Jacobo, el ejemplo de integración que sacó una oposición tras tres años de esfuerzo

La Voz OURENSE

SOCIEDAD

Jacobo, usuario de Down Ourense y trabajador de la Consellería de Medio Rural
Jacobo, usuario de Down Ourense y trabajador de la Consellería de Medio Rural Santi M. Amil

La Caixa y CaixaBank apoyan a entidades sociales como Down Ourense

25 mar 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La historia de Jacobo Rey es un ejemplo de superación. Nació en Ourense hace 36 años con síndrome de down y desde el 2018 trabaja en la delegación ourensana de la Consellería de Medio Rural como administrativo. Para llegar hasta ese puesto laboral, Jacobo dedicó tres años de su vida a estudiar la oposición convocada por la administración autonómica. «Estudié siete días a la semana y con mucho esfuerzo, pero cuando superé el examen pensé que ya era una misión cumplida. Fue un examen muy difícil y al que se presentó mucha gente», recuerda.

El proceso al que se refiere este ourensano fue pionero en destinarse plazas específicas para personas con una discapacidad intelectual. Ese examen no era el primero al que se presentaba Jacobo, que también había opositado en Madrid en un proceso selectivo del Parlamento. Para llegar hasta donde está, además de su esfuerzo, el administrativo ourensano contó con el apoyo de la asociación Down Ourense, que cuenta con formadores laborales para sus usuarios. Desde que se sacó la plaza, Jacobo mantiene el apoyo de la asociación pero desde Down Ourense destacan que es una persona completamente autónoma. En sus primeros días en la Consellería de Medio Rural iba acompañado por un preparador laboral para conocer todas sus tareas, pero ahora ya es uno más en el equipo de la delegación ourensana de esta administración. «Me encargo de ordenar el correo, de llevarlo a otras sedes y también tareas de escaneo o fotocopias», explica.

Hasta que le surgió la posibilidad de opositar, Jacobo Rey tuvo diferentes experiencias laborales, tanto en administraciones como el Concello de Ourense, como en empresas privadas, como la constructora Copasa. Sin embargo, siempre tuvo claro que su verdadero reto era el de lograr una plaza a través de una oposición. A los jóvenes gallegos con síndrome de down que estén dudando en si presentarse a un proceso selectivo de estas características, el ourensano les manda un mensaje: «Quiero decirles que sigan en una buena línea de estudios, que son unos luchadores, como yo lo fui, y que seguro que consiguen el objetivo que se propongan».

El ejemplo de integración laboral de Jacobo refuerza la labor de asociaciones como Down Ourense, que cuenta con el apoyo de Fundación La Caixa y CaixaBank, que en los últimos meses han aportado 62.000 euros a seis entidades en Galicia, entre las que se incluye Down Ourense.