Relacionan a Iker Casillas con Sara Dénez, una cantante cordobesa, y ella lo desmiente

MARTÍN BASTOS LA VOZ

SOCIEDAD

IKER CASILLASFRAN GUERRA

La revista Semana asegura que fue Alejandro Sanz, también amigo de Sara Carbonero, el que presentó al futbolista y su «nueva amiga» | Ella ha negado que tenga una relación con Casillas: «Tengo mi pareja y una vida tranquila»

17 mar 2021 . Actualizado a las 20:02 h.

Tan solo cinco días después de la confirmación de la separación de Iker Casillas y Sara Carbonero, la revista Semana ha llevado este miércoles a su portada la existencia de una mujer que, presuntamente, se habría convertido en el paño de lágrimas y en amiga entrañable del exportero del Real Madrid y de la selección, ayudándole a recuperar la sonrisa en sus peores momentos.

Se trata de Sara Dénez, una cantante cordobesa de 43 años que, a pesar de ser poco conocida para el gran público, cuenta con una extensa trayectoria en el mundo de la música y, después de trabajar con, entre otros, Joaquín Cortés, ahora afronta su carrera en solitario. Amiga de artistas de renombre como Antonio Orozco o Alejandro Sanz, habría sido el autor de Corazón partío quien, según Semana, habría presentado a Iker y su presunta amiga.

Según la publicación, la conexión fue instantánea y la cantante cordobesa se habría convertido en el paño de lágrimas del exportero, que según fuentes cercanas, tras sufrir el infarto y abandonar el fútbol - dos varapalos durísimos en una persona de 38 años - se sentiría muy solo porque la enfermedad de Sara Carbonero lo eclipsó, lógicamente todo, pasando su mal momento a un segundo plano que le habría pasado factura a nivel personal.

Una amistad telefónica que, según la revista, habría dado paso a una relación especial, convirtiéndose Sara Dénez en la persona de confianza de Iker, que en los últimos tiempos habría viajado en varias ocasiones a Andalucía para encontrarse con el que se ha convertido en un gran apoyo tras su ruptura con la madre de sus hijos.

Sara, que comparte con Carbonero no solo el nombre sino tambien unos impresionantes ojos - como destaca Semana - nació en un pueblo de Cordóba, tiene 43 años y en la actualidad reside en Málaga. Dénez estaría, al igual que Iker, separada y, a pesar de que tenía pareja cuando comenzó su amistad con el exfutbolista, a comienzos de año terminó la relación con su novio, según la revista. Algo que ella ha desmentido con una publicación en su cuenta de Instagram. «Espero que pague quien de informaciones falsas o intente hacer daño. Soy una tía normal de la vida. Tengo mi pareja y una vida tranquila. No soy la novia de quien intentan. ¡¡ Pobre iker !!», ha escrito. 

La artista, intentando permanecer en un segundo plano, ha desmentido la relación también a través de sus stories con un tajante «no os lo creáis por favor. Totalmente falso»

Este mismo miércoles, la expareja también es la protagonista de la revista Hola. La publicación se hace eco de unos audios comprometidos que, supuestamente, circulaban y en los que Casillas se «desahogaba» con una amiga sobre su matrimonio. Ese hecho, junto con la enorme presión mediática, fue la gota que colmó el vaso y que precipitó el anuncio de separación a las pocas horas. 

La separación de Carbonero e Iker

Sara Carbonero e Iker Casillas confirmaron su separación hace unos días con sendos posts de Instagram en sus repectivas cuentas este viernes por la noche. Tras meses de constantes de rumores, el último el pasado miércoles, que la revista Lecturas ya daba por seguro pero que el ¡Hola! desmentía las pocas horas, fue la pareja la encargada de confirmar su separación. «Tanto Iker como yo nos sentimos enormemente orgullosos de la familia que somos y de haber podido compartir un amor que nos ha llenado de felicidad durante todos estos años de unión», comienza el post de Instagram junto a una fotografía en la que se ve a ambos sonriendo hace unos años. Iker Casillas ha publicado el mismo texto y la misma fotografía en sus redes sociales.

«Hoy nuestro amor de pareja toma caminos distintos pero no lejanos, puesto que seguiremos juntos en la maravillosa tarea de seguir siendo padres dedicados como hasta ahora lo hemos hecho. Es una decisión muy meditada y que tomamos de mutuo acuerdo», prosigue. 

«El respeto, el afecto y la amistad permanecerán siempre. Nuestra prioridad es desde el cariño y el compromiso, compartir el bienestar y la educación de nuestros hijos y protegerlos para que crezcan en un entorno estable y saludable. Con estas palabras pedimos que por favor se respete nuestra intimidad en este momento de cambio. Estas serán las únicas palabras públicas que realizaremos en el presente y en el futuro. Muchas gracias por vuestra comprensión», asegura insistiendo en que se respete su intimidad. 

