebraban, principalmente en el centro y sur de España, con Barcelona y Bilbao como excepciones norteñas.

En el otro extremo del balance contable, contratos que van desde el salario mínimo hasta los cinco mil euros mensuales para las estrellas del League of Legends. Más allá del dinero, David Sabater proyecta sus objetivos. «Me gustaría asentarme y tener seguridad. En Murcia tengo una buena calidad de vida. Es cierto que los jugadores envejecen peor que los profesionales con otras labores. Esto come mucho tiempo. Cada vez que te mudas dejas tu vida atrás. No se vive mal de esto, pero sé que acabaré dando prioridad a lo personal para poder trabajar a distancia, desde mi tierra», reflexiona.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

David Sabater Sales, campeón de la liga profesional española: cazatalentos gallego para el videojuego más jugado