Los puntos más avanzados de Galicia vacunaron a todos los mayores de 80 años

La citación para el primer pinchazo varía mucho, entre las letras R y G

Severino Arias recibe la vacuna contra el coronavirus en el centro de salud de Vimianzo
Severino Arias recibe la vacuna contra el coronavirus en el centro de salud de Vimianzo

redacción / la voz

El objetivo europeo de acabar este mes de marzo con el 80 % de los mayores de 80 años vacunados contra el coronavirus es una quimera, en España y en el conjunto del continente, donde ni siquiera se ha inmunizado por completo a una cuarta parte. Lo que ya no parece tan inalcanzable, al menos en Galicia, es que todos reciban la primera dosis, que ya proporciona cierto grado de protección. De hecho, en algunos puntos de vacunación, como el de A Cañiza, a donde acuden los vecinos del municipio además de los de Arbo y Crecente, ya lo han conseguido. Y en Ourense tampoco están lejos.

El abecedario de la citación -que empezó por sorteo a partir de la letra H- ya ha dado la vuelta en uno o varios puntos de las siete áreas sanitarias, aunque hay muchas diferencias: desde los últimos de la R, con los que están en Sanxenxo, hasta los de la G, con los que ya han empezado en el centro de salud del barrio vigués de Lavadores. Sin embargo, el caso ourensano, por porcentaje de población mayor y por eficiencia, es único. Si en el conjunto de Galicia se le ha administrado la pauta completa con dos dosis al 5,2 % de la población, en Ourense ya la han recibido el 8,1 % de sus 306.650 vecinos, y en 10-15 días cuentan con alcanzar a todos los mayores de 80. El ritmo oscila entre la C y la G y la disparidad se justifica en que hay centros con un volumen de población pequeño, lo que hace que un día estén más atrás en el abecedario y al siguiente se adelante porque en una única jornada se vacunan a personas cuyos apellidos empiezan por varias letras diferentes. Además, ya han comenzado con las citaciones para las segundas dosis.

 

Lo mismo ocurre en A Coruña, donde la campaña avanza entre Sánchez y Belmonte. Varía entre los centros de salud, ya que no todos tienen la misma población mayor asignada ni tampoco en todas partes hay los mismos pacientes con apellidos iguales. Por ejemplo en Ponteceso, A Laracha, Cee y Vimianzo están administrando la primera dosis a los que su apellido comienza por la letra A y en Vimianzo están con la segunda por la P.

En el área de Santiago predomina la letra A en la mayoría de los centros, aunque en alguno de los de menos demanda, como Melide, están alcanzando la C; mientras que en la zona de Barbanza el avance con nuevos pacientes no es muy notorio debido a que se están administrando las inyecciones de refuerzo. En el centro de salud de Ribeira, donde se vacunan los de Ribeira y A Pobra, están llamando por la letra S, al igual que en el de Boiro, donde se inmuniza a los de Boiro y Rianxo.

En Lugo la mayor parte están acabando la A y algunos ya empezaron la B, como en Viveiro y Burela, mientras que en Mondoñedo, según informan desde el Sergas, frenaron el pasado martes al alcanzar la C para que se vayan igualando otras zonas como la de Ribadeo en la que todavía están en la S.

Un ritmo parecido al que llevan en Lalín, donde se vacuna a las personas cuyo primera apellido empieza por T, mientras que en el centro médico de A Estrada están en la V.

Tampoco difiere mucho del de Ferrol, aunque en este caso con mucha más variabilidad, porque algunos centros están acabando la S y otros ya han avanzado hasta la B.

Información elaborada por Á. Paniagua, M. Cobas, R. Domínguez, A. Lorenzo, L. Rey, J. Gómez, C. Devesa, J. Benito, C. Barral, C. López y J. V. Lado.

España tendrá de la UE «lo que necesite» para alcanzar la inmunidad en verano

La presidenta da la Comisión Europea le dice a AstraZeneca que no podrá exportar hasta que cumpla con sus contratos

j. v. lado

El comisario europeo de Mercado Interior, Thierry Bretón, que ayer visitó con la ministra de Turismo la planta de Barcelona que producirá las vacunas de Janssen, prometió para España «lo que necesite» en aras de conseguir la inmunidad de grupo contra el covid-19 este verano.

Bretón quizás sea en estos momentos el político más optimismo del continente, porque ya el lunes dijo en una entrevista en su país que para el 14 de julio, día de la Fiesta Nacional en Francia, se podrá alcanzar la inmunidad en toda Europa, porque hay capacidad para repartir hasta 350 millones de unidades.