Ayer, al tiempo que su noticia causaba gran impacto entre sus fans, la Carbonero colgaba en sus stories una foto de sus hijos jugando al parchís junto al que muchos creen que se trataría de Iker Casillas, un ejemplo de la cordialidad que existe entre ellos. En la imagen solo se ven cuatro manos sobre una tablet. 

Apenas dos días después de que la revista  Lecturas diese por segura su separación, la pareja lo ha confirmado. La publicación aseguraba que el exfutbolista se ha mudado hace tiempo a una casa cercana a donde viven la periodista y sus hijos, para que ellos noten lo menos posible los cambios a nivel familiar. Decía que su relación es cordial, pero que su matrimonio había terminado. Añade además que tanto sus amigos más cercanos como su familia ya conocían esta decisión de la pareja. 

Los rumores de una crisis entre Casillas y Carbonero han sido constantes en los últimos meses. Comenzaron hace casi un año, cuando la pareja regresó a Madrid tras varios años en Oporto. La compra de un piso por parte de Casillas y su reforma, hizo saltar todas las alarmas y ya se especuló en Navidad con que ya no compartían el mismo techo, pero la pareja en ningún momento entró a desmentir ni a confirmar nada. 

El cumpleaños de la periodista, que sopló 37 velas a principios de febrero, despertó mucha expectación para ver si Casillas la felicitaba o no y así se podía ver algún detalle de si la supuesta crisis sentimental era cierta o no. Al igual que el año anterior, Iker Casillas dedicó unas cariñosas palabras a la madre de sus dos hijos. Lo hacía con una foto de Sara Carbonero de hace algunos años cuando residían en Oporto, cuando ella aún lucía su larga melena, con el mar al fondo. «37 inviernos. Muchas felicidades! El baile sigue... hay que bailar hasta el final!», escribía el deportista en referencia a la sección que tiene Carbonero en Radio Marca, que lleva por nombre «Que siga el baile». 

Ese mismo día dos revistas, ¡Hola! y Semana, negaban los rumores de una crisis que afectase al matrimonio y la primera incluso apuntaba que la pareja había llegado a un acuerdo hace meses para hacer oídos sordos y no responder de ninguna manera a los constantes rumores sobre su relación, que comenzó hace más de diez años y que se hizo pública con el beso que, eufórico, Casillas le dio a Carbonero en directo tras ganar el mundial de Sudáfrica

El lamento de Iker Casillas sobre su «error» con Sara Carbonero

Si en anteriores ocasiones, Sara Carbonero e Iker Casillas habían sido capaces de frenar un tanto los rumores de su divorcio, eso fue algo imposible en los últimos días. Desde Sálvame, se hablaba de la supuesta existencia de unos mensajes de audio en los que Iker Casillas reconocía abiertamente sus graves problemas sentimentales con la periodista y se sentía culpable de la situación a la que habían llegado. Aunque no se han hecho públicos, sí se hizo el pasado verano una confesión que muchos ya interpretaron como una profunda crisis de pareja. 

«No pude estar. Sabíamos que estaba muy malito porque desde que se murió su abuela él se había ido apagando y decidimos que Sara y los niños se fueran allí para estar cerca», añadía refiriéndose a la muerte del abuelo de Carbonero, un trance que ella pasó sola junto a su familia. «La verdad es que he estado de un lado para otro e igual no he estado lo que tendría que haber estado al lado de Sara», reflexionaba, explicando que «no pude ir porque era la final de la Copa de Portugal y para entrar en el estadio tenía que hacerme un test de coronavirus. Además, era mi último partido con el equipo y en activo y tenía que estar. Después de ese partido no pinto nada más en el fútbol».

Los complicados últimos años de Sara Carbonero e Iker Casillas

Los últimos años no han sido fáciles ni para Iker Casillas ni para Sara Carbonero. Fue en una revisión rutinaria, en mayo del 2019 cuando los médicos detectaron un tumor maligno en el ovario de la periodista. Días después era operada en la clínica Ruber Internacional de Madrid y ella misma explicaba en su cuenta de Instagram los motivos. «Cuando aún no nos habíamos recuperado de un susto, la vida nos ha vuelto a sorprender. Esta vez me ha tocado a mí, esa dichosa palabra de seis letras que todavía me cuesta escribir. Hace unos días en una revisión, los médicos me vieron un tumor maligno de ovario y ya he sido operada. Todo ha salido muy bien, afortunadamente lo hemos pillado muy a tiempo pero todavía me quedan unos meses de lucha mientras sigo el tratamiento correspondiente», decía, ya que los focos habían estado puestos durante semanas en Iker Casillas, tras sufrir un infarto de miocardio durante un entrenamiento con el Oporto que dejaba helados a los seguidores de la pareja y que ha terminado obligándolo a retirarse del fútbol para siempre. 

