El Sergas no volverá a llamar por ahora a los que rechazaron la vacuna de AstraZeneca

Julio García Comesaña dice que solo se reconvocará ya a quien no se vacunó con Astrazeneca por fallar la citación y estudiará el rechazo. El conselleiro advierte que «siguen los efectos de la tercera ola» y defiende las medidas: «Hay que evitar la cuarta»


EUROPA PRESS

«Hay que distinguir entre el que no quiso vacunarse por motivos personales claros o aquellos a los que el mensaje no les llegó, a los que es fundamental volver a citar». Así de rotundo se ha mostrado el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña (Vigo, 1968), en una entrevista concedida a Europa Press en la que ha explicado los planes de vacunación del Sergas y las líneas que seguirá para avanzar en el proceso de inmunización.

En ella, también ha defendido la decisión de seguir adelante con la vacunación masiva del pasado fin de semana (13 de marzo). «La decisión se toma en base a informes (de la EMA y la Agencia Española), evidentemente uno siempre puede pensar en varias alternativas ¿no?. Pero cuando se apoya en informes técnicos oficiales, es relativamente más sencillo, no voy a decir fácil», justificó.

En la entrevista concedida a Europa Press, Comesaña ha trasladado que el Sergas tiene previsto volver a citar de forma inmediata a aquellas personas que no acudieron a la llamada del pasado fin de semana porque el sistema de aviso «falló» y, por lo tanto, no recibieron de forma correcta la información. Además, ha revelado que «realiza un estudio» de los motivos de las ausencias y los rechazos a la vacunación, tanto las negativas a recibir las dosis de Astrazeneca, cuya vacunación está previsto que se retome la próxima semana tras la suspensión temporal, como las declinaciones del personal sanitario.

Aquellos que decidieron no ser administrados, serán «etiquetados» en el sistema de salud pública con la referencia al rechazo y, una vez que finalice el proceso de inmunización, se les volverá a llamar, ha asegurado el conselleiro. Si «cambian de opinión», podrán comunicar esta decisión en su centro de salud, pero el conselleiro ha explicado que solo se volverá a citar de forma inmediata a aquellas personas que no acudieron por los problemas técnicos.

Una «prueba» del funcionamiento del sistema

La citación para recibir la primera dosis de la vacuna de Astrazeneca a cerca de 19.000 personas de entre 50 y 55 años fue, en palabras del conselleiro, una «prueba de concepto», «algo más», incluso. «Un ensayo para el sistema de llamamientos masivo, una de las piezas importantes de esta prueba», ha explicado. El «objetivo» de este sistema es contar con «información fiable» sobre si la persona convocada «ha recibido el mensaje» y si acudirá o no a la cita para «garantizar que no haya que retornar ninguna dosis».

Comesaña ha indicado que se detectó que «no todos los gallegos» recibieron la llamada de confirmación de la cita y, por lo tanto, «se está haciendo un estudio de los que no acudieron, para comprobar el motivo». «Si no recibieron la llamada, no vieron el mensaje o teléfono estaba mal, por supuesto se les vuelve a llamar. De los que conscientemente no fueron, registramos esa renuncia y quedan pendientes de ser llamados», ha explicado.

El conselleiro de Sanidade ha rechazado que sea una 'penalización' a quien por 'miedo' no haya querido ponerse la vacuna de la mencionada farmacéutica: «No se saca de la lista, lo que pasa es que se le ofrecerá a otras personas. Si alguien ha dicho que no quiere ponerse esta, tendremos que seguir adelante. Si este ciudadano dice que se lo ha pensado mejor y quiere vacunarse, estará abierto un proceso para poder incorporarse», ha esgrimido.

Es más, ha insistido en que «en cualquier momento puede solicitarla». «O una vez finalizado (el plan de inmunización) y tengamos una serie de personas que han renunciado, lo lógico será volver a decirles 'oiga, usted renunció, ¿quiere ahora vacunarse?'«, ha expuesto.

El conselleiro, que ha recordado que esta situación ya se dio «con los profesionales médicos», ha sostenido que «lo lógico es que, si alguien no quiere ponerse la vacuna, que diga expresamente que renuncia». «Tampoco va a ser obligatorio que nos lo diga. Claramente si se le llama varias veces y no acude, lo etiquetaremos como que ha renunciado», ha sentenciado.