Ayer fue incluso más contundente en relación al conflicto con AstraZeneca: «Nos aseguraremos de que todo se quede en Europa hasta que la empresa cumpla con lo comprometido».

Más contemporizador fue el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, para quien «hay un consenso muy amplio entre los Estados miembros en que queremos garantizar la cadena de suministro y una economía abierta, pero al mismo tiempo queremos más transparencia y asegurar que se cumplen los contratos».

Unas garantías a las que la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, le puso condiciones concretas, justo en el día en el que entra en vigor el nuevo protocolo comunitario para que solo salgan de los Veintisiete dosis hacia los países que más las necesitan y cumplen con los criterios de reciprocidad, a la hora de permitir también que lleguen a la UE viales y componentes producidos allí. «Está claro que la compañía primero tiene que ponerse al día, cumplir el acuerdo, antes de exportar de nuevo», afirmó la alemana.

Sin embargo, esa supuesta firmeza queda bastante más diluida si se atiende a las declaraciones de los líderes nacionales. El portugués, Antonio Costa, que ostenta la presidenta de turno, señaló que, «cuando la UE dice que utilizará todas las armas, no dice que la primera que vaya a utilizar sea el bloqueo de las exportaciones». El belga Alexander de Croo cree que deber ser el «último recurso» y el holandés Mark Rutte espera que «este sábado o poco después» se llegue a un acuerdo con el Reino Unido.

Otras dos fábricas

La Agencia Europea del Medicamento (EMA) dio ayer luz verde a otras dos fábricas para la producción de vacunas contra el covid-19. Una es la de Marburg (Alemania), que fabricará dosis de Pfizer, y la otra, aunque está ubicada en Leiden (Países Bajos), se sitúa en el centro de todo el conflicto entre la Unión Europea y el Reino Unido, porque de ahí deben salir los viales que AstraZeneca ha prometido a unos, y que otros consideran suyos. Hasta ahora ese laboratorio de la empresa Halix producía para exportar, pero con esta autorización se abre la puerta para, por ejemplo, repartir en los países de la UE 16 de los 29 millones de dosis descubiertos en Italia.

La UE endurece la exportación de vacunas para hacer frente a los engaños de las farmacéuticas

j. v. lado
El presidente del Consejo, Charles Michel, en la cumbre telemática con los jefes de Gobierno de los Veintisiete
El presidente del Consejo, Charles Michel, en la cumbre telemática con los jefes de Gobierno de los Veintisiete POOL

El presidente del Parlamento Europeo insta a los líderes del continente a dejar de ser «ingenuos»

Los líderes de la Unión Europea se reunieron ayer desde la una de la tarde en una cumbre telemática que tenía por objetivo principal salir del embrollo en el que se han metido los Veintisiete con la campaña de vacunación contra el covid-19 a cuenta del déficit de producción y los conflictos abiertos con las farmacéuticas, particularmente con AstraZeneca, por el retraso en los envíos. Unas carencias que esperan corregir con un mayor control de las exportaciones.

Sobre la mesa estaba el veto a la exportación de dosis hacia a aquellos países, particularmente Reino Unido, que también son productores y que, en cambio, no han permitido la salida de un solo vial con destino a la UE. Pero también los recelos relativos a que una medida de este tipo pudiese frenar la llegada de los componentes necesarios para la producción de las dosis y, por tanto, lograr el efecto contrario. Además, por el camino también salieron a la luz las propias tensiones internas, encarnadas por el canciller austríaco, como voz más destacada entre los países que apostaron el grueso de su campaña a AstraZeneca, lo que permitió que otros países acceder a más dosis de Pfizer, y que ahora piden un reparto más justo.

Seguir leyendo

Los problemas de vacunación con las mutuas: «Mis padres tenían que haber recibido las dos dosis y no les pusieron ninguna»

J. V. L., Á. P.
Julia Piñeiro recibe la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus
Julia Piñeiro recibe la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus

Una vecina de Betanzos lleva un mes peleando para que citen a sus progenitores

A los desplazados de otras comunidades se les está llamando; los asegurados de las mutuas, aunque más tarde, también entraron en el sistema; a los centros educativos les piden ahora nuevos listados para que nadie quede atrás y también se está empezando con los policías locales. Pero el proceso de citación para recibir la vacuna contra el covid-19 en Galicia -que como el propio conselleiro de Sanidade dijo depende de los miles de correos electrónicos con los listados que mandan diversas entidades- también tiene sus lagunas. Es el caso de una vecina de Betanzos, que lleva desde el 20 de febrero peleando para que vacunen a su padre, de 95 años, y a su madre, de 88.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Los puntos más avanzados de Galicia vacunaron a todos los mayores de 80 años