Iker Casillas y Sara Carbonero se casaron hace cinco años en una ceremonia civil y muy discreta, tienen dos hijos juntos, Lucas y Martín, y Sara Carbonero dejó su trabajo en Mediaset para mudarse a Oporto cuando Casillas fichó por el equipo portugués. Allí han pasado unos años tranquilos, una vida truncada en el 2019 por los problemas de salud que sufrieron ambos, y que provocaron que el portero dejase el fútbol profesionalmente definitivamente. Recientemente se ha incorporado como adjunto al director general de la Fundación Real Madrid, y poco a poco iban recuperando su vida en la capital española, siempre muy prudentes con la pandemia del covid-19, ya que ambos son pacientes de riesgo. 

Hace un tiempo, Casillas confesó en un documental de Movistar+ cómo vivió el infarto que le apartó definitivamente del fútbol. «Es como estar en una piscina, en el fondo, quieres salir y no puedes. Cada vez me faltaba más el aire pero pensé que era una alergia, no un infarto», aseguró. Por su parte Sara Carbonero contó emocionada que se enteró de lo que le ocurría a su marido cuando grababa un programa en Cádiz. «Le cogí la mano, fue una cosa muy instintiva, tocar, yo quería tocarle, quería saber... una cosa era verlo y otra... le cogí la mano y ya no me separé de él hasta que me echaron del hospital», aseguró. 

La última imagen de la pareja es cuando Sara Carbonero abandonó el hospital tras su reciente ingreso
La última imagen de la pareja es cuando Sara Carbonero abandonó el hospital tras su reciente ingreso José Ruiz | Europa Press

La última foto de ellos dos juntos es de hace unas semanas, cuando Sara Carbonero recibía el alta tras ser operada en la Clínica de Navarra en Madrid. Aunque en un primer momento hubo gran preocupación por si se trataba de una recaída del cáncer de ovario que sufrió, la familia desmentía que se tratase de eso y a los pocos días salían juntos en coche del hospital. En aquellos momentos Iker Casillas no se separó de su lado, al igual que su hermana, su madre y su comadre, la periodista Isabel Jiménez. Algunos medios apuntan que el comunicado para confirmar su separación ya estaba listo en aquel momento, pero que el ingreso de Carbonero lo retrasó. 

Sara Carbonero e Isabel Jiménez abandonando juntas un restaurante de Madrid en el que comieron con Iker Casillas hace unos días
Sara Carbonero e Isabel Jiménez abandonando juntas un restaurante de Madrid en el que comieron con Iker Casillas hace unos días José Ramón Hernando | Europa Press

En las últimas semanas han sido vistos en un restaurante de Madrid junto a Isabel Jiménez, la inseparable amiga de Sara Carbonero. Ellas dos abandonaban en coche juntas el lugar, mientras que Casillas lo hacía en solitario. Al exfutbolista se le ha visto llevando y recogiendo a sus hijos del colegio mientras que la periodista ha vuelto muy ilusionada a su trabajo en Radio Marca, donde presenta una sección llamada «Que siga el baile».

Francisco Guerra | Europa Press

Allí entrevista personajes de todo tipo, desde periodistas como David Cantero, divulgadoras como Marián García, conocida como Boticaria García García, cantantes como Conchita o a la presentadora Toñi Moreno, donde ambas hablaron abiertamente de la cara menos idílica de la maternidad. 

Cascada de rupturas de famosos

La separación de Iker Casillas y Sara Carbonero se suma a una cascada de rupturas en los primeros meses de este 2021. La de Bertín Osborne y Fabiola, en la que ambos aseguran que no hay terceras personas; la de Ben Affleck y Ana de Armas, el divorcio entre Kim Kardashian y Kanye West, son algunas de ellas. Ahora a estas se suma una presunta crisis que estarían atravesando Anne Igartiburu y su esposo Pablo Heras-Casado, tras cinco años de matrimonio y un hijo en común y la de la hermana de María Pombo, Marta, y su esposo Luis Giménez, de la que también lleva semanas hablándose y sobre la que rondaría la sombra de la infidelidad tras solo un año de su boda. Los últimos en romper su relación han sido Jennifer López y Álex Rodríguez, que han decidido separarse tras dos años comprometidos.