Galicia entra en meseta de contagios y la Xunta valora avances en la desescalada

T. MONTERO / U. RODRÍGUEZ REDACCIÓN / LA VOZ

SOCIEDAD

Santi M. Amil

El comité clínico se reúne esta tarde para trabajar en la adaptación del sistema de niveles anterior a la tercera ola y la posibilidad de incrementar el horario de la hostelería y ampliar hasta las 23 horas el toque de queda en Semana Santa

16 mar 2021 . Actualizado a las 11:01 h.

Tras un incremento vertiginoso y una caída a gran velocidad de la incidencia de coronavirus, la situación tiende a estabilizarse en Galicia, que entra ya en una situación de meseta epidemiológica. La incidencia a siete días (de 37 casos) muestra ya signos de estancamiento. Con esta transmisión reducida, manteniendo la prudencia en las fechas festivas que se acercan y sobre todo ampliando la inmunidad (y se espera un incremento en las dosis de vacuna en las próximas semanas) es posible, si no evitar una cuarta ola, que esta sea mucho más manejable que la tercera, sobre todo en lo que a presión asistencial se refiere.

¿Cuál es la situación epidemiológica actual?

Galicia ha regresado a niveles de agosto en cuanto a casos activos (2.682 según el último informe) y positivos diarios (112 en las últimas 24 horas) El descenso ha sido acelerado. En el pico de la tercera ola, a finales de enero, llegó a haber en una jornada 22.608 infectados y 1.889 nuevos casos.

¿Por qué sigue siendo tan elevada la presión asistencial?

Las estancias en críticos son largas y además, la progresión de la enfermedad hace que desde el pico de contagios pasen unos diez días antes de que los pacientes necesiten una cama en la uci. Ayer había 74 pacientes en esta situación (uno menos), y aunque son la mitad de ingresados que hace veinte días, sigue siendo superior a la ocupación previa a Navidad, - 51 enfermos en críticos el 24 de diciembre-. 

Galicia es hoy la segunda comunidad con menor ocupación de camas de críticos, con un 8,2 %, cuando en febrero llegó a haber una ocupación de críticos por encima del 30 %. La situación actual lleva a extremar las precauciones, pero la estabilidad que presenta ahora es un buen signo. El problema sería que repuntasen los ingresos.

¿Por qué ha bajado tan rápido la incidencia acumulada?

A menor movilidad e interacción social (los dos aspectos en los que incidían las restricciones) menor transmisión. Las limitaciones han tenido un impacto importante, pero también hay una relación proporcional entre un crecimiento explosivo como este de la tercera ola y un descenso a gran velocidad. Aunque la situación sigue a la baja, esa caída ha empezado a frenarse y entrar en situación de meseta.

¿Es homogénea la situación dentro de la comunidad?

No. Si analizamos la situación por áreas sanitarias, el foco de preocupación está en la zona de A Coruña. Acumula casi la mitad de los nuevos contagios detectados en toda Galicia y el 40 % de todos los casos activos de la comunidad, 1.053 (3 más que el día anterior tras registrar 53 positivos).