Bob Pop: «Con ''Maricón perdido'' me he quitado los pudores que me quedaban»

Acaba de rodar «Maricón perdido» su primera serie una ficción para TNT basada en su propias experiencias vitales


Madrid / Colpisa

Desde que en 2013 uniera su destino al de Andreu Buenafuente en En el aire, la popularidad de Roberto Enríquez, alias Bob Pop (Madrid, 1971), no ha dejado de crecer. Pero antes de que la televisión se cruzara en su camino, este guionista ya dejaba por escrito sus ácidas críticas en diversos medios de comunicación. Este año se ha lanzado a rodar su primera serie de televisión, titulada Maricón perdido, una ficción basada en sus propias experiencias vitales que se estrenará este año en TNT y en la que hace de sí mismo en algunos fragmentos.

-Ha finalizado el rodaje, ¿está satisfecho con la experiencia?

-Estoy súper satisfecho. Ha sido largo, duro y algo que no había hecho nunca. Pero también tengo la sensación de haber descubierto algo que me apasiona muy tarde.

-'Maricón perdido': el título es toda una declaración de intenciones.

-Tengo que decir que el título fue un regalo maravilloso de Andreu Buenafuente, que cuando leyó los guiones yo estaba buscando título y me dijo: «Oye, ¿qué te parece esto que decía mi abuela?». Me encantó, primero porque es una declaración de intenciones, pero también porque es una forma de contar muy bien la historia. Estamos contando mi historia, que es la de un maricón, y perdido porque la serie habla sobre la búsqueda de la identidad, el oxígeno, la felicidad, el aire. Así que lo que en principio podría sonar como una expresión despectiva es puramente descriptiva.

-¿Cómo surgió el proyecto?

-El proyecto surge porque un día me llaman de TNT y me dicen que han estado viendo algunas de mis colaboraciones en 'Late motiv', que les gusta la forma en la que cuento mi vida y que por qué no hago una serie sobre mí. Con la primera llamada, yo me escandalicé porque nunca había hecho algo así. Y me dijeron: «Mira, tú te lo piensas y comemos un día». Y pasado un mes, comimos, me volvieron a insistir y yo me engorilé y les planteé el capítulo piloto. Me preguntaron si tenía productora y les dije que no pero que obviamente iba a trabajar con El Terrat, que es mi familia y con la condición de que estuviera Berto a mi lado. Sobre todo porque yo lo respeto mucho profesional y personalmente y porque quería tener a alguien al lado con su capacidad crítica que me dijera, primero, si había una serie o no en lo que quería contar de mi vida y, segundo, que me quitara el miedo a exponerme en la forma tan brutal en la que iba a hacerlo. Y allí empezó todo. Fue un proceso de escritura de un año o así y luego toda la preproducción y, de pronto, hemos terminado el rodaje y estamos montando.

-Cuenta Berto Romero en la nota de prensa que ha usado lo que ha aprendido en 'Mira lo que has hecho' para orientarle. ¿Va a tener un tono similar?

-No tiene por qué. 'Mira lo que has hecho' es una comedia maravillosa con elementos de autoficción estupendos y en mi serie hay menos comedia, aunque hay elementos de la comedia de la supervivencia, pero tiene otro tono y otra estructura. Yo creo que no va a haber demasiadas similitudes. Lo único que espero es que sea la mitad de buena.

-Es una ficción basada en sus vivencias personales, pero ¿cuánto habrá de ficción y cuánto de realidad?

-No lo sé (ríe). Al final es una serie que habla mucho de la memoria y es imposible viajar en el tiempo para comprobar exactamente si lo que yo recuerdo es tal y como sucedió o lo he ido adornando con los años. Lo que hay es mucha verdad, es lo que yo todavía recuerdo o reconstruyo o, incluso, recupero de lo que yo veía o sentía con trece, quince, veinte años.

-Es extrovertido, ¿ha habido algo que le haya dado apuro contar?

-No porque en el momento en el que pasa a la escritura y luego al rodaje ya se convierte en una historia que tienes que contar bien. De hecho, creo que me ha ayudado a quitarme los pocos pudores que me quedaban.

-Cuando uno lleva esas experiencias vitales a la pantalla, ¿se queda vacío?

-Queda una especie de paz, es como que haces las paces con nudos que tenías allí y sobre todo lo conviertes en un elemento a compartir que eso yo creo que puede generar una conversación muy bonita al respecto.

-El casting es apabullante, ¿la amistad jugó a favor?

-Es que Candela, Alba Flores, Carlos Bardem, Guillermo Toledo, Miguel Rellán. Toda la gente que participa, yo quería que fuera gente con quien yo tuviera una afinidad emocional porque yo no podía dejar esto en manos de cualquiera.