Si no recibieron la llamada, no vieron el mensaje o teléfono estaba mal, por supuesto se les vuelve a llamar. De los que conscientemente no fueron, registramos esa renuncia y quedan pendientes de ser llamados»

Con todo, Comesaña apuesta por «saber los motivos», como también se les ha preguntado a los sanitarios. «Y, por ejemplo, si es un tema de información, pues mejorarla; y si es por el tipo de vacuna, conocerlo también es bueno para optimizar el número de personas que se inmunizan».

Tipo de vacunación

En la entrevista con Europa Press, Comesaña se pronuncia sobre el futuro de la vacunación. ¿Sería pertinente destinar este tipo de dosis no solo al colectivo de menores de 55, sino centrarlo en el masculino a la vista de los efectos que se están describiendo?, es preguntado. «Esta es una de las hipótesis que se barajan. Yo no diría tanto hombres o mujeres, sino colectivos en los que se puedan determinar factores de riesgo. No me atrevería a decir hombres o mujeres, repito; pero sí, a lo mejor, alguna característica especial de hombres o mujeres», ha explicado.

Entiende que el futuro pasa por que «algún factor de riesgo asociado a esos efectos, de forma preventiva, haga excluir a personas de la vacunación con esas dosis», en referencia a las que presenten determinados efectos secundarios, como los que inicialmente se atribuyeron a Astrazenca. Dicho esto, ha matizado que «hay que recordar que es un número de casos muy pequeño con el que, estadísticamente, va a ser muy difícil decir que son factores de riesgo de forma clara». «Pero probablemente el camino vaya por ahí», ha apostillado.

Credencial covid

Comesaña considera «lógico» que la información sanitaria sobre inmunización --sea por vacunación o haber pasado la infección--, o la presencia de antígenos, «pueda ser portable» en un formato «fiable y de forma segura».

«Nosotros sabemos los ciudadanos a los que hemos puesto las vacunas, qué vacuna concretamente, qué día y qué lote. Esa información se puede facilitar para que el paciente la lleve consigo. Se abren muchas posibilidades, de entrada no veo nada negativo; es más, creo que es algo que tenemos que hacer, porque ya lo hacemos con las vacunas de otro tipo», ha reflexionado.

Al respecto, ha apuntado que se ha creado un grupo de trabajo en el seno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS), al cual Galicia ha aportado un técnico para trabajar sobre este asunto. «No tenemos ningún inconveniente», ha certificado.

Entiende que es un «riesgo» que se pueda plantear la cuestión de desigualdad entre ciudadanos a la hora de tener movilidad, pero rebate que se trata de un sistema que «facilita» los traslados actuales, toda vez que ahora ya es un requisito. Además, se garantizaría la «fiabilidad» del certificado frente a «falsificaciones».

Vacunación de menores

Es «optimista» al respecto de que se pueda lograr la inmunización de grupo en Galicia en agosto (Galicia prevé que los mayores de 70 empiecen a vacunarse en mayo). «En el mundo de las vacunas, las previsiones cambian, algunas veces para mal, muy rápido, pero también para bien. Yo sería optimista y creo que el esfuerzo que van a hacer la Unión Europea y las comunidades en agilizar todo lo que se pueda, dará resultados», ha sostenido.

Sobre extender la vacunación a los menores de edad, ha manifestado que «si las vacunas lo incluyen en su ficha técnica, por supuesto». Además, ha desvelado que Galicia «está trabajando también para participar en una prueba (piloto) en menores de 18 años».

«Y si tenemos ocasión, por supuesto que a nosotros nos parece una población importante y haremos todo lo posible para que se pueda vacunar. Tanto en la administración, una vez que esté en la ficha técnica, como incluso si podemos llegar antes en el proceso, estaremos encantados», ha sentenciado.

Comesaña advierte que «siguen los efectos de la tercera ola»

El conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, llegó al departamento autonómico del Gobierno que dirige Alberto Núñez Feijóo antes de la segunda ola de la pandemia por SARS-Cov-2 y con una Galicia con los índices más bajos de inmunización por la baja tasa de infectados antes del verano. Advierte que a la tercera ola, que tuvo su pico de contagios el 22 de enero de 2021, la sanidad pública gallega llegó peor que a la anterior: «En la segunda partíamos de una situación basal muy buena en recursos hospitalarios, pero en la tercera no fue así, empezó cuando estábamos en el rango de los 60 pacientes en la uci».

