Vigilando el acceso a Galicia y ensayando la Semana Santa

Escaso tráfico y pocos transgresores en los controles perimetrales por A Gudiña


ourense / la voz

El puente por el día de san José -festivo en siete comunidades autónomas, entre ellas Galicia- no se notó demasiado este vienes en la circulación por la autovía de entrada al sur de Galicia, la A-52. Un operativo disuasorio de la Guardia Civil de Tráfico y de Seguridad Ciudadana del destacamento de Verín establecía un control antes de A Gudiña, en sentido Porriño, para comprobar que los conductores que circulaban cumplían las restricciones por el covid, que fijan el cierre perimetral en esas comunidades que hacían puente. Un control con fines disuasorios y como ensayo para el período vacacional más largo que ya está a la vuelta de la esquina: la Semana Santa.

A Galicia, a través de esta autovía y según el tráfico que hubo este viernes, la gran mayoría de quienes llegaron eran personas que estaban autorizadas y que tenían justificante para su desplazamiento. En este operativo establecido en A Gudiña, la Guardia Civil solo tuvo que mandar retornar a dos conductores, uno procedente de Madrid y que se dirigía a Vilagarcía de Arousa, y otro de Valladolid, que quería ir a Ourense. Ninguno tenía justificación para saltarse el cierre perimetral vigente entre comunidades autónomas y tuvieron que dar la vuelta con una propuesta de sanción por incumplimiento de normativa covid.

La mayoría de los conductores que pararon los guardias en este control eran vecinos de los alrededores que se desplazaban para sus quehaceres, o trabajadores que retornaban a Galicia después de haber estado en Barcelona, Madrid u otras provincias por motivos laborales. Algunos de estos desplazamientos eran de operarios del sector de la construcción que volvían después de unos días de trabajo fuera de Galicia. También estudiantes que regresaban a sus residencias a pasar unos días libres. Como Iago Fernández, uno de los conductores que se encontró este control: «Venimos de Salamanca y vamos a Pontevedra. Es el primer control que nos encontramos», apuntó. Es un desplazamiento justificado al ser su residencia Pontevedra y pudieron continuar el viaje. Otras personas enseñan convocatorias para cursos, citas médicas o justificantes de empresas.

En todo caso, los operativos establecidos en las salidas de Madrid -también en vías secundarias para localizar a quienes quisieran evadir los controles policiales- y en otras provincias intermedias de Castilla y León, hicieron que el número de vehículos que llegasen a Galicia este viernes fuese residual, explica el cabo primero Cardero, responsable de este operativo de tráfico en A Gudiña. Nada que ver con el principio de la pandemia, cuando no había estas restricciones y resultaba imposible controlar el flujo de vehículos. Ahora, entre los controles y que la gente conoce las normas y la mayoría las respeta, el tráfico fue escaso y el número de infractores, ínfimo.

Así que, para ser un viernes de puente, casi había más camiones circulando que turismos. Fue un ensayo para Semana Santa bastante tranquilo. Habrá más durante el próximo período festivo porque la movilidad sigue restringida. Y, aunque el 80 o el 90 % de los viajeros respeten las reglas, siempre habrá un porcentaje que se las quiera saltar. Este fue un control por la normativa covid, pero un par de conductores también fueron denunciados por no tener la ITV o llevar el coche en mal estado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Vigilando el acceso a Galicia y ensayando la Semana Santa