-Es una de las voces más lúcidas de la izquierda. ¿Le ha granjeado muchas enemistades?

-Supongo que sí, que tengo mi legión de haters. Es verdad que este ya no es un proyecto personal, que hay mucha gente detrás, así que quiero invitar a la mayor cantidad de gente posible. No es que ahora vaya a ser la mejor amiga de Rocío Monasterio, pero sí que quiero que eviten el prejuicio y se acerquen a algo que sí, que es mío, pero que forma parte de un proyecto global y que por mucha manía que me tengan a mí, pues lo mismo descubren algo que les encanta. Sería muy mezquino si no les quisiera invitar a este goce. No se merecen tanto sufrimiento como el de no poder ver Maricón perdido, bastante tienen con ser de ultraderecha (ríe).

Sus monólogos más aplaudidos con Buenafuente

En los últimos años Bob Pop ha protagonizado varios monólogos virales en Late motiv, el programa que Andreu Buenafuente presenta en Movistar+. En noviembre del 2017 reveló en directo la violación que sufrió hace años, dando una lección así a los que juzgaban en aquel momento a la joven víctima de la Manada. 

«Recuerdo una noche memorable en la que me vi yo, en pelota picada, entre los matorrales del Parque del Retiro un verano», aclaró aún en tono desenfadado el colaborador de Buenafuente. Tras cambiar de registro y aclarar que hablaba en serio, Bob Pop reveló lo sucedido aquella noche en la que «alguien me violó y me desvalijó en el parque del Retiro y me dejó ahí tirado».

Fueron los operarios que iban en un camión de basura, hasta el que corrió desnudo, y una pareja que se encontró en el parque madrileño, los que primero ayudaron a un Bob Pop que se trasladó a continuación a comisaría. 

 «Lo pasé muy mal y fue una mierda y vomité, y me dio todo mucho asco, y lloré pero al día siguiente y los siguientes días, me reía, salía con amigos, hacía cosas, porque había un subidón. Además del dolor, había un subidón porque cuando crees que te van a matar y sigues vivo, está de puta madre», sostuvo el colaborador de Buenafuente.

«Estoy on fire con una cosa hoy. España os lo cuento», aseguraba Bob Pop en su visita a Late Motiv, el programa que presenta Andreu Buenafuente en Movistar+ en otro de sus monólogos más aplaudios, en mayo del 2019. Así explicaba que el motivo de su indignación era un artículo publicado sobre la entrada de Carlos de Quinto en el Congreso de la mano de Ciudadanos. «Como todo el mundo sabe, los ricos no roban, los guapos no violan... Esto es una ley matemática», comentaba irónicamente. «Cuanto más dinero tienes más lejos estás de la vida real de la gente y de entender lo que es la gente. Con lo cuál, ¿cómo vas a hacer política en eso?», añadía. «Los ricos tiene una cosa además de dinero. Los ricos tienen deudas. Pero no deudas de dinero, que algunos también, sino que deben favores. Y no hay nada más peligroso para la política que deber favores», continuaba poniendo como ejemplos a Donald Trump o Berlusconi (apuntaba Buenafuente). 

 Y ahí continuaba con su incendiario discurso con una frase que a continuación explicaba: «Los ricos se han forrado por nuestra culpa. Tengo la teoría de que hay ricos porque los pobres somos unos vagos». «Nos da pereza hacer la revolución comunista y hemos dejado de ir al mercado y vamos al supermercado. Lo compramos todo en el supermercado, lo compramos todo en el mismo sitio», añadía, para decir a continuación: «Esto que te acabo de decir es mentira», dejando perplejo a Andreu Buenafuente. 

«No es verdad que seamos unos vagos, lo que pasa es que estamos muy cansadas. Estamos agotados porque el capitalismo actual es la tormenta perfecta. Nos han empujado a la precariedad, a las horas extras sin cobrarlas, los horarios imposibles. Y nos han quitado la posibilidad de tener una vida donde ir al mercado tranquilamente, y elegir en cada puesto cosas diferentes. Les hemos hecho millonarios con nuestras miserias y encima se lo tenemos que agradecer, porque es más cómodo», ponía como ejemplo.

Otra de las intervenciones de Bob Pop más recordadas fue cuando reveló que sufría esclerosis múltiple. «Tengo una enfermedad neuronal degenerativa que se llama esclerosis múltiple», explicó junto a Pedro Almodóvar, que estaba como invitado, que en una de sus úlitmas películas, Dolor y gloria, explicaba muy bien lo que era el dolor. «Explicas muy bonito el dolor. Y hay una frase que dice el personaje de Antonio Banderas: ‘Los días que me levanto con solo una clase de dolor soy ateo», le explicó. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Bob Pop: «Con ''Maricón perdido'' me he quitado los pudores que me quedaban»