«No me atrevo a decir que la tercera ola (acabó)... evidentemente pasó, pero los efectos siguen», ha advertido cuando arranca un puente de San José con restricciones que, reconoce, supondrán un «esfuerzo» para los gallegos, pero que son clave para evitar el avance de contagios. «Trabajamos intensamente para que no (haya cuarta ola). Creo que todo el esfuerzo que vamos a hacer en el puente y en Semana Santa va encaminado a eso, a esa contención», ha subrayado, en una entrevista concedida a Europa Press, en la que ha admitido que, «por números epidemiológicos (baja tasa de inmunización)», Galicia podría llegar a esa situación.

Comesaña rechaza «crear falsas expectativas» sobre la Semana Santa y sobre si habrá otras medidas de 'alivio'. «Yo aplicaría la prudencia, no hay que crear falsas expectativas sobre posibles mejoras ni sobre posibles cambios», ha avisado el conselleiro, partidario de, eso sí, «buscar el equilibrio, difícil», entre las restricciones y actividad económica y social.

¿Discute mucho con el vicepresidente Rueda --que tiene las competencias de Turismo--?, es preguntado. Tras intuirse una sonrisa bajo la mascarilla, se muestra rotundo al asegurar que «no». «La relación es estupenda y nos reunimos con mucha frecuencia, con la conselleira de Emprego y con los sectores (afectados). Hay que ser sensibles a todas las percepciones de todos los sectores y tomar decisiones conociéndolas», ha expuesto el titular de Sanidade, quien ha indicado que el objetivo es «mantener» los niveles de incidencia, que actualmente se remontan a datos «de agosto», con «un pequeño margen y estar muy atentos».

Cuarentenas y protocolos

En la entrevista con Europa Press, Comesaña afirma que «todavía es pronto para alterar» los protocolos de las cuarentenas, porque «hay varios factores», como las «variantes» que «alteran ligeramente los plazos». «Se está incluso debatiendo si las cuarentenas, a la vista de las variantes, tendrían no solo que no disminuir, sino aumentar. Se está planteando si en vez de diez días, habría que pasar a 14», ha remarcado.

De este modo, y bajo el «principio de prudencia», se siguen haciendo test semanales en las residencias de mayores, «gracias» a los que se ha detectado «algún brote no esperado». «Por lo tanto, máxima seguridad y relajar (protocolos) cuando sea muy evidente que se puedan relajar. Mientras tanto, seguimos aplicándolos con mucha cautela», ha esgrimido, para sostener, a renglón seguido, que «a corto plazo» no ve «un cambio en las cuarentenas».

Sobre si hay medidas que se han implementado en distintos ámbitos como el educativo o profesiones en las que deba pervivir la mascarilla (por ejemplo, personal de cocina o que trabaja muy próximo a clientes), entiende que «probablemente sí». «Esta situación nos va a llevar durante un tiempo a que los hábitos de seguridad que hemos adoptado los mantengamos. Y creo que será positivo», ha reflexionado.

En cuanto al uso de protección en los centros educativos, especialmente en enseñanza de lenguas o aprendizaje del habla de los pequeños, el conselleiro de Sanidade entiende que habrá que adaptarse «a ciertas situaciones especiales» y se ha mostrado partidario de la mascarilla transparente en la docencia para estos contextos. «Tampoco es que haya gran suministro de este tipo de mascarillas, pero si las hay, y es factible, y son asequibles y no hay problema de acceso a este producto, yo no descartaría que se fuese adaptando progresivamente (el sistema educativo)», ha apostado.

Rastreo y estudio de brotes

El conselleiro de Sanidade, que en una de las primeras intervenciones en el Parlamento fue cuestionado por el equipo de rastreadores con el que cuenta Galicia en medio de la polémica, ha vuelto a insistir en que «el rastreo es una función que hacen distintos elementos del sistema sanitario e incluso del no sanitario», del que forman parte la central de seguimiento y los militares.

«Toda esa estructura sigue. Ha habido momentos en que hemos tenido que dotarla», ha indicado, al respecto de lo que recordó que hubo puntos en enero en que había cerca de 2.000 seguimientos a realizar en un solo día. «Aunque baje el número de casos, no hay que relajar el seguimiento, toda la parte de aislamiento de contactos estrechos, es algo que tenemos que mantener. Logicamente, si hay menos entradas, hay menos requerimientos, pero esa información está ahí y es fácilmente explotable», ha indicado, al hilo de lo que recordó que esta información se usa en los comités clínicos para la adopción de decisiones (si hay brotes localizados en una familia, si son aislados, etc).

