Alemania, Italia y Francia retoman las vacunaciones con AstraZeneca

El Ministerio de Sanidad estudia permitir el uso de esta inmunización en mayores de 55 años mientras la OMS avala la seguridad del compuesto


colpisa / madrid

Los países más grandes de la Unión Europea no tardaron ni 24 horas en recoger el guante de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés), que el jueves apoyó la vacunación con AstraZeneca, y ayer mismo retomaron la inmunización con las dosis de esta compañía. Pero el veredicto de la EMA no ha logrado zanjar la discusión sobre este antídoto contra la covid-19, que continúa generando ruido y dudas sobre su utilización.

Alemania, Italia y Francia, junto con Bulgaria y Eslovenia, comenzaron ayer mismo a inocular de nuevo el compuesto de AstraZeneca. La situación más llamativa ocurrió en el país galo, cuyas autoridades sanitarias decidieron que esta vacuna se inyecte únicamente en los mayores de 55 años, ya que los pocos casos graves de trombosis detectados en Europa tras la inmunización con este producto se dieron únicamente en menores de esa edad. Para dar ejemplo, el primer ministro galo, Jean Castex, que tiene 55 años, se vacunó ayer mismo con AstraZeneca con las cámaras de televisión retransmitiendo el evento. «No sentí nada, aunque soy un poco sensible al dolor», dijo tras recibir el fármaco en un hospital militar de las afueras de París.

En la cuestión de la edad, la postura de la Alta Autoridad de Salud francesa es ahora mismo prácticamente la contraria que la del Ministerio de Sanidad español, que ha reservado la vacuna de AstraZeneca solo para menores de 55 años, ya que en sus ensayos clínicos la farmacéutica no había incluido un grupo suficiente de mayores. Eso sí, el criterio español puede cambiar en los próximos días. La Comisión de Salud Pública del Ministerio de Sanidad está estudiando desde ayer ampliar el tope de edad para AstraZeneca para que pueda ser administrada también en la franja de entre 55 y 65 años.

Su decisión será objeto de debate entre Sanidad y las comunidades autónomas, previsiblemente este lunes, en un Consejo Interterritorial extraordinario. Actualmente, el compuesto de la farmacéutica anglo-sueca se inocula a menores de 55 años pertenecientes a los grupos considerados como trabajadores esenciales, es decir, fuerzas de seguridad del Estado, bomberos o profesores. La ministra de Defensa, Margarita Robles, detalló ayer que 6.000 militares han recibido esta inmunización sin que haya habido «ninguna reacción negativa». En cualquier caso, España se ha dado unos días y no retomará la vacunación con AstraZeneca hasta el próximo miércoles. Pero no todos los países se quedaron convencidos tras el veredicto de la EMA.

Los escandinavos (Noruega, Dinamarca, Suecia y Finlandia) aguardan más información antes de reanudar las inmunizaciones. Aun así, Finlandia, la última en paralizar la administración de las dosis, reconoció que los síntomas hallados tras algunas inyecciones son «extremadamente raros» y que «no hay certeza de que los problemas de coágulos sanguíneos están vinculados a la vacuna».

Otros países han optado por un camino intermedio. Lituania anunció ayer que permitirá a su población elegir vacuna. Si en el momento en que a un ciudadano le corresponde inmunizarse no hay dosis de la compañía elegida, el Ministerio de Sanidad de este país volverá a llamarlo cuando el compuesto preferido esté disponible.

Las alarmas sobre la vacuna de AstraZeneca saltaron a principios de esta semana, al comprobar que una treintena de ciudadanos europeos que habían recibido esta vacuna sufrieron trombos y problemas de coagulación. La Agencia Europea del Medicamento decidió investigar los casos y el jueves, su Comité para la Evaluación de Riesgos en Farmacovigilancia (PRAC) admitió que no puede descartar totalmente que estos tapones tengan algún tipo de vinculación con la vacuna, pero dijo que tampoco tenía pruebas de lo contrario, de manera que pidió a los países europeos que habían suspendido la vacunación con AstraZeneca, entre ellos España, que inyectasen cuanto antes esta fórmula porque los «beneficios de la vacuna superan con creces a los riesgos», más teniendo en cuenta que diariamente mueren en Europa centenares de personas por la covid-19.

En la misma línea que la EMA, la Organización Mundial de la Salud (OMS) aseguró ayer que sus análisis descartan que la vacuna de AstraZeneca provoque un aumento de probabilidad de coágulos sanguíneos. La inmunización de esta compañía «continúa teniendo un perfil beneficios-riesgo positivo, con un enorme potencial para prevenir las infecciones y reducir los decesos en el mundo», dijo la OMS.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Alemania, Italia y Francia retoman las vacunaciones con AstraZeneca