Preguntado acerca de si se realizará un estudio de los casos y brotes y su origen y comportamiento, no descarta que, cuando la situación «esté más relajada, se puedan hacer incluso publicaciones de interés científico». «Pero ahora el objeto es gestionar el día a día de los brotes», ha apostillado.

Plantillas de refuerzo

Un año después de la declaración de pandemia por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Comesaña ha vuelto a hacer un reconocimiento a la labor del personal que ha estado en primera línea de covid y a todos los que trabajan en los centros sanitarios. También recuerda que se reforzaron las plantillas, inclusive con estudiantes MIR.

«Si la situación mejora y la carga de los hospitales, ya sea convencional o críticos --pero también urgencias, laboratorios...--; si esta demanda se fuera reconduciendo, no tendría sentido seguir manteniendo esas plantillas, habría que orientarlas hacia otras necesidades que seguramente habrán quedando», ha esgrimido.

El titular de la cartera sanitaria advierte de que «no hay que olvidar que hay una gran parte de la actividad que se ha pospuesto, porque era posponible, que habrá que abordarla también». «Por desgracia o por suerte, tenemos actividad suficiente para reconducir toda esta plantilla», ha sentenciado.

Comesaña recuerda que se ha impulsado ya un plan de atención a los profesionales que han estado en primera línea de covid y que también «preocupa» la salud mental de la población general, por lo que se reforzará este año el sistema público con 120 nuevos profesionales en esta rama sanitaria.

Relación con la ministra Darias

«Hasta ahora la relación es correcta», ha respondido al ser preguntado cómo es el trato con la actual ministra de Sanidad, Carolina Darias, y si se mantiene el mismo tipo de contactos que con su predecesor, Salvador Illa. «Era correcta con el ministro Illa y es correcta con la ministra Darias. Pero cuando veamos alguna cuestión que nos preocupa, se la trasladaremos», ha apostillado.

«Centrado en el día a día», afirma que es «un reto importantísimo» la gestión de la crisis sanitaria y agradece a Feijóo «esta oportunidad». ¿Tiene aspiraciones políticas y se ve en listas electorales?: «Yo con pensar en la gestión de la pandemia, y de lo que no es pandemia de la salud de los gallegos, de momento tengo suficiente».

Galicia tiene los mismos casos activos que a finales de agosto

U. RODRÍGUEZ

2.575 personas están contagiadas en la comunidad | Los pacientes en uci bajan hasta los 55 -dos menos- y los hospitalizados en planta son 197 -17 menos- | Los nuevos contagios detectados repuntan ligeramente hasta los 188

Día de San José, primera jornada de puente, a unos días de que comience la Semana Santa y en el inicio de la segunda fase de la desescalada en Galicia. Los datos epidemiológicos en la comunidad siguen mostrando este viernes un «estancamiento» de la situación con una estabilización de los casos activos, a pesar del leve repunte en el número de positivos, y con los hospitalizados en descenso. 

Hay 2.575 personas con covid-19 en la comunidad, son once menos que ayer. La bajada se ha ralentizado tras jornadas en las que se llegaron a registrar hasta un millar de pacientes menos en un solo día. La explicación es lógica puesto que a la explosividad de la tercera ola, le siguió un rápido descenso. A menos casos, menos altas. Los infectados están ya al nivel de finales de agosto y hay que retroceder hasta el día 24 de ese mes para encontrar una cifra similar de gallegos con coronavirus. El número de positivos detectados entre las seis de la tarde del miércoles y la misma hora del jueves, asciende hasta los 188 -son 42 más que en el balance anterior y la cifra más alta en una semana-. De nuevo, la situación varía mucho de un área sanitaria a otra con A Coruña y Vigo acumulando casi el 60 % de todos los nuevos contagios de Galicia, 59 y 46 respectivamente. La zona coruñesa tiene 1.017 casos activos (11 menos), en  Vigo son 487 (3 más), Santiago tiene 275 pacientes (4 menos), Ferrol 220 (3 menos), Pontevedra cuenta con 204 casos activos (8 menos), Lugo con 210 (5 más) y Ourense con 162 (7 más). 

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

El Sergas no volverá a llamar por ahora a los que rechazaron la vacuna de AstraZeneca